Por Antonio Reyes Pompeyo

A partir del 11/09 la palabra “terrorista” cobró una relevancia gigantesca en el mundo entero; después de las terribles imágenes de los edificios cayendo en llamas muy pocos dudaron de la necesidad de aprestarse contra un enemigo temible y despiadado. Dudar, en ese momento de comunión nacional, de la necesidad de comenzar una guerra en contra de ese unidimensional enemigo era lo mismo que ser uno de ellos.

El discurso de Bush fue siempre muy claro: “están con nosotros o en nuestra contra”. Al paso de los años ese “terrible” enemigo se ha evaporado en una guerra que terminó, eso sí, desparramando un negocio multimillonario que ha expoliado, asesinado y exterminado regiones enteras y pueblos inocentes.

La mecánica no es nueva ni original, el guión se repite constantemente a lo largo de la historia y en cada ejercicio revela la porquería que los occidentales tenemos enraizada: codiciamos algo, fabricamos y delineamos enemigos unidimensionales bajo la premisa bueno-malo; exhibimos su extraordinaria perversidad con espectáculos mediáticos “incuestionables” mientras machacamos ad nauseam su nombre: terrorismo, pandemia, cártel, huachicolero.

Paso siguiente: camino franco hacia una guerra sin cuartel con unos pocos, poquísimos vencedores. Puedo afirmar, con ganas de equivocarme que, luego de años de combatir a un enemigo que hoy se disuelve en un juicio empinando a diestra y siniestra, el enemigo ha sido reconfigurado y la guerra en su contra está plenamente justificada con maniobras bien pulidas.

¿Quién puede cuestionar hoy la Guerra contra el robo del combustible?

Las mentes más críticas de mi contexto ya asumieron el dictado y expulsado al que pretende dudarlo. Los sondeos diarios muestran a la sociedad del mismo lado. No se fíen de las mayorías, siempre están equivocadas.

NSP: Colaborador habitual de este espacio, Antonio Reyes Pompeyo realizó esta reflexión, inicialmente en un hilo en su cuenta de Twitter. Por su relevancia, la publicamos en forma de artículo. Pueden seguirlo como @resdramaticae 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s