Bipolar

Por José Reséndiz


Te seguiré escribiendo

hasta verte con canas

o sin cabello.

Aún cuando tus huesos

ya no tengan el suficiente

calcio y tu mandíbula haya

perdido su fuerza.

Después que la miopía

no te permita encajar

el hilo en la aguja

o cuando tenga que soportar

tu berrinche antes de darme

la cena, porque solo así creerás

que de verdad quería

envejecer contigo.

Y creéme,

para entonces no estaré

tratando de soportar

tu bipolaridad sino

delineando cada arruga de tí.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s