Los nuevos marcianos

DE UN MUNDO RARO

Por Miguel Ángel Isidro

“Crónicas marcianas” es el título de una de las emblemáticas obras del escritor norteamericano Ray Bradbury, considerada una de las obras maestras de la literatura de ciencia ficción.

El libro se conforma por 25 relatos, la mayoría de los cuales fueron publicados separadamente en distintas  revistas literarias durante dos años, para finalmente ser compilados y editados en conjunto por primera vez  en 1950. Los relatos tienen secuencia cronológica, y son ubicados imaginariamente entre los años de 1999 a 2057, y narran diversos episodios de la exploración y colonización de Marte por parte de los terrícolas, ante la necesidad de encontrar nuevos espacios habitables  por causa de la sobrepoblación y la acelerada escasez de recursos en nuestro planeta.

A través de su narrativa de ficción, Bradbury nos presenta un futuro melancólico y desolador, donde el hombre utiliza la tecnología para tratar de saciar su eterno anhelo de un mundo ideal, sin caer en cuenta de que la propia especie humana es en sí misma la plaga que aniquila su tierra originaria, tendencia que hace extensiva a cada nuevo territorio que descubre y habita.

La soledad, la melancolía, el racismo, el autoritarismo y la censura son algunos de los múltiples temas que aparecen entreverados en las maravillosas historias que conforman este volumen. Y en el fondo, la reflexión en torno al futuro que depara a la raza humana si no cuida su hábitat, que hasta la fecha, es el único espacio habitable que conocemos y al que tenemos acceso en el universo conocido.

Antes de comenzar la colonización de Marte, los humanos envían tres expediciones al planeta rojo; que terminan con resultados funestos, principalmente por la incapacidad de los expedicionarios para comprender la naturaleza de los habitantes nativos del nuevo territorio. Los marcianos desconfían e incluso desprecian a los terrícolas, llegando al grado de utilizar sus facultades especiales para hacerles frente. Una de ellas es la capacidad de los marcianos para adentrarse en la mente humana y distorsionar su percepción del exterior, llegando al grado de hacerlos incapaces de visualizar sus ciudades y construcciones, con la esperanza de que la visión de un planeta desolado y lleno de arena roja termine por desmoralizarlos y los haga regresar por donde vinieron.

Finalmente, una epidemia de varicela llevada por los humanos logra diezmar a los marcianos, dando paso a la colonización masiva de Marte. Y rápidamente, los colonos empiezan a replicar las ciudades y usos de su planeta natal, con la esperanza de un nuevo comienzo, con la construcción de un nuevo orden de justicia, libertad e igualdad, sin darse cuenta que sus mismas prácticas, su egoísmo y su desmedida ambición han sido las causas de la auto aniquilación del género humano.

En esta fase de la obra sobresale la capacidad de los terrícolas para adaptarse a su nuevo entorno. Incluso los pocos marcianos sobrevivientes han dejado de lado sus deseos de exterminio de los invasores y tratan de adaptarse a una nueva forma de vida. 

Un inesperado y funesto acontecimiento global registrado en la Tierra hace caer a los humanos en el dilema existencial de retornar a su planeta o permanecer para siempre en Marte. Y de ahí parte la reflexión final de la obra: los nuevos humanos ya se han desprendido en mayor medida de sus recuerdos y apegos por la Tierra, y por lo tanto ahora son una nueva generación de marcianos.

El redescubrimiento y análisis de la obra de Ray Bradbury viene muy a modo en estos tiempos inciertos de pandemia y zozobra mundial. Nos hemos visto obligados a modificar nuestros hábitos; a mantenernos en aislamiento y a depender a sobremanera del uso de las tecnologías para monitorear el exterior, con la esperanza de buenas noticias.

Nadie sabe cuánto más durará ésta pandemia, pero existe la deprimente certidumbre de que el mundo no será como lo conocimos. El simple acto de asistir a un bar atestado; de convivir con una masa de cuerpos sudorosos en un evento deportivo o en un concierto o la simple convivencia familiar se verán trastocados sensiblemente por los efectos del COVID19 en los años venideros.

Es inminente que veremos trastocadas muchas de las prácticas comunes de nuestro entorno social. Una de ellas, y que se acerca irremediablemente a nuestra realidad nacional son las campañas políticas y las elecciones. 

Muy a su pesar, los políticos y sus partidos tendrán que adaptarse a la “nueva normalidad”, y resulta todo un misterio adivinar cómo harán proselitismo sin sus consabidos acarreos, besamanos y sus ya muy gastasos recorridos “casa por casa” para entregar baratijas y tomarse forzadísimas fotografías abrazando y besando bebés llorones, adultos mayores y personas desconocidas.

Quizá de toda esta dura lección que nos impone la contingencia sanitaria puedan emerger nuevas y más inteligentes modos de sobrellevar nuestra cotidiana realidad; por lo pronto, debemos someternos a la idea de que para preservar la existencia, es indispensable cubrir nuestro rostro, aislarnos y reducir al mínimo el contacto con nuestros semejantes.

Somos, pues, los nuevos marcianos en nuestro propio planeta.

Twitter: @miguelisidro

SOUNDTRACK PARA LA LECTURA

-David Bowie (Inglaterra)

“Space Oddity”

Iron Maiden (Inglaterra)

“Stranger in a strange land”

-Misfits (Estados Unidos)

“I turned into a Martian”

-Pantera (Estados Unidos)

“Planet caravan”

Autor: miguelaisidro

Periodista independiente radicado en EEUU. Más de 25 años de trayectoria en medios escritos, electrónicos; actividades académicas y servicio público. Busco transformar la Era de la Información en la Era de los Ciudadanos; toda ayuda para éste propósito siempre será bienvenida....

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s