En una escalera de la estación Bellas Artes del Metro, un hombre de voz ronca interpreta canciones de su autoría y reinterpreta famosas baladas arregladas a su peculiar estilo. Junto a sus dibujos en venta, Federico Briseño se presenta así mismo como «el último hippie».

Por Arturo Rodriguez García

Creador del proyecto Notas Sin Pauta. Es además, reportero en el Semanario Proceso; realiza cápsulas de opinión en Grupo Fórmula y es podcaster en Convoy Network. Autor de los libros NL. Los traficantes del poder (Oficio EdicionEs. 2009), El regreso autoritario del PRI (Grigalbo. 2015) y Ecos del 68 (Proceso Ediciones. 2018).

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver