Mayahuel: una historia de amor

#EnElÚltimoTrago …

Por Fernando Rubí / Casa León Rojo

Por la cercanía con el 14 de febrero y la vorágine de la publicidad que llama a que celebren en este día, y no los 364 días del año, al amor y la amistad, les comparto la Leyenda de la Diosa Mayahuel, una historia de amor.

Mayahuel la diosa de los cuatrocientos conejos y numerosos senos, los cuatrocientos estados de la embriaguez, símbolo de la fertilidad y cabeza de los dioses mesoamericanos del pulque (neutle). Algunos la identifican como la diosa del aguamiel. Un dato curioso es que Pantecalt, esposo de Mayahuel, estableció que la ingesta del Pulque fuera de cuatro tazas ya que la quinta resultaba excesiva, ergo, alcoholímetro mesoamericano.

Los dioses al ver tristes a los hombres, quienes no les alababan, comenzaron a discutir sobre qué les podían regalar para que se regocijaran con el fin de tomar gusto por vivir en la tierra, los alabaran, cantaran y les danzaran, pensaron en comida dulce, otros en telas para las noches frías y coloridas para el día, sin embargo, no se ponían de acuerdo. Ehécatl – Quetzalcóatl, dios del viento cósmico, en su corazón pensaba dónde podría encontrar un licor para entregar al hombre para hacerle alegrar y le vino a la memoria la diosa virgen llamada Mayahuel.

La diosa es representada como una joven mujer que surge de la floreciente planta de metl, en ocasiones se le muestra con pulque en las manos o fibras o espinas de agave.

Ella que vivia apartada en el cielo con su abuela Tzitzímitl, un demonio celestíal de la oscuridad cuyo fin era impedir que el sol se postrara, la cuidaba celosamente prohibiéndole salir sin su permiso so pena de perder la vida como castigo a su desobediencia.

Además de su belleza, la diosa poseía una planta que podía otorgar a los hombres alegría, techo, bebida, y comida entre otros dones. El joven dios Ehécatl – Quetzalcóatl decidio viajar en la noche mientras todos dormian para buscar a la diosa que vivía en un lugar lejano y casi prisionera de su abuela.

“Te vengo a buscar para llevarte al mundo” – le dijo a la virgen que dormia acompañada de sus dos hermanas y abuela, le habló con sus suaves palabras con el fin de convencerla para que lo acompañara al mundo de los hombres para compartir su planta.

La joven diosa decidio escapar con Ehécatl – Quetzalcóatl, durante su huida los dos dioses se enamoraron sin poner obstaculo alguno, se prometiron amor eterno una vez que lograran su proposito: otorgales la planta magica a la humanidad.

Ehécatl – Quetzalcóatl cargo sobre su espalda a la diosa y descendieron juntos al mundo de los hombres. Una vez en la tierra los dos enamorados se tranformaron en un árbol de dos ramas, Quetzalhuéxotl compuesta por Ehécatl – Quetzalcóatl y Xochicuáhuitl conformada por la diosa virgen.

La abuela al despertarse y percatarse de la ausencia de su nieta, Mayahuel, mando a llamar al resto de los Tzitzimime (demonios celestiales) y descendieron para buscar a la osada diosa.

La abuela al pasar cerca del árbol, vio una rama en el suelo, descubrió a los profugos, lanzó un rayo para separar la rama en la que se habia tranformado Mayahuel, una vez en la tierra dio su cuerpo como alimento a los Tzitzimime que la devoraron y dejaron sus restos antes de regresar al cielo donde vivian, Ehécatl – Quetzalcóatl habia quedado paralizado por ese rayo, una vez pasado el efecto retomó su forma humana recogió lo que quedaba de la diosa y lo plantó en la tierra, los dioses enamorados habian cumplido su proposito: otorgarle a la humanidad un regalo que les diera alegría, el origen del metl (agave).

Independiente de las distintas versiones de la leyenda, hay una controversia que surge entre los nombres: Mayahuel o Meyehueal que de acuerdo con algunos expertos en náhuatl significaría “lo que rodea al agave” del cual se podría interpretar como el espíritu divino que rodea el agave, esta versión basa se en Santa Cruz Meyehualco, poblado de Iztapalapa, la evidencia del correcto nombre de la diosa.

Mayahuel no es la diosa ni del tequila ni del mezcal ni de ningun otro destilado de agave, este es un artificio publicitario que la industria pretende imponer entre sus consumidores a punta de repeticiones, muchas marcas difunden esta versión sin hacer una mínima investigación en fuentes confiables. La Leyenda de Mayahuel, es parte de la cosmogonía de Mesoamérica donde se le identifica como la portadora del metl (agave), algunos le identifcan la capacidad de otorgar el aguamiel y no el pulque.

Sabemos muy poco del actuar erótico y sexual de las culturas mesoamericanas, se supone una rigidez moral que les imposibilitaba o impidedía encontrar el amor y placer sexual, nuestro colonialismo nos hace aceptar las practicas Dionisiacas o las Bacanales como única expresion de estos sentimientos, se nos olvidan nuestras culturas mesoamericanas como las asiáticas, árabes, oceánicas o maoríes.

0-1

La última y nos vamos …

En esta ocasión y sin pretexto comercial de por medio, celebren amándose y queriéndose, hagan el amor, disfruten de esa persona que los acepte y acompañe, este y todos los días para esto les recomiendo unos mezcales:  A. potatorum a 48º acompañado de un mouse de chocolate amargo y A. durengensis a 45º con un helado de dulce de leche, dos delicias para compartir con amigos, seres queridos, parejas, …

 

Nuestra recomendación literaria de esta semana:

  • Erótica nahuatl

Miguel León-Portilla

Artes de México

  • Histoire du Mechique

André Theve

  • Historia general de las cosas de Nueva España

Fray Bernardino de Sahagún

Mezcal_Indomito_500x110

 

Hagamos contacto:

 

http://www.casaleonrojo.com

 

Instagram: @casa.leon.rojo

Twitter: @CLeonRojo

Facebook: @cleonrojo

 

Fernando Rubí León

 

 

 

Autor: Arturo Rodriguez García

Creador del proyecto Notas Sin Pauta. Es además, reportero en el Semanario Proceso; realiza cápsulas de opinión en Grupo Fórmula y es podcaster en Convoy Network. Autor de los libros NL. Los traficantes del poder (Oficio EdicionEs. 2009), El regreso autoritario del PRI (Grigalbo. 2015) y Ecos del 68 (Proceso Ediciones. 2018).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s