COVID19: la vida de una Drag Queen en los tiempos de la pandemia o un capitalismo insostenible (2)

Fotografías Fernanda López

PIDO LA PALABRA

Involucramientos y diversidades

Por Vica Rule

La vida ha cambiado

Lentejuelas, plumajes, telas multicolores y multiformes; tiaras, diademas, pelucas proliferantes, diversas, múltiples y sonrientes; vestidos largos o cortos de pronto inmóviles, silenciosos; cinturones árabes sin ritmos en las caderas vibrantes, expectantes del regreso a los escenarios; espacios neo barrocos o neo barrosos con sombras y luces, llenos polvos y delineadores, con aplausos y luces de neón.

Para llegar al fin de mes, Rudolf, costurero que en su vida artística se hace llamar Ruda Puda, en la ciudad de Berlín, Alemania, a partir de la pandemia del COVID19 ha tenido que dejar los escenarios y la costura de lujosos vestuarios para sus presentaciones contratadas, en lugares como el Divine Caruusel, llenas de magia y música latina, para hacer la costura de la prenda internacional de moda en los actuales tiempos de la pandemia como es el cubre bocas, con diseños propios y de gran éxito en su venta por redes sociales.

Ruda Puda, no sólo lo hace para sobrevivir, también hace donaciones para quien no pueda adquirirlos. La creatividad de ella es recurrente en muchos ciudadanos que hoy se dedican a este tipo de ventas de moda para cubrir los gastos de la escuela de los niños o la canasta familiar. Ruda es una figura simbólica de la sobrevivencia en los actuales tiempos de contingencia sanitaria.

La incertidumbre de lo que vendrá después del regreso de nuestro actual confinamiento es la única certeza que tenemos. La gran imaginación de Ruda es necesaria hoy para las multitudes ciudadanas que viven en la precariedad laboral, en la sobrevivencia cotidiana y en los márgenes del desarrollo capitalista donde no hay medios materiales ni financieros para mantener el actual confinamiento sin salir a trabajar.

0-1

No sólo se trata de un cambio en las rutinas cotidianas de cada persona, sino de una paulatina y profunda transformación de todos los ejes civilizatorios que tenemos. Como una necesaria salida de nuestro individualismo hacia los Otros  o, lo que sería lamentable, una regresividad a lo pre civilizatorio, a la ley de la Selva, del sálvese quien pueda en el contexto de esta guerra bacteriológica y de una disputa por los poderes financieros globales

 

Un capitalismo insostenible

La disyuntiva general, en los actuales tiempos de la pandemia, es reforzar la experiencia de lo común y de lo comunitario casi por sentido común de sobrevivencia planetaria o el regreso de los Bárbaros, de los buitres financieros internacionales con más sed de odio y de venganza contra las mayorías de desposeídos, contra las multitudes inmersas en la precariedad laboral, y en la angustia de pegar una renta de un local o de un lugar para vivir.

La profundidad de la crisis del modelo capitalista se ha evidenciado en el colapso de los sistemas de salud en los países metropolitanos incluyendo las principales ciudades de Estados Unidos, lo cual significa no sólo el grado de corrupción en esos sistemas hospitalarios norte americanos sino también, la subordinación al mercado y el pleno abandono de los Estados Nación del concepto de la salud pública.

En nuestra región de Latinoamérica el daño social por la falta de sistemas hospitalarios eficientes se ha evidenciado en lugares como Ecuador. Tanto en los países imperialistas como en los periféricos o coloniales el capitalismo no invirtió en los sistemas de salud como debiera ser, lo cual significa que no le interesan los seres humanos.

La lección mostrada para todos los habitantes del planeta es que el sistema capitalista es una especie de maquinaria abstracta que desplaza a la realidad misma; que parece subsumirlo todo, incluyendo a los seres humanos, a favor de la taza de ganancia y de las leyes del mercado. Esa “racionalidad” capitalista  es demencial e insostenible en el culto a la ganancia del capital sobre la vida misma; en la explotación infinita de nuestros recursos naturales finitos. El capitalismo en su periodo actual es suicidad y la actual pandemia del COVID19 lo ha demostrado en tiempo on line.

0

¿Comunismo o barbarie?

Todo indica que antes de parar la desaparición de la especie humana, la plastificación de nuestros mares o la intoxicación de los cielos, la maquinaria abstracta echada andar por el capitalismo salvaje parece no tener freno de mano ni golpe de timón. La naturaleza auto destructiva del capitalismo, su esencia misma, es la deificación del individualismo competitivo sobre el sentido colectivo y colaboracionista de la especie humana.

Por ello, los sujetos interesados en los cambios de emancipación o en la transformación profunda a favor de las mayorías ciudadanas tendrán que hacer, necesariamente, una reflexión en torno a que el neo liberalismo no es un afuera sino un adentro. No es un espejo que refleja al mundo sino mi propia imagen proporcionada por ese espejo.

La posibilidad de una alternativa Otra, implica revalorar y reconstituir al sujeto mismo desde las subjetividades más comunitarias, más solidarias y más respetuosas del planeta, de todos los seres vivos y del propio mejoramiento de la especie humana. En ese triple vector tiene que caber todo proyecto real de emancipación en los tiempos venideros.

Paradójicamente el confinamiento masivo de la población mundial nos da la oportunidad de hacer un abordaje a estos temas. Lo cual es necesario porque nos enfrentamos a un peligro mayor a nuestro regreso de actual cuarentena que es el endurecimiento de esa misma maquinaria abstracta para profundizar y ahondar la crisis. Es decir, cabe la posibilidad de que no hemos visto lo peor, sino estar en el preámbulo de una problemática mayor.

Todo indica en México que regresaremos a una prolongación y una profundización de una guerra asimétrica entre las potencias económicas y los países dependientes; entre los buitres financieros locales y las potencias plebeyas de los grupos organizados y los movimientos sociales dispuestos a defender sus derechos sociales y los contenidos constitucionales. En el futuro cercano necesitaremos mucho de la inteligencia creativa y del sentido común de apoyo solidario de la mencionada Drag Queen Berlinesa.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s