Por Monserrath Torres

“Anunciamos algo que es muy sencillo, pero trascendente. Quedaron atrás las épocas en donde las niñas tenían que traer falda y los niños pantalón. Los niños pueden traer falda si quieren y las niñas pantalón. Es una parte de la equidad, de la igualdad. Hay un derecho, donde todos los padres de familia quieren mantener el uniforme escolar, y eso está muy bien; pero no es necesario que las niñas siempre tengan falda”. Esto fue lo que dijo la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum en compañía del secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, para presentar el “uniforme neutro”.

Tras el anuncio que aplicará a partir del próximo ciclo escolar en escuelas privadas y públicas, el presidente de la Unión Nacional de Padres de Familia, manifestó ante los medios de comunicación que esto no resuelve ninguna de las problemáticas reales que tienen para garantizar derechos y oportunidades; que esto implica un gasto mayor para las familias y el Estado, al agregar una pieza en el uniforme escolar; explicó que desde su perspectiva se está violando el artículo 3º de la Constitución, pues detalló que la igualdad de género no es un tema científico sino un caso de ideología o adoctrinamiento que está fuera del ámbito de la educación. Recalcó que se trata de un grave error, ya que esto dará paso a baños neutros y confusión entre los niños.

El uniforme neutro es un paso al frente desde el punto de vista de la equidad. Si se hubiera determinado que sólo las niñas pueden usar falda o pantalón y a los varones no, se les habría discriminado. Sin embargo, la apertura y libertad que esto ofrece, no se convierte en obligación para los estudiantes, simplemente incrementa las opciones de las cuales ellos y sus familias tienen la oportunidad de elegir. Suprime los castigos en caso de que opten por implementar su elección.

Es cuestión de polémica debido a la falta de apertura sobre el tema. Por ello, es importante que este esfuerzo sea acompañado de material educativo que apoye a las familias en la labor de orientación de los niños. Los padres sí deben ser incluidos en este proceso. En las etapas básicas de crecimiento se requiere la colaboración de las escuelas, los padres y los alumnos, con el propósito de fincar generaciones basadas en la tolerancia, la libertad, la igualdad, el diálogo y la diversidad.

Si bien es cierto que hay otros problemas que también deben ser atendidos como: la elaboración de los libros de texto, el bullying, la falta de recursos en las familias para que sus hijos terminen sus estudios, y muchos más, debemos reconocer que algo habitual y normalizado como lo son las prendas del uniforme escolar, resultó trascendental y digno de debate en la sociedad mexicana. Todas las acciones, por pequeñas que parezcan, pueden ser contundentes para quienes las necesitan y han padecido. Ayudemos a los niños para que en su formación y con más herramientas, puedan cultivar una mente activa, que cuestione, proponga y sea escuchada. La tolerancia, la aceptación y el respeto no provienen de vestir una falda o un pantalón.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s