Arturo Rodríguez García

Desde mediados de abril, ante la consolidación de Andrés Manuel López Obrador como puntero en las preferencias de la elección presidencial, la idea de concretar una declinación de José Antonio Meade Kuribreña, abanderado del PRI con aliados o de Ricardo Anaya Cortés, el candidato del PAN, fue creciendo hasta que en apariencia no se podía concretar.

De repente, la idea de la declinación resurgió en días pasados, primero en algunas columnas políticas que parecían reproducir mensajes desde alguno de los interesados, y ayer con el llamado a la conciliación que Andrés Manuel López Obrador lanzó, tendiendo su “mano franca” y la oferta de no perseguir políticamente a Diego Fernández de Ceballos y a Carlos Salinas de Gortari. A ellos, les pidió dejar de “azuzar” gente en su contra y de procurar una declinación.

Una declinación, a menos de una semana de las elecciones se antoja un poco inútil: no parece fácil conseguir que las estructuras (esto es: los votos que se compran) se empaten; aun haciéndolo, no es viable que sólo con estructuras consigan un triunfo (porque no todo el electorado vende su voto). La apuesta es una suma simple: Anaya más Meade, igual a empate técnico.

El asunto de la declinación es de esos que flotan a lo largo de un proceso electoral, pero que por el poder de quienes lo promueven, tomó una relevancia especial.

No se había cumplido ni la tercera semana del período oficial de campaña, cuando López Obrador empezó a llamar al priísta a no bajarse de la contienda, a permanecer, le decía que tenía información de que lo harían declinar, para luego recomendarle que permaneciera hasta el final aunque perdiera, pero en ese caso, lo hiciera con dignidad.

No era la primera vez que López Obrador hacía algún comentario a propósito de información que le llegaba de círculos del poder, especialmente, del ámbito empresarial de mayor capital en el país. Inclusive, cuando los reporteros insistían al candidato que explicara cómo tenía esa información, respondía diciendo que tenía gargantas profundas en la “mafia del poder”.

La forma coloquial en la que López Obrador suele expresarse, muchas veces con vocablos del habla popular que tornan chusco lo peyorativo –asunto que en estos días tiene muy ocupado a cierto sector de la intelectualidad, hasta proyectarlos, digamos, un tanto hipersensibles—hacía dudar de la supuesta información. Pero era cierta y cada una de esas expresiones hay que tomarlas en serio.

Dos voceros, de los candidatos presidenciales José Antonio Meade y Margarita Zavala, la única que terminó bajándose de la contienda sin declinar, confirmaron que había empresarios interesados en construir un frente común con Anaya y presionaban sus respectivas declinaciones.

Fue al cumplirse el primer tercio de la campaña, cuando el asunto quedó expuesto. López Obrador identificó a cinco magnates como los responsables de hacerlo, que la condición era que Anaya dejara de criticar al presidente Enrique Peña Nieto y, el propio Anaya fue explícito en su interés de una alianza ante una reunión con ejecutivos bancarios. Pero el asunto no prosperó y Anaya perdió dos meses de poder posicionarse como un crítico de Peña Nieto, la posición que asumió en la recta final.

Un último intento ocurrió en torno al 20 de mayo; de nuevo, no prosperó. Los esfuerzos se centraron en golpear al fundador de Morena aunque, lo que reflejan las encuestas es que no tuvieron efecto. Entonces, regresaron a la idea de la declinación, ahora a la inversa: convencer a Anaya de que decline por Meade. Una suma simple su apuesta, de esas que procuran aunque sea medio punto porcentual de ventaja para ganar lo que sea, antes que perderlo todo.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s