Raudel Ávila

La década de 1990 parecía la aurora de la historia estadounidense. Ante el colapso de la Unión Soviética, la democracia liberal se erguía arrogante como la ganadora de una supuesta batalla final y Fukuyama anunciaba estúpidamente “El fin de la historia.” El único terreno económico donde la hegemonía estadounidense no se consolidaba era la industria del comic. De pronto, los súper héroes estadounidenses parecían poco interesantes frente a la competencia del manga japonés. Los caballeros del zodíaco, Dragon Ball, Sailor Moon y otros personajes conquistaban las preferencias del público infantil latinoamericano, pero sobre todo, las del público en Estados Unidos.

La preocupación alcanzó a los directivos de las dos grandes compañías de superhéroes norteamericanos: Marvel Comics y DC Comics. Ésta última empresa tomó la iniciativa adoptando medidas audaces. Las revistas de Superman, el más popular de sus productos, registraban una constante disminución de ventas mes con mes. Decidieron hacer algo sin precedentes: matarlo. Hasta entonces, la industria de los superhéroes en Estados Unidos solamente dejaba morir a personajes secundarios. Los protagonistas podían ser derrotados, pero nunca asesinados. DC Comics permitió que un supervillano desconocido (Doomsday) asesinara a Superman. Superman no resucitaría en el siguiente número de la revista. De hecho, tardaron más de un año en devolverle la vida, alimentando las expectativas de una nueva generación de lectores ansiosa de saber cuándo se produciría el regreso de Superman.

El experimento fue tan exitoso que otras revistas hicieron lo propio. La competencia, Marvel Comics, decidió reemplazar dos años al hombre araña por un clon, en uno de los arcos narrativos más absurdos e incomprensibles de la historia arácnida. Detestado por los fanáticos, el personaje del clon araña no le funcionó a Marvel y estuvo a punto de llevar a la bancarrota las revistas de Spiderman.

1254_400x600No obstante, el caso más interesante de relanzamiento de los superhéroes estadounidenses en esos años, a mi juicio, fue el de Batman. DC Comics advirtió inmediatamente el éxito del ciclo narrativo sobre la serie de Superman y quiso hacer algo semejante con el hombre murciélago. No podían matarlo, pues la imitación hubiera sido demasiado burda. En lugar de eso crearon un nuevo supervillano, de nombre Bane (qué bueno que nunca lo tradujeron, pues en español Pesadilla o Flagelo son nombres francamente ridículos para un villano). Bane era un mafioso caribeño que se obsesiona con Batman y entrena para derrotarlo en un combate cuerpo a cuerpo. Hasta ahí, todo convencional. No obstante, Bane se vuelve adicto a una especie de esteroides súper poderosos (llamados sin mucha creatividad “veneno”) que hacían imposible una victoria de Batman.

La historia estuvo muy bien planeada. Se llamó La caída del murciélago. Cerca de un año antes del combate, los lectores veíamos en los números de Batman, publicados en español por el desaparecido Grupo Editorial Vid, un personaje que entrenaba en las sombras y se preparaba para enfrentar a Batman estudiando sus métodos. Bane enviaba otros personajes para pelear con Batman y medir su fuerza, resistencia, velocidad. Una estrategia completa de conocimiento del oponente. Cuando llega el momento, Bane se da cuenta que la mejor manera de vencer a Batman es fatigándolo.

Batman tiene la mejor y más original galería de supervillanos de todos los superhéroes. Si en algo se esforzó Bob Kane, creador del hombre murciélago, fue en diseñar oponentes pintorescos dueños de una profundidad propia. El macabro Dos Caras, el refinado mafioso Pingüino, el genio científico del Espantapájaros, el intelectualizado Acertijo, la sensual bandida Gatúbela, el incomprendido Capitán Frío, la ecologista demente Hiedra Venenosa y un larguísimo etcétera. Muy especialmente, el villano superior de la historia de los comics: El Guasón. Éste es “el payaso príncipe del crimen” según lo describe DC Comics, pero en realidad se trata de un psicótico cuya aspiración no es hacerse rico ni dominar el mundo, sino simplemente ocasionar el caos. Un personaje de conducta antisocial simplemente por la satisfacción que le produce el sufrimiento ajeno. Prácticamente la encarnación del mal, merecedor de un ensayo aparte por sí mismo.

bm_prelude_kf_5b676fd18e7b45.62879398Todos esos villanos y otros más viven reclusos en una penitenciaría para súper criminales: el Asilo Arkham. El plan de Bane para derrotar a Batman es extraordinario en su simplicidad, pero magistral en su eficacia. Destruye el Asilo Arkham, dejando en libertad a todos los enemigos de Batman para agotar al héroe en su persecución. Cuando Batman ha enfrentado a todos y logrado encarcelarlos nuevamente, lleva varias semanas sin dormir ni comer bien. Está exhausto, pero se siente tranquilo con la victoria y regresa a la mansión Wayne a descansar. Recordemos que Batman fue creado como consecuencia de la Gran Depresión en Estados Unidos para restaurar la imagen positiva de los millonarios estadounidenses entre la población (asociados en la prensa de la época con la corrupción del sistema bancario y el crack de la Bolsa de Valores), así que su identidad secreta es la del magnate filántropo Bruce Wayne.

En la mansión Wayne, Bane espera a Batman para propinarle una paliza legendaria. Batman está hecho pedazos después de haber vencido a todos sus oponentes tradicionales y aparece uno completamente desconocido con súper fuerza. Bane llega al extremo de quebrarle la columna vertebral a Batman. No quiere matarlo, desea dejarlo inválido para que siga con vida y tenga conciencia de la devastadora derrota sufrida en sus manos.

A partir de ahí fueron casi tres años de historias que reconstruyeron completamente el universo de Batman. Bruce Wayne tiene que salir del país para buscar una doctora capaz de curar su columna vertebral y volver a caminar. Deja encargado de Ciudad Gótica un nuevo Batman, Jean Paul Valley, perteneciente a un culto de fanáticos medievales, quien diseña un nuevo disfraz, una mortífera armadura. No obstante, los problemas empiezan cuando se descubre que el nuevo Batman no comparte ninguno de los principios éticos del viejo Batman y empieza a matar a los delincuentes. Robin trata de detenerlo pero termina expulsado de la Baticueva y el nuevo Batman, después de casi asesinar a Bane, recupera el control de la seguridad en Ciudad Gótica.

batman_knightfallAsí comienza una saga que nos permitió a los lectores conocer mejor a Bruce Wayne y sus motivaciones para convertirse en Batman. Como es sabido, Batman está inspirado en Sherlock Holmes, el detective creado por Arthur Conan Doyle. Incluso Robin es literalmente una caricatura juvenil del Dr. Watson, el fiel compañero de Sherlock Holmes. DC Comics en lugar de matar y resucitar mágicamente a Batman como había hecho con Superman, lo hizo pasar por numerosas pruebas y entrenamientos para volver a tomar el manto del murciélago.

Todos saben que Bruce Wayne se volvió Batman como resultado del afán de venganza por el asesinato de sus padres. Lo que hace el ciclo narrativo de Bruce Wayne inválido es revivir los procedimientos que prepararon mental y físicamente a ese hombre para volverse un superhéroe. Sin poder caminar, Batman vuelve a someterse a sesiones intensivas de lectura para afilar su mente como detective y científico. También agotadoras sesiones de artes marciales para recuperar la fuerza de su cuerpo a la vez que toma terapias con el fin de restaurar la movilidad de sus piernas. Cada número de Batman en esos años cuenta la historia de sus recuerdos cuando pasó por primera vez por esas pruebas mientras se entera, en sus viajes por otros continentes, que el nuevo Batman ha sumergido Ciudad Gótica en un baño de sangre.

batman-knightfall-3Observamos las obsesiones y trastornos de Bruce Wayne, pero también lo que hace llamativo el personaje de Batman: el esfuerzo de un hombre por perfeccionar su mente hasta extremos inusitados. Batman no tienen ningún poder sobre humano pero es, en el universo de los comics, el hombre más inteligente del mundo. Y eso supone abundante drama. Los comics de esos años no solamente muestran a Bruce Wayne superando las pruebas físicas e intelectuales, sino recordando la soledad de sus primeros años, antes incluso de reclutar a Robin. Simultáneamente, los comics de esa etapa presentan narraciones paralelas para referir la vida y obra de todos los personajes secundarios en el reparto de Batman: el comisionado Gordon, el fiel mayordomo Alfred, Bárbara Gordon, hija del comisionado y vigilante mejor conocida como Bati-chica, la oficial de policía Montoya, etcétera.

En suma, la miniserie sirvió para revelar la profundidad que pueden darle a un superhéroe sus personajes de acompañamiento y ganarle nuevos lectores para los años venideros frente a la competencia de personajes japoneses. ¿Por qué Batman se enamora de una delincuente sin mayores cualidades intelectuales como Gatúbela? Bob Kane recreó para los comics el universo de Sherlock Holmes en la encarnación del Hombre Murciélago, pero olvidó darle una pareja capaz de rivalizar con su estatura intelectual, como la tenía Holmes en Irene Adler, a quien llamaba “La mujer.”

¿Por qué Bruce Wayne optó por disfrazarse de un animal en lugar de simplemente convertirse en policía o militar? ¿Por qué no confía a plenitud en ningún otro súper héroe y guarda en su bati-cueva un plan de contingencia con el cual puede someter a Superman, la Mujer Maravilla, Flash y Linterna Verde? ¿Cómo llegó Alfred Pennyworth, su fiel mayordomo y antiguo miembro de los servicios de inteligencia británicos a trabajar con la familia Wayne? ¿De dónde viene el dinero de los Wayne?

1255_400x600El así llamado caballero de la noche es expuesto en todas sus debilidades humanas ante la luz del día. Muchas de esas historias inspiraron a los guionistas de los episodios de la ya clásica adaptación televisiva Batman The Animated Series. Esta historia de búsqueda de una cura y un restablecimiento de Bruce Wayne a su posición de Batman rememora también grandes hitos del comic. El dolor por la renuncia del primer Robin para convertirse en el superhéroe Nightwing. El asesinato del segundo Robin a manos del Guasón. La balacera del Guasón a Batichica hasta dejarla discapacitada. Wayne recuerda todos estos incidentes y vuelve a oscurecer su personalidad conforme los rememora.

Finalmente, después de docenas de números de las revistas del hombre murciélago, Wayne recupera el uso de sus piernas y entrena para regresar a Ciudad Gótica, combatir al nuevo Batman y reasumir el manto del murciélago. En el camino, desfilaron una multitud de guionistas y dibujantes para enriquecer el mito del súper héroe, se contaron múltiples aventuras e historias del pasado que aumentaron la complejidad psicológica y el interés del personaje. Recientemente, DC Comics relanzó toda la historia de La caída del murciélago (KNIGHTFALL en su título original), con los comics e historias de esos años en tres tomos de lujo. Si a usted le gusta Batman, no deje de leerlos. Encontrará un personaje familiar pero más profundo de lo que aparentan sus encarnaciones televisivas y cinematográficas.

Un comentario sobre “La caída del murciélago

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s