Por Rogerio de Anda

El 15 de Mayo del 2010 sonaron por última vez ante su público la espléndida guitarra y entrañable voz de Gustavo Adrián Cerati Clark. Ese día, sobre un escenario en Caracas, Venezuela le comenzaron algunos efectos de lo que terminaría siendo su fallecimiento. De acuerdo con algunos cercanos a él, lo veían cansado, sin la energía que se le veía comunmente, pero después de tantas fechas de su gira promocionando su último disco de estudio: “Fuerza Natural”, del cuál se sentía más orgulloso que de cualquier otro disco.

Gustavo Cerati nació hace 60 años un 11 de Agosto de 1959 en Buenos Aires, Argentina. Siempre tuvo un gusto por hacer presentaciones, cantar con su padre y ser muy activo. A los 9 años empezó a jugar con una guitarra de su vecino. A pesar de ser zurdo, decidió tocarla como derecho para que fuera más cómodo. A los 13 años sus padres le regalaron una guitarra y es ahí cuando empezó a desarrollar ese instinto musical como una avalancha.

En Argentina, en 1982, un decreto militar prohibía la difusión de música en inglés. El conflicto por las Malvinas con el Reino Unido llevo a esta represión. Varios artistas de aquella época hablaban acerca de conflicto así como de la dictadura militar.

Para 1983, la democracia volvía a Argentina y con ello nuevas esperanzas y promesas, entre estas la de la banda más influyente de habla hispana: Soda Stereo.

En sus inicios Soda Stereo se distinguía de otras bandas de su época por que tomaban su música más a la ligera. En su disco homónimo hay pocas alusiones a las políticas o las guerras, quizás con una pequeña excepción en dietético al terminar diciendo “El régimen se acabó! Se Acabó”.  En aquel entonces buscaban hacer música similar a sus influencias, especialmente a The Police, otro power trio.

De ahí en adelante Gustavo llevó a la banda en direcciones que no se veían en bandas latinoamericanas. Él mismo alguna vez comentó que su segundo disco, “Nada Personal”, era como una revancha a su primer disco.

Con ese disco Soda Stereo se confirmó como la banda a seguir por los argentinos y algunos países vecinos. En 1986 hicieron una serie de presentaciones en el teatro Obras, presentación que sirvió como catapulta para videos que tenían mayor distribución en otros países latinos, y los consolidó como ídolos por la frescura de tener música de alta calidad en Español. Es difícil olvidar, para los fans, de las imágenes similares a la Beatlemanía en Chile en 1987, donde prácticamente se sentía un poco de miedo lenos integrantes del grupo. La gente apreciaba esa música que nadie más les había ofrecido en su idioma.

La obra de Cerati siguió in-crescendo con experimentos que terminaban influenciando a los potenciales músicos latinos. Ejemplo de eso serían discos como “Dynamo”, donde se usaban botellas para generar percusiones, efectos de guitarra sobrepuestos, intercambio de instrumentos, etc. El disco “Canción Animal” también uso algunas técnicas de grabación que no sonaban en la música en español, igual que los sampleos en “Sueño Stereo”, así como una canción totalmente electrónica (X-playo).

Y si Cerati estaba experimentando en los últimos discos de Soda Stereo, su etapa como solista fue aún más allá. El albúm “Bocanada” fue una gran partida del sonido que había tenido Soda Stereo, incluyendo música con gran parte de electrónica, una con orquesta sinfónica, y temas que prácticamente servían como himnos para su público, como “Puente”, donde se oye una especie de agradecimiento a los que seguían con él en el coro “Gracias Por Venir”.

Con excepción del disco más rockero de su etapa solista (Ahí Vamos!), los discos que sacó Gustavo iban con la intención de agradar a una sola persona: al mismo Gustavo. No tenía compromisos con nadie, lo cual a veces repercutía en las ventas de sus discos. No obstante, para él lo importante era mostrar que podía ir en la dirección que quisiera, experimentar como quisiera (hasta con música para películas, como +bien), y que al final ese era un producto de calidad, sólo hacía falta escucharlo bien.

Gustavo también dejó grandes colaboraciones. Desde la guitarra en “La Bestia Humana” del primer disco de Caifanes, hasta los muchos temas que se compilaron en el disco “Satélite”, con intérpretes como Shakira, Mercedes Sosa, y una excelente versión de “Bring on the Night” de The Police junto con Andy Summers llamada “Traeme La Noche”, donde el mismo hizo la adapatación a la letra.

Cerati, o mejor dicho, el Maestro Cerati partió de este mundo con una maleta repleta de logros. Mientras que algunas bandas desde Argentina hasta México no dejaban de hacer música que era muy para ellos, y para poco público, Gustavo se encargó de enfocar la mirada de muchísima más gente hacia su proyecto. Una vez con su atención, decidió darles cosas que nunca se imaginaron, casi como dice su canción: “Cosas Imposibles”.

Hago alusión a lo que Steve Jobs decía de sus productos: “El público no sabe lo que quiere, nosotros se lo tenemos que enseñar”. De esa forma, Cerati dio a la comunidad latina una obra de calidad músical, de letras poéticas y de producciones que no se veían, al menos, no en nuestro idioma. Es por eso que Gustavo trascendió, y en algún momento quizás, al menos para los latinos, se dirá que su música es la base de todo grupo musical de rock, como se afirma que The Beatles también lo son para cualquier grupo de rock.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s