¿Cultura o Educación?
Ruby Aricel Arellano

Los ojos del mundo se encuentran puestos en la Copa Mundial de la FIFA 2018 en Rusia. Cada país se divierte y se estresa apoyando a su equipo, pero como México, ninguno. Y esta vez no es para bien. En el trabajo, la escuela o la calle, todos hablan del desempeño, las posiciones, los goles, el marcador o los jugadores, sin embargo, pocos son los que se atreven a mencionar las malas actitudes que nos dan a conocer como mexicanos y si alguien lo hace, parece a veces que lo expone en son de orgullo, por esa sensación excitante generada en el momento de llamar la atención, quizás.

Es que es aburrido y vergonzoso entablar una conversación sobre un tema que la mayoría ha replicado alguna vez en su vida, o alguien en alguno de nuestros círculos y nos hicieron creer que era cool, y no lo queremos cambiar porque al mismo tiempo, nos alegra el momento. Al fin y al cabo, ¿Quiénes son ellos para decirnos cómo nos debemos comportar? Olvidamos o simplemente no conocemos la transcendencia de vivir en sociedad y que eso es parte de la clave de nuestra existencia.

Da vergüenza saber que alguien vestido con tus colores le está robando a otro lo que se ganó con esfuerzo, da vergüenza leer que han amonestado a tu país por burlarse grosera y cobardemente de otro equipo, da vergüenza ver la falta de respeto y de conciencia en el trato hacia personas de la tercera edad y con discapacidad, da vergüenza ver videos donde tu equipo no tiene la creatividad, la audacia ni la unidad para crear una porra o canción de apoyo; da vergüenza que para extraviar a un mexicano baste un poco de alcohol; vergüenza ajena protagonizar videos sexuales con una bandera o cualquier objeto, símbolo patrio; vergüenza los insultos en las calles a los aficionados de otras selecciones… en fin, toda nuestra cultura o educación queda al descubierto y en ridículo, vulnerable a pesar de lo bueno que teníamos para ofrecer.

Y esto es un poco de lo que vemos todos los días en México, donde tampoco nadie dice o hace nada. Desconozco que porcentaje del número de aficionados reportados en Rusia estaban bajo la influencia del alcohol, pero esa no debería ser una excusa, debemos darnos cuenta que ser conocidos por borrachos en el mundo, nos trae más problemas que cosas buenas y lo mismo para el interior del país: las familias separadas, las cosas materiales perdidas, el daño psicológico en los niños, entre otras. El otro porcentaje de personas que no actuaron bajo la influencia del alcohol está más grave, y si es la mayoría, entonces peor. Una forma de ser, de pensar tan arraigada que se torna peligrosa incluso siendo minorías.

¿Estamos a tiempo de encausar la enseñanza de las nuevas generaciones? ¿Estamos listos para ser un país de primer mundo? Imaginemos que sí. Dicen que para llegar a ser hay que empezar por creérselo y estoy de acuerdo, me ha funcionado. Todo aquel que ha practicado deporte o haya sido parte de un error garrafal como los autogoles, sabe que son cosas inolvidables, experiencias amargas que difícilmente repetimos. Si los jugadores mexicanos ganan la Copa Mundial, quedará la sensación que deja un autogol, grabada en nuestra memoria, todos siempre recordarán lo tormentoso que fue. Sea la cultura o sea la educación, todo es perfectible.

Agradezco a Arturo Rodríguez el haberme brindado este espacio para expresar opiniones, esperando pueda llegar a los rincones más profundos del alma y la conciencia para lograr mover granitos de arena, los que ayudarán a realizar juntos esa transformación tan ansiada en nuestro país.

Hagamos cosas extraordinarias.

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s