Arturo Rodríguez García

Los privilegios de la clase gobernante en este país son indignantes en muchos sentidos, especialmente, cuando se sabe que éstos trascienden la temporalidad de los cargos para perpetuarse en pensiones, personal y beneficios pagados con dinero público.

En la edición 2163, actualmente en circulación, Álvaro Delgado dio cuenta de los ingresos y beneficios que, conforme a información pública, tienen los expresidentes de México y –retomando datos del libro “Cuánto cuesta a los mexicanos mantener a los expresidentes”, de Hilda Nucci y Ernesto Villanueva– acredita que México es el país con mejores prestaciones para un exmandatario de entre 21 naciones analizadas.

Unknown-2La cifra de 205 mil pesos, correspondía hasta 2017 a lo que percibía un secretario de Estado, apenas 4 mil pesos menos que el presidente en funciones, Enrique Peña Nieto, que para el ejercicio fiscal 2018, contempló en su proyecto de presupuesto, aumentar la percepción para él y los suyos.

Eran los días de la incertidumbre, de la liberación del precio de gasolina y las condiciones adversas en la relación con Estados Unidos, dada la posición nacionalista asumida por Donald Trump, que disparó el dólar a más de 21 pesos, cuando en su mensaje de Año Nuevo y la tristemente célebre declaración sobre el agotamiento de “la gallina de los huevos de oro”, el 5 de enero de 2017, Peña Nieto prometió bajarse el salario, junto con todos los mandos superiores del gobierno, un 10%. Pero ni eso cumplió.

De hecho, cuando en noviembre se presumió con ahínco que se había conseguido un incremento histórico al salario mínimo, se anunció con días de diferencia, el aumento salarial para el presidente Peña Nieto y sus altos funcionarios. No se sabe si ese incremento salarial alcanzó a los expresidentes que cobran pensión vitalicia.

ClxfbrBWkAAQ_MBLos incrementos salariales que se ha procurado Peña Nieto, permiten un comparativo, por inmoral, escandaloso: él ha conseguido aumentar su percepción en alrededor de 12 mil pesos mensuales que es más o menos la misma cantidad que gana en promedio una familia mexicana, de acuerdo a la Organización para la Cooperación y del Desarrollo Económico (OCDE).

Un insulto a la desgracia: en las cifras desagregadas de acuerdo al INEGI en 2017, es posible advertir que, hasta el año pasado, había 7 millones 577 mil personas que este año ganan 2 mil 650 pesos mensuales; hay 14 millones 119 mil personas que se ubican entre esa cantidad y los 5 mil 300 pesos mensuales. Podríamos seguir.

La opulencia y el despilfarro es patente en muchos aspectos, pero volviendo al caso de los expresidentes, hay información que desconocemos. Y es que, si se tomara en cuenta lo que ganan sería imposible que pudieran mantener el tren de vida que llevan y aquello no declarado que poseen… por ejemplo, obras de arte.

Unknown¿Cómo puede un expresidente como Salinas tener la mansión que ocupa en la Ciudad de México y haberse mantenido varios años viviendo en el extranjero? Cómo puede Felipe Calderón llevar una vida lúdica, de eventos vip y viajes internacionales, mientras mantiene a sus hijos en universidades privadas y postula a su esposa, desempleada desde hace tiempo, a la Presidencia? Cómo es que la historia de niño pobre que llegó a Presidente, terminó en participaciones accionarias de grandes empresas como en el caso de Ernesto Zedillo y descendientes? Y ¿cómo se sostiene el Centro Fox?

Las pensiones son la evidencia oficial del exceso. La vida de lujos patenta su corrupción.

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s