Sororidad, violencia y privilegio

Fotografía: Paola Camarena

Era junio de 2019, había ido a Ciudad de México en una escapada de fin de semana. Había sido la ceremonia civil del matrimonio de una amiga, quien juraba se quedaría soltera. Yo, mientras tanto, el día anterior había salido a cenar a una cita que jamás se repetiría, y jamás volvería a ver al individuo, sin embargo, estaba encantada con la idea de que ello fuese el inicio de algo nuevo. Tan ilusa.

Después de ir por el Ángel, que sería marcado unas semanas después por las marchas, y entrar al Museo Tamayo, admiraba el arte referente a los psicotrópicos, un Picasso erótico, y tantas hermosas obras de arte. Salí de allí y me dispuse a revisar mis redes sociales. Twitter supongo, es el hervidero de cólera espontánea más grande del mundo, y no fui inmune a la indignación que me causó un Twit de Guadalupe Loaeza con respecto a la vestimenta de la embajadora Martha Bárcena, a quien le hizo comentarios inapropiados. Terminé reprochándole a la autora de tan desafortunado comentario, en un Twit que tuvo 447 me gusta y 55 retwits (no tantos porque realmente no soy twitstar ni mucho menos), donde criticaba su clasismo y mezquindad. No me retracto, no estoy de acuerdo que haya hecho esos comentarios que en vez de aportar, sólo nos dividían.

Marzo 2020 es la fecha en la que está estallando la revolución violeta. Ha pasado casi un año y me encuentro de nuevo con esta autora haciendo confesiones por Twitter acerca de la violencia que sufrió en su matrimonio. Eso me hace pensar que el comentario de 2019 nació de haber estado tan inmersa en el heteropatriarcado que aunque haya sido violentada reiteradas veces, seguía sin notar que actuaba bajo los protocolos que nos son impuestos a las mujeres.

Pero no es solamente ella, son varias las mujeres que se ven atadas de manos, que han sido violentadas y amenazadas por sus entornos familiares cercanos, que tienen que vestir de tal o cual forma, que se tienen que comportar de ciertas maneras, para no ser violentadas más aún. Sus comentarios incluso pueden revolver acerca de hacer dietas, operarse, usar cierto tipo de indumentaria para “no quedar en ridículo”,  que “no las abandonen los maridos”, etc. Cosas tan insignificantes como traer el pelo corto pueden generar comentarios desagradables cuestionando la calidad de mujer que una es.

Pero no sólo eso, la violencia hacia la mujer y el culmen del mismo dando resultado el feminicidio, no es exclusivo de las mujeres pobres, sin embargo, es más pronunciado en este grupo vulnerable. Recordemos el caso del feminicidio en el privilegio, como el de Abril Pérez Sagaón, cuyo asesinato fue orquestado presuntamente por quien fue su marido. O el más reciente, el de la estudiante de la Universidad Iberoamericana de León Guanajuato, Nadia, quien había colocado una imagen en su muro simulando su desaparición para generar conciencia. Ella era feminista y participaba en la concientización de la violencia hacia la mujer. La mataron 2 días después, en la madrugada del 8 de marzo. La situación fue poco difundida.

La violencia feminicida está presente en todos los estratos, por lo que hay que visibilizar que incluso en el privilegio se vive ello también para que, consecuentemente, aquellas mujeres que gozan de mayor acceso a la información y otros medios, puedan formar sororidad con las más desfavorecidas. Espero pues que la autora a quien señalé el año pasado por sus comentarios poco sororos se una a todas. La sororidad y la formación feminista toma tiempo, sólo espero que tome conciencia y vea que las mujeres pese a la diferencia en nuestros entornos, somos todas susceptibles a vivir la violencia.

Autor: Arantxa De Haro

Escritor amateur, multidisciplinario por pasatiempo, aficionado a los idiomas

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s