Arturo Rodríguez García

El obispo de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, acaba de concluir que las 200 mujeres asesinadas en el estado de Guerrero en lo que va de 2018, estaban vinculadas con el hampa o con la prostitución.

Palabra de obispo, infalible sentencia. Primero lo hizo el miércoles 17 de octubre, cuando dijo que las mujeres asesinadas “no andaban precisamente en misa”.

La expresión del miércoles pudo pasar como un error, un descuido declarativo, una barrabasada involuntaria. Sin embargo, el domingo 22 de octubre, lo reiteró, con la ya mencionada explicación sobre el vinculo con la delincuencia o el ejercicio de la prostitución.

Esta última declaración la hizo el prelado al concluir una marcha católica en contra del aborto, una negación al derecho largamente reclamado por amplios sectores de mujeres que sobre su cuerpo quieren decidir, y al que la Iglesia se opone.

Entre las dos fechas de sus declaraciones, el 19 de octubre, otra marcha transitó por las calles de Chilpancingo, exigiendo justicia y seguridad ante el asesinato de la profesora Itzel Vega Radilla, maestra de escuela, madre de tres, desaparecida la segunda semana de octubre y cuyo cuerpo fue encontrado el lunes 15 en un lote baldío.

En ese contexto, no puede menos que reprobarse el discurso de odio por género. El prelado se refirió específicamente a las mujeres víctimas de una violencia letal, 200 hasta el pasado viernes 19, al dar los elementos para que la sociedad concluya que si las mataron es porque se lo merecían.

No hay datos que puedan soportar esas declaraciones y si los hubiera, no puede ser justificante de la violencia feminicida. Una mujer asesinada, podrá tener “vínculos” con la delincuencia y no por ello merece morir, como tampoco lo merece aquella que se dedique al trabajo sexual, sea por autodeterminación o por ser víctima de la trata, asunto este último que ni siquiera pasó por la consideración del hombre de iglesia.

No se justifica a la luz de la ley humana ni en la enseñanza cristiana que a su ministerio compete.

Pero también, como apuntó el corresponsal de Proceso en Guerrero, Ezequiel Flores, el obispo Rangel hace eco de la forma en que el gobernador Héctor Astudillo ha minimizado los indicadores de violencia.

Sí, se trata de un discurso de odio por género, una posición machista y arbitraria que en la discusión pública orienta a inhibir el reclamo de justicia y seguridad para las mujeres, pero también de aligerar el reclamo sobre un mal gobierno, incapaz de velar por el interés de sus ciudadanos, a partir de la retórica de normaliza la violencia.

Guerrero es la segunda entidad federativa más violenta del país. Hasta septiembre se contabilizaban mil 693 asesinatos en lo que va de 2018, donde también han asesinado este año a sacerdotes, como ocurrió en febrero pasado, cuando dos curas murieron a tiros cuando transitaban en la carretera Taxco-Iguala.

Horas después de su irresponsable declaración, sucedió el extraño incidente armado en el domicilio del exarzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera, cobró la vida de un agente de la Policía Bancaria en la Ciudad de México, durante un ataque que pretendía allanar la residencia, conforme a la información difundida horas después de los hechos…

Curas y cardenal, sabrá Dios en qué habrán andado… quizás lo pueda explicar el obispo Rangel.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s