COVID19 USA: fin de la democracia o nuevas indignaciones y rebeldías (6)

PIDO LA PALABRA. INVOLUCRAMIENTOS Y DIVERSIDADES

Por Vica Rule

El confinamiento o auto confinamiento global marcado por la aparición del Covid19, es uno de los eventos que marcarán la historia de la humanidad en el presente siglo. Es una ruptura que, necesariamente, está destinada a marcar el rumbo de nuestras sociedades digitales en la búsqueda de objetivos económicos, culturales y organizativos, al menos, para las próximas décadas. Para bien o para desgracia, somos la generación que le tocó vivir el inicio de esa nueva forma de guerra planetaria llamada Covid19.

Ahora bien, desde el principio de la Pandemia, cuando la perplejidad, el miasma y la parálisis colectiva dominaba (y, en buena medida, aún sigue dominando) a los sujetos tradicionalmente organizados de nuestro país, reflexionamos y anticipamos que al regreso del confinamiento el mundo entero había cambiado. Hoy esa reflexión inicial es un lugar común repetido en múltiples espacios de nuestra vorágine comunicativa actual.

Quizás, lo que no se haya entendido enteramente, todavía, es que no se trata de un simple cambio de las rutinas individuales y colectivas, de adaptar y poner en marcha modificaciones secundarias o externas a la estructura de nuestros modelos sociales, para sobrevivir en términos individuales o como sociedad se trata de cambiar al modelo mismo y varios de sus ejes constitutivos, como el Estado.

Tiempos inciertos 

En esta ocasión, pido la palabra para compartir con los lectores, un apunte básico y provisional para algunas preguntas centrales en nuestro regreso colectivo de la Pandemia. En el contexto actual es pertinente preguntarnos: ¿importa la vida o, como decía Mujica, en México la vida no vale nada? ¿Quién pagara los costos del desastre y de la actual crisis económica en proceso, los de abajo y los que menos tienen o compartiremos el  costo de esa severa crisis, de manera equitativa y proporcional?,  ¿cuál es el horizonte inmediato o a mediano plazo, a la salida del confinamiento en México? En el marco de un debilitamiento gradual del proyecto de la 4T, y del acecho de las derechas tradicionales y del resurgimiento, cada vez con mayor fuerza, de las neo derechas y los neo conservadores en nuestras fronteras.

Sobre estas interrogantes, abiertas al debate de nuestros tiempos en esta oportunidad es pertinente agregar a  la reflexión colectiva, en primer lugar y a manera de conclusiones finales de esta serie de artículos que en el manejo de la crisis sanitaria en México, predominó por parte de autoridades la importancia del valor de lo económico sobre el valor de la vida: el presupuesto destinado al control de la crisis (comprar insumos es más fácil y barato que capacitar personal médico), la precipitación y la salida forzada, en el pináculo de la Pandemia, para echar andar la economía son aspectos evidentes de lo mismo. 

¿Quién pagara la crisis?  En términos oficiales existen ya un millón de trabajadores que han perdido el empleo por la actual crisis del Covid19. Sería pertinente saber: ¿cuánto ha ganado la plutocracia nacional en el tiempo de la actual pandemia? Circulan ya cifras sobre ese rubro a nivel Global y se confirma lo que ya sabemos o deberíamos saber todos, ningún plutócrata pierde dinero en el desarrollo de crisis económicas. 

Se dirá que el programa de préstamos a la palabra del Gobierno Federal va en ese sentido pero su diseño ha estado hecho a la medida del clientelismo político y de sectores cercanos, previamente empadronados como en la Ciudad de México. El valor del clientelismo político pesó más que la ciudadanización de esos apoyos y, lo más lamentable, no llego a los más pobres y a los que menos tienen. 

Por último, todo indica que al regreso de la Pandemia en México estará marcado por el conflicto de clases, por la polarización de los intereses de una forma más intensa de lo que ya se había venido sucediendo. Lo inédito es que sectores no organizados tradicionalmente, emergerán para poner en circulación sus propias demandas específicas: trabajadores informales y no empadronados, comerciantes, meseros, organilleros, trabajadores del gremio de los espectáculos, etcétera, ya han iniciado sus luchas desde el confinamiento.

Los últimos acontecimientos en Estados Unidos a partir del homicidio contra el ciudadano George Floyd el pasado 25 de mayo recuerdan algo que nunca debiéramos de olvidar: “la historia es un teatro de sorpresas”;  el escenario siempre de lo impredecible y lo inesperado. Los movimientos sociales y las protestas de indignados no surgen In vitro sino en los momentos más impredecibles y por motivos, incluso,  ajenos,  a las demandas ya circulantes en el escenario del conflicto social. 

USA: ¿Asistimos al fin de la democracia? 

La democracia en América no es una democracia. Es otra cosa, al menos no es lo que soñó e imagino hace más de un siglo Alexis de Tocqueville, quién en 1835 decía: “Entre las cosas nuevas que durante mi permanencia en los Estados Unidos, han llamado mi atención, ninguna me sorprendió más que la igualdad de condiciones” 

En la actualidad el país más rico del mundo cuenta con varias estadísticas que dejan ver la desigualdad social y el olvido de esa “Democracia” hacia sus propios ciudadanos; 40 millones de pobres, con una tasa de pobreza de personas discapacitadas del 21.0%. La desigualdad está marcada en términos raciales: los blancos representan una tasa de pobreza del 12.4%, los nativos americanos (27.6%), con los negros (26.2%) En términos generales 95 millones de norteamericanos vive al borde de la pobreza, (How the US Census Measures Poverty).

Esa creciente desigualdad social explica, en parte,  por qué el actual presidente de Estados Unidos gobierna con un porcentaje de votos mínimo de los norteamericanos. En síntesis es una democracia fosilizada y limitada al proceso electoral. Por ello, la irrupción inesperada de las protestas en torno al homicidio de George Floyd rompió un prolongado consenso pasivo de la sociedad civil de Estados Unidos.

Se ha despertado una oleada de protestas y de apoyos a la lucha contra el racismo en USA, hemos asistido a un despertar de las conciencias cívicas y democráticas, ahí donde menos creíamos en el corazón mismo del capitalismo mundial y del país más poderoso del mundo. Esas manifestaciones dejan varios aprendizajes: la crisis total de la narrativa del proyecto neoliberal, el despertar de una conciencia colectiva donde la lucha contra el racismo, en la actual coyuntura sanitaria actual, es una cadena de vinculantes con otras luchas e indignaciones. La lucha contra el racismo no sólo es eso es, necesariamente, una lucha contra el (des)orden capitalista imperante.

Es cierto, una protesta aunque sea global, no es un movimiento social, pero dependiendo de sus mismos actores puede llegar a ser un movimiento con un eje movilizador de las conciencias e irradiar un despliegue de demandas  específicas a nivel planetario; rescate de los sistemas sanitarios, ingreso universal básico, repartición de los costos de la actual crisis económica entre los que más tienen, una demanda generalizada por lo comunes como: derechos laborales, a la salud, derechos de inclusión de minorías.

Las protestas en torno al caso Floyd han motivado la salida pública de grupos neo fascistas en países como Francia e  Inglaterra, los tiempos venideros serán, de manera inevitable un enfrentamiento entre esos grupos neo conservadores y de corte fascista con una oleada progresista de las multitudes de indignados.La confrontación parece inevitable entre neo derechas que quieren detonar los proyectos democráticos de los Estados nación y las multitudes de indignados; el precariato mundial por la defensa de los derechos sociales, democráticos y los ejes constitucionales. ¿De qué lado estará en nuestro país el proyecto de la 4T? En ese sentido, el futuro de México es un horizonte incierto y abierto a los que los propios mexicanos hagamos o dejemos de hacer.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s