Te toca contar hasta diez

Mucho se ha comentado sobre la campaña #cuentahastadiez propuesta por el actual presidente de México. A primera vista parece una campaña “bien intencionada”, finalmente propone prácticas que hasta en yoga te recomiendan, respira profundamente, cuenta hasta diez, analiza la situación, opta por las acciones más pacíficas, dense un abrazo y continúen con la sana convivencia. ¡Qué bonita campaña! Desafortunadamente para AMLO, esta vez, no tuvo al subsecretario para explicarle cómo funciona la adrenalina en el cuerpo humano.

Como siempre las campañas del gobierno son tramposas, la falta de contexto, podría hacer pensar al pueblo que, el inocente AMLO, sólo quiere lo mejor para nuestro país. La realidad es que esta campaña nace como “estrategia” contra la violencia de género e intrafamiliar. Así que aquí propongo un nuevo conteo que pueda clarificar esta situación.

CERO: es el número de agresores que se detiene a contar y respirar profundo antes de agredir a sus víctimas y también es el número de estrategias que el actual gobierno ha implementado para combatir los feminicidios en México.

UNO: en 2019, México ocupó el primer lugar en feminicidios en una relación de 24 países incluido Brasil.

DOS: en febrero de 2019, se legitimó la cancelación de recursos a las organizaciones sociales, sindicales o del movimiento ciudadano, incluidos los refugios a mujeres víctimas de violencia.

TRES: El Reporte Anual 2018 de incidencia delictiva en Ciudad de México, mostró que, a inicio de 2019, los feminicidios aumentaron 8.6%.

CUATRO: 50% es el porcentaje de aumento en rescates a víctimas de violencia de género e intrafamiliar a través del programa Aislamiento sin Violencia.

CINCO: 59% de las mujeres que tienen pareja, en México, han sufrido alguna clase de violencia física, sexual o emocional.

SEIS: mejor dicho, sesenta, es el número de llamadas y mensajes al día, que recibe la Red Nacional de Refugios, por violencia contra mujeres.

SIETE: debido a la pandemia, la población más vulnerable, se encuentra encerrada con sus agresores.

OCHO: 88.4% es el porcentaje de las mujeres mexicanas que han sido agredidas en México y que no presentan denuncia.

NUEVE: y ocho de marzo, son las fechas que “se le olvidaron” a AMLO. Se le olvidó que 51.2% de su población tenía “ALGO” que decirle. Es importante recordar que el presidente de la República e gobierna para las mayorías, no para las minorías, como el consentido estimado Grupo Salinas, que jamás ha dejado de laborar, sin ser actividad esencial.

DIEZ: sigue siendo el número de muertas por día, en el país que tan “dignamente” preside Andrés Manuel López Obrador.

Pues ya, contamos hasta diez y seguimos enojadas, y lo único que el gobierno federal nos ofrece es una iniciativa machista y misógina que refleja una realidad de otra época, es bien conocido el gusto de AMLO por lo vintage, pero eso está bien para los muebles. Sexenio tras sexenio, hemos tenido que soportar que minimicen nuestra problemática, hemos tenido que soportar abusos, hemos tenido que callar. Pero hoy, como dijo Poe ¡nunca más!

Así que voy a regresar al CERO que es el número de veces que vamos a tolerar cualquier tipo de violencia y el número de campañas de este tipo que vamos a aceptar; no seguiremos permitiendo que se nos señale como las responsables de nuestras propias desgracias. Se nota que nuestro presidente, está lejos de comprender lo que se vive en un hogar con abusos físicos, sexuales, emocionales y mentales, sin embargo, dada la arbitrariedad y la dictatorial forma en la que toma decisiones, puede que sepa mucho de cómo ser un agresor emocional y mental y para ejemplo basta la manera en la que lleva las riendas de este país y la forma en la que censuró a su propia esposa para impedirle que participara en las actividades de los días ocho y nueve de marzo. Así como a la problemática de género, a ella también la minimizó y le impidió hacer valer sus derechos; ¿no es esa una forma de violencia?

No es conveniente pensar que quien sufre, sufre sola, que quien lucha, lucha sola o que quien escribe, escribe sola, soy la voz de todas las mujeres que estamos cansadas de que se generen este tipo de estrategias para calla bocas pero que están lejos de resolver algo. Hoy el panóptico esta sobre los hombros del presidente de la República, esperando que haga lo correcto, de otra forma, tal como lo dice el juramento que hizo al tomar protesta, la nación se lo demandará y puede confiar en eso. Si tiene alguna duda, que le pregunte a su vecino del norte.

Autor: Paola Licea

Soy amante de las letras y de los pensamientos. Licenciada en APOU Candidata a Mtra. En Humanidades