Fuego

Por «Rosa etérea» / Imagen: DreamsTime

Hay ojos de todo tipo, aquellos como hielo gélido, otros como la noche y otros cuya flama inmortal calcinan el alma de sobre quién se posan. Aquellos ojos de hielo, aún los recuerdo como si el tiempo no hubiese pasado. Son tantos los años y el silencio de su dueño se hace patente. Perdido entre el delirio y las líneas de código, aislado y encerrado como una amenaza, como un león que jamás podrá recuperar su reino.

Los ojos de noche sin estrellas de muchos de ellos, abundan y deambulan por todo tipo de ciudad. Son símbolo de una disonancia en su corazón, una falta de coordinación con el cerebro. Caminan sin rumbo y se pierden en las multitudes, los sigue su sombra, nunca termina de alejarse ni de acercarse a ellos. Los cables de sus sentimientos cruzados haciendo cortocircuito, no podrán jamás desenredarse.

El fuego, extraño, de alguien que vive en un bosque, cuya sonrisa amable sólo sabe convivir con los animales. Aparenta amabilidad hacia sus congéneres homo sapiens, sin embargo, sus pensamientos se ocultan detrás de un silencio o se disfrazan tras comentarios vacíos adornados con sonrisas. Su máscara se cae en cuanto me mira. Ese instante. Pasando por la muchedumbre, su mirada se posó sobre mí, me encerró en ella. Todos dejaron de existir, y pude comprender que los comentarios que hacía eran el humo, eran las señales de una pasión que arde, que podría quemar un bosque, el bosque en el que se refugia. Y como incendio forestal, se arremolina en él la furia que siente. Sin una palabra, lo único que puedo traducir en mí son un montón de lágrimas, que esperan ahogarse en ese fuego.

El miedo de verme acorralada en esa tormenta feroz, el pavor de perder mi sendero, el terror de consumirme en la nada. Mis lágrimas no pararán hasta consumir el incendio.

Autor: Arturo Rodriguez García

Creador del proyecto Notas Sin Pauta. Es además, reportero en el Semanario Proceso; realiza cápsulas de opinión en Grupo Fórmula y es podcaster en Convoy Network. Autor de los libros NL. Los traficantes del poder (Oficio EdicionEs. 2009), El regreso autoritario del PRI (Grigalbo. 2015) y Ecos del 68 (Proceso Ediciones. 2018).