Anoche, un operativo desalojó a un grupo de jovencitas, estudiantes de la Normal Rural “Benito Juárez”, mejor conocida como la normal de Panotla, en Tlaxcala. Ni siquiera lo ocurrido con los normalistas de Ayotzinapa, que metió en una grave crisis al Estado mexicano dentro y fuera del país, ha contenido la embestida gubernamental contra las normales.

La reforma educativa ha dado una coartada para la eliminación paulatina de las normales rurales. El discurso oficial suele atribuirles mala calidad en sus programas, una existencia innecesaria por saturación de maestros y, debido a que en ellas existen internados bajo subsidio, un alto costo de operación, pretexto este, empleado como si la educación se tratara de administrar una empresa.

Del otro lado del discurso gubernamental, hay una realidad. Históricamente esos espacios educativos han representado un factor de conflicto para los gobiernos pues, profesores y alumnos, suelen ser políticamente conscientes, participativos y dispuestos a exigir en las calles y las plazas públicas, los satisfactores elementales que el derecho a la educación implica.

La mayoría, son estudiantes pobres que sin esas normales no tendrían opción educativa superior. Por su mismo origen popular, comprenden las condiciones de pueblos y comunidades. Sus egresados, por su educación y la autoridad moral que se ganan entre la población, con frecuencia asumen liderazgos sociales que, más tarde, encabezan oposiciones a megaproyectos energéticos, mineros o de infraestructura que, por su carácter destructivo del medio ambiente, el tejido social y el sistema de producción local, son la principal fuente de conflicto en el país, tanto que hasta 2016, de los más de 200 conflictos sociales existentes en México, alrededor de 120 se relacionaban con ese tipo de inversiones, señaladamente, de capital extranjero.

Luego, desde el poder político y económico se les llega a considerar focos de conflictividad, contrarios al interés del gran dinero.

A cambio, lo que gobiernos y empresas quieren es una población sumisa, dispuesta al trabajo maquilador, poco participativa.

El ejemplo está en lo que fue una de las normales de mayor tradición contestataria, extinta durante el gobierno en Hidalgo del hoy secretario de Gobernación y presidenciable, Miguel Ángel Osorio Chong: se trata de la normal del Mexe, desmantelada, convertida en una universidad tecnológica, donde se prepara a jóvenes para ser poco más que dóciles obreros.

El plan es sencillo: eliminar por reducción presupuestal y represión violenta, las normales. A eso se prestan numerosos medios de comunicación, líderes de opinión y organizaciones del alto empresariado que, aunque en unos temas puedan pasar por progresistas y críticos al régimen, en el fondo tienen una agenda clara sobre la extinción de esos centros educativos (Mexicanos Primero, por ejemplo, que encabeza Claudio X González, el mismo de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad). Son muchos, los voceros oficiales y oficiosos, que repiten que las normales son innecesarias y hay que cerrarlas.

El contrasentido evidente: si se trata de mejorar la calidad de la educación, lo sencillo sería mejorar los planes de estudio en las normales, las condiciones de desarrollo de los futuros profesores, más presupuesto para su formación que, ante una población tan grande y apenas con cobertura suficiente, si bien precaria, podría atender de manera especializada las necesidades de los muy diversos planteles escolares.

El plantón de las muchachas de Panotla tenía como propósito evitar la disminución de la matrícula, en síntesis, defender una opción educativa para jóvenes pobres. En Tlaxcala, uno de los estados de la república con menor visibilidad, la respuesta obtenida fue con la policía desalojándolas a la media noche, a golpes. Y sí, ocurre dos semanas después de que en la normal de Tiripetío Michoacán, otro operativo policiaco, resultó con dos heridos de bala y decenas de golpeados.:.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s