Arturo Rodríguez García

El conteo del 1 al 43, el grito grupal de justicia y las cartulinas alusivas a la desaparición de los estudiantes de la normal de Ayotzinapa, motivaron cuestionamientos a la bancada de Morena, que escandalizó algunas buenas conciencias de la vida pública por interrumpir el discurso que, en apología del sexenio peñanietista, pronunciaba Claudia Ruiz Massieu.

“Solo hay una cosa clara en el inicio de la nueva legislatura: se inaugura el parlamentarismo de la cartulina, la manta, la porra y la consigna. El grito en la grada que ensordece el argumento de la tribuna”, escribió el panista y calderonista, Roberto Gil Zuarth.

Esa y otras expresiones parecen olvidar que la bancada de Morena y sus aliados serán oposición hasta el próximo 30 de noviembre y apuestan a la desmemoria por los espectáculos legislativos de todos los tiempos, no de la oposición que debió acudir a esas prácticas desde los ochenta para hacerse escuchar.

Del registro histórico, el 1 de septiembre de 1969, Gustavo Díaz Ordaz se paró ante el Congreso para expresar: “asumo íntegramente la responsabilidad personal, ética, social, jurídica, política e histórica en relación con los sucesos del año pasado”. Hablaba de la masacre estudiantil de 1968. Y el congreso, bajo control hegemónico, lo ovacionó.

Desatada la llamada “guerra sucia” y con la masacre del 10 de junio de 1971 a cuestas, Luis Echeverría llegó al Congreso el 1 de septiembre de 1974, para decir de los movimientos sociales y la guerrilla:

“La composición de estos pequeños grupos de cobardes terroristas, desgraciadamente integrados por hombres y mujeres muy jóvenes surgidos de hogares generalmente en proceso de disolución; mayoritariamente niños que fueron de lento aprendizaje; adolescentes con un mayor grado de inadaptación que la generalidad, con inclinación precoz al uso de estupefacientes en sus grupos, con una notable propensión a la promiscuidad sexual y con un alto grado de homosexualidad masculina y femenina (…) son, estos grupos, fácilmente manipulables por ocultos intereses políticos nacionales o extranjeros que hallan en ellos instrumentos irresponsables para estas acciones de provocación en contra de nuestras instituciones”.

Ovación legislativa, como la de José López Portillo, en su último informe en 1982. Cuando anunció la expropiación de la banca; cuando dijo “ya nos saquearon y no nos volverán a saquear”. Cuando con lágrimas y voz quebrada se dijo dolido por la pobreza que no remedió, pero que no buscaba “indulgencias históricas”. Y luego “fui responsable del timón, pero no de la tormenta”. El más dramático y ovacionado presidente en el Congreso.

O 1988, luego de interpelar a Miguel de la Madrid, Porfirio Muñoz Ledo salía del recinto legislativo en medio de gritos de traidor y judas, proferidos por aquella mayoría priísta que se perpetuaba en el fraude electoral y volvía a ovacionar al presidente.

En los seis informes de Carlos Salinas de Gortari, la mayoría priísta intentaba reducir a la perredista que cada año impidió el lucimiento presidencial. Manotazos y tandas de aplausos priístas, intentaban regresar el lustre perdido, inclusive, en el caótico 1994.

Los espectáculos legislativos, naturalmente, no fueron sólo en los Informes. Entre los episodios penosos hay que recordar la aprobación del IVA; el desafuero de López Obrador por orden presidencial; la toma de posesión de Felipe Calderón; la aprobación de las reformas estructurales que, como en renovada hegemonía con diversidad de siglas, eludió el debate democrático.

Los episodios de subordinación al Ejecutivo y, sobretodo, de afirmación autoritaria, se acumulan desde el pasado hegemónico a las últimas semanas. Habrá tiempo para señalarle lo mismo a Morena pero, por lo que toca al conteo de su apabullante bancada hasta el 43, hay un acto de desagravio histórico, un gesto simbólico por el más oscuro, indignante y jamás esclarecido episodio de terror de Estado en el sexenio que agoniza.

Visita www.notassinpauta.com

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s