Mujeres, las causas de la indignación