Cartas desde México

Adriana Esthela Flores / Fotografías y texto

Y estaba cantada desde el 24 de diciembre cuando, a los diez minutos de haber iniciado el vuelo, cayó el helicóptero en el que viajaban a México la apenas nombrada gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso y su esposo, el exmandatario Rafael Moreno Valle junto a otras tres personas La pareja gobernante era considerada una de las principales voces opositoras en el país ávido de contrapeso en una etapa en que MORENA tiene mando en el Ejecutivo y en el Congreso federal. Y su muerte en tales circunstancias, en esta nación donde la falta de esclarecimiento de grandes casos de asesinatos políticos –como el del excandidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio y del exsecretario de gobernación panista, Juan Camilo Mouriño- no solo abonó a la cultura del sospechosismo que se explica la realidad bajo tesis increíbles (como la que sostiene que la pareja está viva y planeó su muerte para evadir una inevitable acción judicial en su contra), sino que desató de inmediato el decreto de un culpable, el gobierno morenista, expresado en su manera más clara en los gritos de “¡Asesinos!” y “¡Fuera!” que lanzaron poblanos durante el funeral de Estado para las víctimas del accidente; y también en las redes sociales donde se impulsó la etiqueta #AMLOAsesino.

La tragedia ocurrió justo tres días antes de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador –quien no acudió al funeral de Estado para evitar los cuestionamientos de quienes llamó “neofascistas”- presentara su estrategia contra el huachicoleo –robo de combustible- , llamada Plan Conjunto de Atención a Instalaciones Estratégicas de Pemex, para combatir este delito que provoca pérdidas por más de 66 mil millones de pesos (unos 3 mil millones de dólares). Uno de los estados más afectados por este delito es justamente Puebla. Y ese lunes 27, por la tarde, circuló el rumor de que había sido detenido el dirigente sindical de Pemex, Carlos Romero Deschamps. No fue cierto, aunque especialistas en sector petrolero afirman que el líder sindical tiene los días contados al frente del gremio y lo ubican como parte de quien encubrió las redes de huachicol dentro de Pemex.

¿Resultado? El escenario que tenemos ahora: hay falta de gasolina en por lo menos ocho estados –se han reportado casos en Estado de México, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Querétaro, Tamaulipas y Aguascalientes- en una situación que el gobierno, vía su vocero Jesús Ramírez Cuevas, atribuye a un retraso en la distribución del combustible y no a un desabasto en un país petrolero (México ocupa el lugar 14 en el mundo en reservas probadas, con 12 mil 352 millones de barriles de crudo, según INEGI). De manera excesivamente hipócrita, las bancadas del PRI y el PAN en el Congreso –sí, las que aprobaron la reforma energética durante el gobierno anterior de Peña Nieto-,  cuestionaron la “incapacidad y malas decisiones” de la administraciónnto morenista y hasta preguntaron cuánto costará el combustible mediante esta estrategia.

0-1

Otro frente de guerra abierto es el del nuevo aeropuerto. Apenas inició el año, la Secretaría de Hacienda anunció la cancelación definitiva del proyecto en Texcoco –el cual ya había sido rechazado vía consulta popular-, luego de un enfrentamiento vía tuiter entre el actual titular, Carlos Urzúa y el exsecretario y excandidato presidencial, José Antonio Meade, quien afirmó que esta decisión costará a les mexicanes pérdidas por más de 145 mil millones de dólares. Veremos la forma en que el sector empresarial nacional e internacional responderá a esta decisión, aunque analistas ya advirtieron que el país perderá en cuanto a conectividad.

A nivel internacional, se avecina también otro frente de guerra interno y externo con la decisión de México de no sumarse al pronunciamiento del Grupo de Lima, que desconoció los resultados de las pasadas elecciones presidenciales que dieron como ganador a Nicolás Maduro Moros, quien se juramentará en el cargo el próximo 10 de enero para otros seis años al frente de la República Bolivariana. La decisión diplomática, basada en la Doctrina Estrada –en la que el priismo, por cierto, fundamentó su respaldo a Cuba- fue reforzada por las declaraciones de López Obrador, quien dejó claro que México no intervendrá en asuntos internos de otros países: “No queremos tener pleitos con gobiernos extranjeros. No vamos a ser candil de la calle y oscuridad de la casa”. Tras un gesto como el protagonizado con el gobierno de Jair Bolsonaro en Brasil –a cuya juramentación no acudió el presidente sino el secretario de Agricultura-, la confrontación está declarada.  Por lo pronto, ya nos llaman “La Venezuela del Norte”.

Y aunque suena a frente de guerra, la confrontación con el EZLN tendría que ser considerada bajo otra óptica. El llamado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional a crear una Red de Resistencia contra los proyectos de López Obrador –a quien el subcomandante Moisés llamó “loco, apestoso político y mentiroso” en el comunicado con motivo de los 25 años del levantamiento zapatista-, sumó un nuevo capítulo a una serie de desencuentros que se venían dando desde hace veinte años, como lo reseñó puntualmente el reportero José Gil Olmos en Proceso. En esta confrontación interizquierdas -donde el EZLN ha sido acusado de actuar para favorecer al sistema, a pesar de su larga historia de lucha a favor de los pueblos originarios-, no es descabellado pensar en que habrá un diálogo, tarde o temprano.

Donde hay una guerra que no aparece tanto en portadas y de la cual no hablan mucho les opinadores de tuiter es la que ya inició contra los liderazgos de a pie. En Chiapas, el 3 de enero, fue asesinado el defensor Sinar Corzo, en el primer crimen de este tipo durante el gobierno morenista. Sinar, muerto a balazos, había denunciado amenazas por parte del exgobernador Manuel Velasco (quien apoya y es apoyado por López Obrador). A esto se suman las muertes, que se están acumulando, de dirigentes y funcionarios de MORENA (como los 3 homicidios recientes en Oaxaca, de Pedro Navarrete, activista de MORENA así como del alcalde y síndico de Tlaxiaco, Alejandro Aparicio y Perfecto Hernández).

Son estos tiempos de confrontación en México. También tiempos en los que, más que nunca, habrá que echar mano de buenas dosis de memoria para no olvidar qué papel desempeñaron en los juegos de poder quienes ahora se promueven como defensores de la democracia.

Que sea una luminosa semana

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s