IMG_6999

Hoy no es día de felicitaciones. Es Día Internacional de la Libertad de Prensa y sucede con estas fechas una peculiaridad que asocio con la educación que la televisión y la radio, instrumentalizados por los poderes político y económico, nos dieron a través del tiempo con la fabricación de fechas para el consumo. Luego, cuando hay fechas internacionales que se fundan en reivindicaciones garantistas, abundan las felicitaciones fuera de lugar, una práctica disculpable en los ciudadanos comunes pero imperdonable para los detentadores de poder que todo lo frivolizan.

Me refiero a que tenemos días consagrados a oficios y lazos parentales por los cuales se alienta la compra de regalos: niño, padre, madre, familia, San Valentín, o bien, médico, abogado, enfermera, maestro, secretaria, etcétera. Hay que añadir efemérides como la noche del 15 de septiembre día de fiesta nacional o el 20 de noviembre, fiesta revolucionaria, que nunca he dejado de percibir como una consecuencia irremediable del sincretismo resultante de la ecuación laicidad-cristianismo-tradición, cuyo rasgo distintivo es la fiesta por los muertos, de manera destacada por aquellos que fueron martirizados, que se practica en las fiestas patronales y tiene su construcción más acabada en la Semana Santa, inventada por la Iglesia, asueto impuesto por el Estado que promueve la industria turística, o bien, el Día de Muertos (basta observar que, ni siquiera en el pueblo purépecha, se practica del mismo modo esa tradición inspirada en la región lacustre de Michoacán, impuesta por el aparato de Estado a todo el país).

La maquinaria entonces, es perfecta: Estado-Iglesia-Capital nos han enseñado a través de los medios: es Día del Niño, compre; es Día de la Secretaria, compre; es Día de Muertos, compre; es día de Navidad, compre… y por todas esas y otras fechas, haga fiesta y compre más.

Es quizás por esa construcción que las fechas internacionales asociadas con derechos fundamentales se convierten en día de felicitación hasta por el jefe de Estado (por ejemplo, cuando Peña Nieto felicitó a las mujeres el Día Internacional de la Mujer, aunque declaradamente sus asesores le dijeron que no lo hiciera y hasta se planteó, si no es ahora cuándo, un expresión tan elemental que nos da idea de la dimensión del hombre incapaz de frenar los feminicidios, las violencias contra las mujeres o dar ejemplo de inclusión, digamos, en su gabinete). O bien, el Primero de Mayo, Día Internacional del Trabajo, que se convierte en alegre francachela en el sindicato mientras los discursos oficiales abundan en reivindicar “conquistas históricas” pero al mismo tiempo justificar su despojo en la adecuación a los nuevos tiempos que demandan productividad (o sea, le quitaron los derechos laborales fundamentales, su seguridad social es un asco, en unos años no va a haber ni para pensiones, su vida laboral, ingreso y poder adquisitivo son una mierda pero nada de eso importa, usted emborráchese que es día inhábil y que ¡viva la maquila!).

En esa constante se enmarca el Día Internacional de la Libertad de Prensa, fecha instituida por la Organización de las Naciones Unidas cuyo propósito es evaluar la libertad de prensa, defender a los medios de de los ataques a su independencia y homenajear a los periodistas asesinados y agredidos con motivo del ejercicio de su profesión.

Me referiré a esos tres aspectos en lo que a mi me concierne:

  1. La inseguridad y el riesgo de quienes ejercen las libertad de prensa, es algo que en México alcanza la dimensión de “crisis gravísima” en la observación internacional. La mayoría de los crímenes siguen impunes y los que se dicen resueltos, plantean dudas extremas sobre la forma en que se condujeron las investigaciones. Al respecto, en mi entorno, puedo decir que ayer, una colega de la @revistaproceso se vio obligada a dejar el país por los riesgos para su vida e integridad –como lo han hecho otros dos compañeros de la revista en el pasado– y al menos otros tres han requerido guardaespaldas (sí, en México hay compañeros que entrevistan y cubren actividades, o sea, reportean así, con guardaespaldas).
  2. El presidente Enrique Peña Nieto comprometió regular la publicidad oficial. No sólo incumplió, sino que la publicidad sigue siendo un mecanismo de control y censura. Como la @revistaproceso jamás ha estado bajo control, no se intimida ni admite censuras, su historia se marca por la ausencia de publicidad de manera “implacable” como calificó una nota de la dirección para anunciar un ajuste en el precio de venta, justo en el número que circula y en el que se pide la comprensión del público (un público que migra de manera natural a lo digital por lo que casi no paga y enfrenta a todo el periodismo impreso a la crisis)
  3. Respecto a los asesinatos de periodistas, en lo que va del sexenio de Peña Nieto, son más de 30 colegas asesinados (la cifra varía dependiendo de la fuente pero todas estiman más de 30). Ayer, WAN-INFRA una de las asociaciones de medios más grande del mundo, calificó a México como uno de los lugares más peligrosos para ejercer el periodismo donde se vive “una gravísima crisis de seguridad para los periodistas”; el CPJ, organización internacional dedicada a la protección de periodistas, consideró que de seguir así, Peña Nieto dejará “un legado de impunidad endémica”. En @revistaproceso hay dos colegas cuyo asesinato sigue impune: Regina Martínez y Rubén Espinosa. En lo personal, he sentido la impunidad por los casos de los colegas de otros medios, Rafael Ortiz (desaparecido en 2006 en Coahuila) y Valentín Valdez (asesinado en 2010 en Coahuila) a quienes conocí y aunque no eran tan cercanos tenía en estima; también el levantón de un amigo muy cercano en una cobertura en Reynosa y que por fortuna sobrevivió; el ataque armado a redacciones que frecuentaba en mis viajes y en las que recibí la generosidad de los colegas, entre otras muchas situaciones de peligro.

Así que no, no es día de felicitaciones y en todo caso, es día de solidaridad en la denuncia.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s