El pasado 15 de marzo, una noticia se publicó en la mayoría de los portales informativos de México: durante una gira en Nueva York, el dirigente del partido Morena y aspirante presidencial, Andrés Manuel López Obrador, fue increpado por el señor Antonio Tizapa, padre de un joven desaparecido en Iguala, Guerrero, en septiembre de 2014. El reclamo era que explicara su apoyo a la clase política guerrerense, entre otros a José Luis Abarca, alcalde presuntamente relacionado con la desaparición de los normalistas.

De acuerdo a la información difundida, López Obrador le espetó al señor Tizapa: “no sea provocador” y luego dos veces “cállate”. Yo escribí, en mis redes sociales, que era una muestra más de intolerancia.

Al escuchar el audio de origen, publicado por “Somos los otros NY”, me pareció también que, en efecto, decía “cállate”. Sin embargo, por la mañana, recibí varios tuits pidiendo que escuchara el audio pues no decía eso. Lo hice en el audio de origen y, con atención, en efecto parece decir “Que te vaya bien”. Luego hice lo siguiente:

1.- Descargué el audio del video de origen de la cuenta de youtube “Somos los otros NY”, mediante una herramienta en línea en formato mp3.

2.- Importé el audio en (software libre) Audacity.

3.- En Audacity seleccioné los 5 segundos comprendidos entre el minuto 1´10 y 1’15 del audio original.

4.- A través de la herramienta “Efecto”, disminuí la velocidad del audio.

5.- Intenté, sin éxito, disminuir el sonido de fondo de una sirena.

Lo que obtuve es que en dos ocasiones, López Obrador dice “Que te vaya bien”. Después de hacerlo, volví a ver el video original y considero que el lenguaje corporal coincide con la expresión “que te vaya bien”, que al parecer el señor Tizapa no escucha y por eso López Obrador repite. Lo difundí. No era el único, pues eso fue observado por otros antes que yo, entre ellos Héctor Palacios, quien escribió un artículo de opinión en SDP Noticias.

La avalancha de tuits se me vino encima. Los opositores a López Obrador me acusaron de intentar enderezarle la plana, de estar a su servicio y tergiversar la verdad (o sea, pejezombie). Los simpatizantes de Morena, me acusaban de estar al servicio de la mafia del poder, de haber alterado el audio para dañar a su dirigente, o bien, de haberlo difundido con mala intención. Héctor Díaz Polanco, dijo que se trataba de “sordera ideológica” (o sea Peñabot o Panazi). Los ataques, muchos de anónimos, se lanzaron también contra María Scherer, agraviando con bajeza su vida familiar, un despropósito ya inadmisible porque el asunto no era de Proceso, mi rectificación no fue por algo hecho en Proceso y porque, por si faltaba, ella no está en Proceso.

Finalmente, López Obrador, tuiteó:

“Se retracta el de Proceso sin dejar de editorializar. Supone que el cállate es parte del acento del aludido. Paladines de la objetividad”.

Fue así como López Obrador partió de falsas divisas: primero porque no me retracté de la nota, como el supuso, por la sencilla razón de que no la escribí yo, y además no fue Proceso el primer medio ni el único en publicarla. En todo caso, me retracté de mi opinión en redes sociales y aclaré por qué lo hacía. En efecto, me referí a la fonética de la expresión “que te vaya bien” que con el ruido de una sirena de fondo pasó por “cállate”; López Obrador entendió que era una conjetura peyorativa sobre su acento o forma de hablar. Y por último, en efecto, sigo pensando que López Obrador tiene actitudes intolerantes.

Esto último es mi opinión, basada en episodios de los que he sido testigo desde que en 2006, durante una arenga incendiaria poselectoral, mis compañeros reporteros de Coahuila, fueron golpeados por sus simpatizantes y López Obrador ni siquiera los llamó a la calma. Se repitió en Nuevo León. Además, en repetidas ocasiones, López Obrador ha descalificado a compañeros y al semanario Proceso por información que le incomoda. Pero yo no soy actor político, ni mi trabajo es polemizar. Sólo como punto final, decidí responder a su tuit, con el mismo tono:

“Se ofende aspirante @lopezobrador_ por rectificar tuit con opinión personal. Supone que yo escribí notas del cállate. Su tolerancia ejemplar”.

Aunque sus simpatizantes y opositores siguieron unos días más, él ya no tuvo respuesta y, a diferencia de mi, él no rectificó su equívoco.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s