El gobierno que las mujeres no merecemos

Por Deysi Sánchez / Fotografías: Yanahui La Pomme Rouge

Desde hace ya varios años, el país en el que vivimos se ha convertido en un peligro constante para las mujeres, tristemente todos los ojos se han fijado en sólo algunos puntos del país, dejando en el olvido a la mayor parte de la periferia.  

Un caso en partícular, es el del Distrito V del Estado de Puebla, el cual se ha convertido en foco rojo desde hace más de una década de años por el robo de combustible. Sin embargo, el robo de combustible no es el único tema que tiene preocupados a los habitantes de dicho Distrito, pues ante el aumento de delincuencia, en diferentes índoles, se les suma también el tema que está azotando al país entero: La violencia de género. 

En un país donde se asesinan 11 mujeres al día, y donde la apatía e inpunidad son los principales problemas ante esta situación, no es difícil advertir el aumento de feminicidios, violaciones, desapariciones y acoso. Puebla es un estado que se ha ido a la alza en caso de violencia hacia las mujeres, incluso hemos sobrepasado la media del país. 

Pero, incluso en el mismo estado, hay lugares que resultan ser más peligrosos, pues existen municipios en los que se han desaparecido mujeres, donde el acoso ha ido en aumento y donde se ha registrado feminicidios. Como es el caso de los municipios de San Matías Tlalancaleca, en el cual hay mujeres desaparecidas de tiempo atrás y donde se ha vivido la problemática de la intimidación, acoso e intentos de secuestros, por distintos individuos del mismo municipio y de otros lugares. Santa Rita Tlahuapán, donde también se han reportado desaparecidas y el caso más alarmante aún: San Martín Texmelucan, el cual es uno de los municipios más importantes a nivel estado y que en lo últimos meses ha sido punto de desapariciones y feminicidios. No podemos olvidar tan fácilmente a las mujeres que fueron asesinadas en sus juntas auxiliares y en la cabecera municipal, algunas asesinadas por su propia pareja, otras por desconocidos que antes de darles muerte abusaron de ellas.  

Texmelucan se ha convetido en un lugar peligroso para toda mujer, no hay mujer que se sienta segura, no importa la hora, no importa el día, no importa el lugar. Tras esta situación, los ciudadanos exigieron esclarecimiento y compromiso de las autoridades correspondientes, en algunos casos, fueron escuchadas las demandas, mas no fue así en Texmelucan, donde su alcaldeza, Norma Layón, sacó un comunicado en redes oficiales para informar que se estaba exagerando en temas de desapariciones, pues ella sólo tenía el conocimimiento de una denuncia en Fiscalia del Estado, por lo tanto todas las demás no merecían atención y mucho menos difusión, ante esto, la ciudadania en general y una colectiva feminista de nombre “Las Ácratas”, lanzaron la convocatoria de una marcha para exigirle a la presidenta que tuviera mayor compromiso para las familias de las desaparecidas, pues hasta ese momento habían sido ignoradas y no se les habia dado el acompañamiento oportuno. 

La marcha se realizó el viernes 2 de octubre del presente año, un contingente de más de 150 mujeres recorrieron la calles de Texmelucan hasta llegar a la presidencia municipal, donde exigieron la presencia de la presidenta, la cual nunca dio la cara. Por parte del ayuntamiento salió una comitiva para recibir a los familiares y a las representantes de la marcha, llegando a acuerdos que hasta al momento no se han cumplido por parte de Layón, pues hasta el día de hoy ella no se ha pronunciado. 

Por si fuera poco, después de la marcha a la que diversos medios de comunicación le dieron difusión, también llegaron los oportunistas. Partidos políticos, como Movimiento Ciudadano que hicieron un spot, mostrando la problemática que vive el municipio y utilizando el nombre de “Las Ácratas” a favor suyo, cuando este colectivo ha trabajado siempre por su cuenta y siempre se ha pronunciado apartidista. 

Lamentable la forma en que nombran a mujeres desaparecidas y victimas de feminicidio a favor de un partido conservador, que está en contra de muchos de los derechos que están exigiendo las feministas a favor de las mujeres. Vale la pena recalcar que en el Estado de Puebla estamos a menos de un año para las elecciones municipales. 

Así que, Texmelucan, aparte de vivir la violencia de género en carne propia, ya que en lo que va del año, se registran alrededor de 11 mujeres desaparecidas y más de dos feminicidios, también tiene que vivir con un gobierno que no se preocupa de sus mujeres, que tiene el apoyo de la alerta de género, pero que hasta el momento no se ha visto ninguna clase de trabajo en el mismo, donde la seguridad es precaria y su seguridad pública no está capacitada para reaccionar ante las acciones que afectan a las mujeres, pues sé es necesario que las mujeres lleguen casi muertas para que las volteen a ver, y aun así, las revictimicen. 

Aunado a esto, todo el odio y el machismo que resultan de este tipo de situaciones. Hace falta mucho trabajo en cada uno de los municipios de Puebla, pues no sólo los mencionados anteriormentes han alzado la voz, también hubo pronunciación en Chignahuapán y Tehuacán. 

Ojalá que estas acciones hagan reaccionar a los gobiernos en turno y también a los próximos gobernantes, que los que están por llegar se interesen verdaderamente en este problema que incumbe a cada uno de nosotros. Que no haya necesidad de nombrar a otra Erika, a otra Gloria, a otra Elizabeth. Que no haya necesidad de ir a recoger más cuerpos de mujeres en calidad de desconocidas. Que se comprometan realmente y capaciten a todo su personal, que ellos mismos se humanicen. 

Que pronto tomen cartas en el asunto, porque las mujeres tenemos derecho a vivir sin miedo, las mujeres tenemos derecho de vivir con garantias de seguridad. Las mujeres tenemos derecho de vivir.