Cartas desde México

Adriana Esthela Flores

Y por fin, llegó la hora. El gobierno de la Cuarta Transformación que encabeza Andrés Manuel López Obrador presentó al Congreso su propuesta de Paquete Económico 2019 del que saldrán los recursos para empezar a cumplir sus ambiciosas promesas de campaña.

De nueva cuenta, el plan no fue apocalíptico aunque sí sorprendieron recortes como el que se aplicó a la UNAM, la Máxima Casa de Estudios y una de las mejores del mundo, a la que se le recortaron unos 50 millones de dólares. Lo mismo ocurrió con otras instituciones de educación superior, en una de las asignaciones más sorprendentes del presupuesto. AMLO explicó los recortes al argumentar que se destinarán mas recursos para las becas que se entregarán a jóvenes estudiantes.

Hubo secretarías que ganaron con notables aumentos, como Energía, Trabajo, Turismo, Bienestar y Sedena (por la próxima creación de la Guardia Nacional) y otras que resentirán una baja, como Reforma Agraria, Función Pública (que ejerce funciones de Contraloría) y Comunicaciones y Transportes.

El proyecto económico de la 4T plantea una inflación de 3.4 por ciento, con un precio de 55 dólares. Y en suma, fue aplaudido por expertos y analistas que reconocieron que el Paquete 2019 fue “equilibrado y realista”.

Sin embargo, hay decepciones. Aunque López Obrador había prometido reducir el gasto de Comunicación y Publicidad, el presupuesto para esta área aumentó en 50 por ciento comparado con lo solicitado por Enrique Oeña Nieto para 2018. Tiene razón el vocero del gabinete, Jesús Ramírez Cuevas, al destacar que en el anterior sexenio siempre se gastaba más de lo solicitado en el papel, una práctica que el gobierno pretende romper; sin embargo, el gran reto en esta asignación es transparentar al máximo los contratos para la publicidad oficial.

Otras decepciones son los recortes al presupuesto para la búsqueda de personas desaparecidas y las fiscalías para la atención de delitos contra las mujeres y contra periodistas; además, cultores y artistas ya formaron un frente para exigir que no se recorte el siempre insuficiente presupuesto para la cultura, un rubro tan necesario en un país donde, en los últimos doce años, lo que se nos ha impregnado hasta el fondo es una cultura de la violencia.

¿Luces de los últimos días? El aumento del salario mínimo a 102.16 pesos (poco más de 5 dólares) y de 176 pesos en la zona norte (casi 9 dólares). Todo, acordado con los sectores obrero y empresarial.

Y otra más que no sale precisamente de Palacio Nacional, sino que viene de la calle: el debate permanente, continuo que se ha instalado en el país donde muchas de las personas que nacimos en el régimen neoliberal aprendimos a acostumbrarnos a las decisiones de las élites y a que nada podía cambiar un sistema tan bien estructurado para beneficiar a las élites.

En las calles y las redes, se está hablando y discutiendo. Escuchamos más los cuestionamientos hacia los privilegios y también las intenciones de aprender más para leer el futuro que ahora se prevé más incierto y lleno de sorpresas y donde, parece ser, hay más cabida para muchas voces que hasta ahora habían estado en un silencio injusto, muy cómodo para algunos.

Luz es que la película Roma, del cineasta Alfonso Cuarón, se haya proyectado el 13 de diciembre en Los Pinos. Gratis, en el mismo espacio que hasta hace unos meses era el búnker infranqueable de la familia Peña Nieto. “Liturgia popular” lo denominó en su crónica el querido reportero cultural de El Financiero, Eduardo Bautista. Liturgia, como la que AMLO usó para pedir permiso a la Madre Tierra para realizar una de sus obras más polémicas, como el Tren Maya. Liturgia, como en la que se está convirtiendo esta práctica de muchas personas en la capital mexicana, de pasar la noche aguantando el frío con tal de ir a palacio y poder ser escuchadas.<br>

Y apenas van dos semanas de la Cuarta Transformación.

Nos vemos la próxima semana, solo café y poesía.

Exigimos justicia  para las personas desaparecidas; las 9 mujeres que nos matan cada día; libertad a las y los presos políticos; alto a las agresiones a periodistas; libertad a los indigenas de Tlanixco; y  justicia para Ayotzinapa

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s