Economía de la base

En el último trago

Por Fernando Rubí León / Casa León Rojo

Se vislumbran días para guardarse, en donde la organización de la comunidad será muy importante para contener el contagio. Los medios de comunicación dominantes se centran en las poblaciones urbanas, en lo que se hizo o se dejó de hacer o se debería hacer según las experiencias en Europa. Desafortudamente esta cobertura no abarca ni a todos los segmentos de la población ni a las zonas más desafavorecidas del país como las rulares.

Lo pongo de la siguiente manera: la señora de la esquina que vende tamales y atole todas las mañanas para las hordas de oficinistas será obligada a irse a su casa para impedir su contagio y evitar que contagie a otros, sin embargo, las medidas de aislamiento le provoccarán una baja inmediata en sus ingresos; en el mismo caso están la mayoría de los trabajadores del sector gastronómico (restaurantes, cafes, bares y cantinas) que por lo general no cuentan con un salario fijo ni seguridad social y su ingreso lo balancean con las propinas que los comensales y parroquianos dejan. Esta franja de la problación verá disminuidos sus ingresos de manera instantanea y lo mismo sucederá con los pequeños productores que dependemos del consumo de los restaurantes, bares y cantinas, los pequeños productores que no tenemos contratos a largo plazo y vamos al día con el pago de nuestros colaboradores porque el esquema de ventas que tenemos esta ligado a la demanada mensual de los puntos de consumo, el cierre de estos establacimientos y el aislamiento (adecuado propuesto) de la población nos llevará casi a la agonía.

Los meseros, garroteros, anfritiones y demas trabajadores de los centros de consumo así como los trabajadores independientes, artistas, contratados por honorarios y otros que se encuentran bajos estos esquemas sentirán el impacto del cierre de actividades de una manera mayúscula.

Las élites y la clase media estan pugnando por el cierre total, medida adecuada, sí tuvieramos un nivel de recuadación que corresponda con las necesidad reales de la población estas medidas tendrían menor impacto pero no es así, el nivel de pago de contribuciones es bajo y son principalmente las grandes compañias las que siempre tienen un trato preferencial y difenciado, es decir, les condonan el pago o se los reducen, al final reciben un benenficio.

En vísperas de que las medias de contención del contagio por COVID-19 entre en su segunda etapa, la ansiedad de las clases altas y media porque todo se acelere se ha esparcido con mayor velocidad que el contagio de este virus, sin embargo, detrás de ello se asoma la falta de empatía hacia el desfavorecido, las élites y la clase media en ese aspecto se caracterizan por carecer no solo de empatía sino del reconocimiento que ellos han sido los beneficiados de un regimen que profundizó las desigualdades y favoreció a los lambiscones y acríticos, este es un problema estructural de la sociedad mexicana pero, principalmente, de nuestra economía.

La economía de México no es competiva ni innovadora, al menos no como pregonan la mayoría de los articulistas especializados. Nuestra economía es dominada por una pequeña oligarquía que no ha ganado su lugar por meritos propios sino por sus relaciones políticas y de poder más que por ofrecer productos y servicios de calidad; esta oligarquía tiene prescencia en todos los sectores productivos, esta élite y su clase media acrítica no tendrá el mismo impacto en sus ingresos por las medidas adecuadas de contención del contagio del COVID-19 como la base de piramide poblacional y empresarial (MiPyMES) quiene seremos a los que más nos impactará.

Otra de nuestras fallas estructurales es la (adecuada) falta de recaudación de los ingresos y el exceso de endeudamiento de los tres niveles de gobierno. Ni las empresas ni los gobiernos pueden operar con dinero prestado que a largo plazo es más caro. Las empresas son poco dinámicas y competitivas, tenemos un nivel bajo de contratación formal aunado a un poder de compra que apenas se empieza a nivelar, son los problemas estructurales que hacen que la sociedad y economía de México enfrenten a su némesis ante eventos como el COVID-19.

De acuedo con el INEGI la ecomomía informal alcanza del 60 al 80 por ciento de la actividad económica, un dato que no recibe mayor difusión por parte de los articulistas, esto indica que somos una economía informal y este es el sector mayoritario entre nosotros, esta es una falla estructural que por conveniencia política y de poder no se ha querido enfrentar ni disminuir.

Son estos momentos y eventos donde se encuentra la repuesta al ¿para qué pago mis contribuciones? En estos momentos contar con un recaudación solida y estable nos haría enfrentar de manera menos incierta el porvenir.

 

Ante lo inevitable y en preparación les hago el siguiente llamado:

  • Identificar a nuestras poblaciones vulnerables, adultos mayore de 65 años y aquellos que padecen una enfermedad que les disminuya las defensas para ayudarlos y protegerlos.
  • Identificar a las personas que tienen pequeños comercios, su fuente de ingreso es la venta de sus productos, a fin de que durante el aislamiento les ayuden y hagan pedidos que puedan ser entregados en su domicilio.
  • No usen las Apps que no protegen a sus repartidores.
  • Consuman local
  • No caer en pánico
  • Hacer caso solo de información oficial

 

Apoyémonos entre todos con estas pequeñas acciones dentro y para la comunidad, para que la economía de la base no sea vea tan impactada, mostremos esa empatía necesaria ante este y otro tipo eventos de igual o de mayor relevancia.

Sí en verdad nos consideramos un pueblo solidario es hora de demostrarlo con los menos favorecidos y desprotegidos.

0-1

La última y nos vamos …

 

Como el tiempo que tengamos que estar en aislamiento puede ser prolongado les dejo unas sugerencias para hacer llevadero su encierro:

 

Bajo el Volcán de Malcolm Lowry.

Alcoholes de Guillaume Apollinaire.

Notas de un viejo indecente de Charles Bukowski.

El perseguidor de Julio Cortazar.

Trópico de Cáncer / Trópico de Capricornio de Henry Miller.

Black Out de María Moreno.

Retrato del artista cachorro de Dylan Thomas.

Robaiyyat de Omar Jayyam.

 

Además, en la siguiente liga encontrarán titulos descargables bajo el esquema Copy Left sobre Ciencia, Tecnología, Sociedad y Cultura, muy recomendables como cura ante la epidemia de ignorancia y pánico:

http://scifunam.fisica.unam.mx/mir/copit/

 

Hagamos contacto:

www.casaleonrojo.com

Instagram: @casa.leon.rojo

Twitter: @CLeonRojo

Facebook: @cleonrojo

 

Autor: Arturo Rodriguez García

Creador del proyecto Notas Sin Pauta. Es además, reportero en el Semanario Proceso; realiza cápsulas de opinión en Grupo Fórmula y es podcaster en Convoy Network. Autor de los libros NL. Los traficantes del poder (Oficio EdicionEs. 2009), El regreso autoritario del PRI (Grigalbo. 2015) y Ecos del 68 (Proceso Ediciones. 2018).