Ni Una Más en Chimalhuacán

PIDO LA PALABRA

Involucramientos y diversidades

Por: Vica Rule / Imágenes: Yolanda Martínez

¿Tú que hubieras hecho en mi lugar?

Si mis asesinos son servidores públicos, ¿en quién acudimos?

¿O en quién confiamos?  ¿Tú crees que pueda haber justicia?

Familiares de Víctor Emanuel Martínez 16 años

El municipio de Chimalhuacán es uno de los lugares más peligrosos para ser mujer en el Estado de México y quizás en el país. Lo es por el alto índice de feminicidios registrados en esta demarcación (en el 2019 han sido asesinadas 2 mil 833 mujeres en nuestro país, el Estado de México ocupo el segundo lugar con 81 casos investigados como feminicidios de 339 asesinatos de mujeres ocurridos, según datos publicados por la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos y por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública). Actualmente, junto con Ecatepec, es el municipio encabeza la lista del mayor número de feminicidios en el Estado de México.

También lo es por la ineficacia, la negligencia, y la indiferencia de las autoridades del Tribunal de Justicia del Estado de México (TSJEM),  la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) por la inacción y el fracaso en todos los temas de seguridad pública del actual gobernador Alfredo del Mazo. y por la falta de una auténtica política de Estado para contener y erradicar esta problemática más allá de la simple y aislada alerta de género.

Peo es por una indiferencia ciudadana que se ha adaptado al terror de vivir en una realidad donde cualquier adolescente, hermana o hija o pueden desaparecer. Así nomás, sin que las cámaras y los sistemas de seguridad municipal o estatal proporcionen alguna información. En Chimalhuacán las mujeres, en general, pueden desaparecer sin que nadie haga o sepa algo, sin que las autoridades sean sensibles y hagan lo que les corresponde.

Y por una falta de organización de las propias mujeres y ciudadanos que habitan en este municipio para exigir el derecho a la seguridad pública. Obligación ciudadana de exigirla y obligación de Estado de brindarla. No olvidemos que el objetivo y el sentido mismo de Estado, entre otros vectores, es proporcionar derechos sociales constitucionales dentro un marco mínimo de seguridad pública para todos.

0-1 2

El feminicidio de Diana Velázquez Florencio, en 2017, y la desaparición de Norma Vianey García, en enero del 2018, lamentablemente, ejemplifican la insensibilidad y los malos tratos de las autoridades con los familiares de las víctimas, el ocultamiento de pruebas o datos relevantes para la investigación, la falta de orientación jurídica y el fracaso verificable de los protocolos de atención de feminicidio en el Estado de México.

En este contexto los familiares de Diana Velázquez se enfrentaron a la típica negligencia del Ministerio Público de Chimalhuacán. Acudieron a denunciar su desaparición; la buscaron por días, pegaron el volante proporcionado por las autoridades por calles y paraderos de autobuses. En realidad al poco tiempo de su desaparición su cadáver ya se encontraba dentro de las instalaciones del SEMEFO. La Dirección de Servicios Periciales lo hizo pasar como de sexo masculino para imposibilitar su localización y disminuir la estadística en este tipo de delitos.

Su hermana Laura, casi de manera providencial, la encontró ya irreconocible por el tiempo que había pasado. Lidia Florencio, mamá de Diana, ni siquiera tuvo la oportunidad de verla muerta. Por esas razones junto con Lourdes Arizmendi mamá de Norma Vianey García han tenido que iniciar una organización y una lucha para exigir en ambos casos justicia; han tenido que organizarse con activistas sociales, colectivas como la Red de Mujeres de Oriente y Nos queremos vivas de Nezahualcóyotl.

Junto con otras mujeres organizaron el Primer Encuentro de Mujeres de Oriente del Estado de México (8 y 9 de Febrero del 2019), han realizado conferencias de prensa, dado entrevistas y, en diciembre del año pasado, viajaron al Estado de Chiapas para estar presentes en el Segundo Encuentro de Mujeres que luchan en el Caracol de Morelia Torbellino de nuestra palabra: “huellas del caminar de la Comandanta Ramona”. Haciendo eco de lo dicho por las mujeres zapatistas en la clausura de su encuentro. ”Si cualquier mujer en cualquier parte del mundo, de cualquier edad, de cualquier color pide ayuda porque es atacada con violencia, respondamos a su llamado y busquemos la forma de apoyarla, de protegerla y de defenderla.” el pasado domingo 19 de enero convocaron a una marcha a propósito del aniversario de la desaparición de Norma Vianey.

0-3
Una vez más fueron apoyadas por colectivas y por  familiares de víctimas que han seguido el mismo camino de exigencia de justicia para sus hijas como Irinea Buendía del caso Mariana Lima y Aracely Osorio de Levy Osorio Berlín. La marcha fue conmovedora, la organización como siempre compleja y difícil, no obstante  superaron las diferencias secundarias, las adversidades materiales, el hostigamiento de agentes de seguridad y las agresiones de conductores. Ellas han salido a las calles de Chimalhuacán para exigir justicia para Vianey y Diana.

En sentido contrario, hasta el día de hoy sigue faltando una mayor atención, seguimiento y voluntad  de las autoridades para esclarecer estos casos. Pasar de lo declarativo, de lo formal y de algunas disposiciones limitadas como la alerta de género a una política de lo fáctico, de lo verificable que atienda de manera directa y erradique en verdad esta violencia en Chimalhucán y en otros municipios.

Empero, no sólo es una cuestión de falta de voluntad y sensibilidad por parte de las autoridades. Hay la necesidad  urgente de una depuración de las policías en el Estado de México porque cerca de un 40% de sus policías del Estado carecen de certificación, según datos oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, y, por lo menos, la renuncia de la misma Marcela Cervantes Guerrero, actual titular de la Secretaría Estatal de Seguridad Pública.

Dada la gravedad de la situación, en este momento, no es exagerado decir que mientras en Chimalhuacán como en otros municipios del Estado de México y el país se siga desapareciendo y asesinando a mujeres en tal magnitud, estamos ante un Estado fallido, ante un “Ogro filantrópico” cada vez menos generoso y, por el contrario, más inoperante, torpe y rebasado por la inseguridad pública, la falta de atención a las víctimas y por una violencia estructural del país. Porque cuando las autoridades callan, se vuelven omisas y convergen con grupos delincuenciales las paredes hablan, las mujeres salen a las calles y con toda legitimidad exigen verdad y justicia. El reclamo de ni una más debe ser sentido común compartido por toda la sociedad si queremos seguir siéndolo.

Autor: Arturo Rodriguez García

Creador del proyecto Notas Sin Pauta. Es además, reportero en el Semanario Proceso; realiza cápsulas de opinión en Grupo Fórmula y es podcaster en Convoy Network. Autor de los libros NL. Los traficantes del poder (Oficio EdicionEs. 2009), El regreso autoritario del PRI (Grigalbo. 2015) y Ecos del 68 (Proceso Ediciones. 2018).

2 pensamientos

  1. Excelente artículo definitivamente debemos luchar contra la violencia hacia nuestras mujeres y también hacia nuestros niños porfavor amplíen la infomrcaion quizás a nivel latinoamerica muchas gracias. Atte Pablo Berríos.

    Me gusta

  2. Gracias por compartir tu comentario Pablo Berrios, estoy de acuerdo contigo la violencia desmedida hacía las mujeres en México es algo que nos debería ocupar a todos. El próximo 8 de marzo sera una coyuntura propicia para ahondar en estos temas. saludos y gracias por participar en Notas Sin Pauta.

    Me gusta

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s