Cartas desde México

Adriana Esthela Flores

En casi cien días de gobierno, Andrés Manuel López Obrador nos ha cimbrado el sistema político al que nos habíamos acostumbrado durante más de cuatro décadas. Así de simple: la administración del político más necio de los últimos años en México ya implementó su sello hasta en el lenguaje. El “me canso gansismo” se trasladó de una línea discursiva a una forma de gobierno que atraviesa –a veces, con tropiezos- todo los ámbitos de la esfera pública.

Se notó desde el primer acto de abrir al público la residencia oficial de Los Pinos, en un acto que aplaudió la población. Le siguió la cancelación de las pensiones para expresidentes y luego los cuestionados recortes a la burocracia que, si bien eran necesarios, afectaron también a personal honesto que se vio víctima de una generalización injusta. Así también le ocurre a muchas organizaciones civiles a las que el gobierno metió en el mismo saco que a las corruptas y que ahora representan un fuerte riesgo para los sectores afectados (como es el caso de los refugios para mujeres, cuyo presupuesto será revisado en una situación que pone en riesgo a miles de víctimas de violencia machista).

Se notó también en la estrategia contra el huachicoleo (que provocó toda clase de anuncios apocalípticos); en el Peje viajando en vuelos comerciales; en las llamadas “mañaneras” (conferencias de lunes a viernes a las siete de la mañana) que ya se convirtieron en una cuestionada tradición política y comunicacional.

Vemos un gobierno que somete a consulta polémicos proyectos de gran envergadura, como el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, el Tren Maya o la termoeléctrica de Huexca, aunque pareciera que este ejercicio democrático está hecho, más bien, para legitimar decisiones ya tomadas; que ya quedó marcado por tragedias: la muerte de dos principales figuras de oposición (la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle) así como la explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo, que dejó 135 personas fallecidas.

Y, sin duda, otro sello es su discurso que confronta y muchas veces denosta a la oposición, calificando de “conservadores” a les radicales de izquierda o “ternuritas” a dirigentes políticos y activistas que formaron un bloque para exigir contrapesos. Hay que añadir aquí el término famoso con el que AMLO se refiere a lo que huela a clase alta o conservadurismo: “Fifí”.

Mención aparte merece el rol que ha desempeñado, a nivel internacional, con su postura neutral y pacifista sobre Venezuela, que le ha costado reconocimiento en el exterior pero críticas en la oposición de ambos países (a tal grado que ha sido calificado como el Chávez mexicano).

Y mención aparte merece también la manera en que el gobierno del “me canso gansismo” ha abordado los grandes dolores de este herido país: la búsqueda de desaparecidos (ya lanzó un plan); la estrategia de seguridad (con la aprobación de la Guardia Nacional, finalmente aceptada por el Congreso y organizaciones que la cuestionaron); la lucha contra la corrupción y el combate a feminicidios en la nación donde una mujer es asesinada cada dos horas.

Vamos a cien días de un gobierno que atraviesa todos los temas de debate en el espacio público y que, de manera excepcional, también lleva la confrontación hasta el mundo 2.0, donde se han formado dos grandes frentes: los antiAMLO y los “chairos” o “pejezombies” (como se denomina, despectivamente, a quienes están a su favor).

Así las cosas, analistas califican el ambiente político de “polarizado” pero las encuestas dicen, más bien, que en la calle pasa otra cosa: ocho de cada diez mexicanes respaldan a López Obrador, el presidente que parece aun andar en campaña.

Nos vemos el próximo domingo. Café obligado

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s