Por Vonne Lara

Ah, la añorada época de los ochenta, cuando el futuro prometía modernidad, diversión y robots, y no una crisis climática.

*

De un tiempo para acá muchas series y películas han revisitado la década de los ochenta con el propósito de sacar el mayor provecho de lo que nos quedó cuarenta años después al acabarse la esperanza: la nostalgia

*

Recuerdo cuando era joven. Una frase que pude haber dicho hace diez años, esta mañana o que usaré dentro dentro de treinta… días, semanas o años.

*

Los ochenta se recuerdan con el mismo truco con el que se recuerda a la adolescencia: nada por aquí, nada por allá, borre las partes feas, achate los filos, olvide la incertidumbre que sentía entonces. Ya la tiene, ahora maquíllela con nostalgia. Estará a la moda.

*

 Los ochenta y la adolescencia:
en ambas creímos a ciegas que la felicidad sería ineludible.

*

Hay inocencias por las que valdría la pena volver atrás unas cuantas décadas:

¿Se acuerdan cuando fumar era bueno?

*

De todos mis recuerdos improbables hay uno que considero el más viejo: estoy con mi hermana viendo la televisión. Ella lleva el pelo suelto y un trajecito amarillo de tela de toalla, yo mi blusa favorita, la de mangas de beisbolista que tenía impresas salpicaduras de pintura de varios colores. El otro día encontré esa fotografía.

*

El valor de los días comunes aumenta proporcionalmente con el paso de los años. También el peso de nuestros anhelos incumplidos.

*

Cuando mi mamá tenía la edad que hoy tengo era tan vieja para mí como lo soy para mis hijas.

*

A veces tomo sentido del tiempo y no extraño nada.

*

Compadezco a los niños, siempre están a cargo o al cargo de adultos.

*

Un día, al llegar a casa luego de un viaje a la playa, mis padres

me despertaron en vez de cargarme como siempre habían hecho cuando fui niña.

*

Nunca imaginamos que el futuro sería tan retro.

*

Si lo único que va quedando en nuestra memoria son imágenes sueltas de algunos días,

y gracias al exacerbado clima de nostalgia de hoy en día,

recordaré mis cuarenta con la misma pátina que recuerdo mis días de secundaria.

*

La juventud se acaba cuando comenzamos a usar la frase “hoy en día”.

*

El exceso actual de nostalgia por los años ochenta

está dilapidando nuestra oportunidad de añorarnos cuan miserables somos.

*

 Me recuerdo en los años noventa con una febril añoranza por los años sesenta.

*

¿Cuál época de los ochenta extrañaremos más, la de los años ochenta o la del 2018?

*

No me gusta presumir de mi infancia sin internet.

*

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s