Soberanía Nacional… “la vieja confiable”

DE UN MUNDO RARO / Por Miguel Ángel Isidro

Cerramos la semana anterior con profunda sorpresa y un mar de especulaciones en torno a la inesperada liberación del general Salvador Cienfuegos Cepeda. Ex secretario de la Defensa Nacional acusado en Estados Unidos por narcotráfico, delincuencia organizada y lavado de dinero, cargos que le fueron retirados por un juzgado federal de Nueva York a petición de la DEA y el Departamento de Justicia estadounidense.

Igual de sorpresivo fue el drástico cambio en la narrativa del presidente Andrés Manuel López Obrador en torno a la detención de Cienfuegos Cepeda. En un par de semanas pasó de hacer referencia al sexenio anterior como “un narco-gobierno”, a adjudicarse la liberación del ex titular de la SEDENA como un triunfo de su gobierno “en defensa de la soberanía nacional”.

Evidentemente resulta incómodo —por decir lo menos— que el gobierno del país —de dientes para afuera—  se promulga como “socio, vecino y pueblo hermano”. Y más tarde efectúe una detención de alto nivel —ni más ni menos que contra un ex secretario de Estado— sin correr la mínima cortesía diplomática ni el cruce de inteligencia necesario para atemperar una eventual crisis diplomática.

Los intrincados detalles de la negociación política que derivó en la liberación del alto mando militar se desarrolló en niveles donde el cruce de información estratégica y el intercambio de “favores de Estado” reclama el más absoluto cuidado y extrema discreción. Es probable que los simples mortales tengamos que esperar diez, quince, veinte años en saber a cabalidad qué fue lo que se ofreció a cambio de exonerar a Cienfuegos Cepeda. Incluso es posible que nunca se sepa la verdad absoluta sobre el caso. 

Es ahí donde el gobierno mexicano optó por la vía de la retórica, ésa que tantos buenos dividendos le ha generado desde su arranque.

Porque pareciera importar muy poco el hecho de que a pesar del supuesto “cambio de estrategia”, la violencia criminal siga avanzando sin tregua. Que los casos de cobro de piso y las ejecuciones sumarias se sigan presentando en distintos rincones del país. No. Para la 4T es más importante la preservación de ese recurso intangible que es la “soberanía nacional”.

El concepto de soberanía en la ciencia política data de 1576, y fue acuñado por el filósofo francés Jean Bodin. Se refiere al poder absoluto y perpetuo de una República, que en las disertaciones de dicho autor, eran atribuidas al mandato divino. Por ello, entre otras razones a éste autor se le considera el “padre del absolutismo francés”.

Algunos años más tarde el filósofo inglés Thomas Hobbes, considerado uno de los ideólogos fundacionales del concepto del Estado Moderno, perfeccionaría la idea de la soberanía, al despojarla de su origen en la ley natural, e identificarla como la capacidad de un pueblo de determinar libremente su forma de gobierno, confiriendo el poder en la figura de un Soberano. En un sentido más amplio, ya no se trataba exclusivamente de un rey o gobernante, sino del Estado en su conjunto, entendido como una entidad con un territorio definido, un cuerpo de leyes y un gobierno que los conducen.

El Presidente López Obrador se vende a sí mismo como un conocedor  de la historia nacional y un amante de los simbolismos patrios. Aduce constantemente que su proceder está orientado por el sentir popular, y con insistencia hace referencia al “Pueblo bueno y sabio”. Al dar dicho reconocimiento no a la población en general, sino en particular a sus millones de seguidores.

Por eso no considera un despropósito exigir que otros gobiernos se disculpen con México por los “agravios del pasado”. No dudó ni un segundo en hacer solicitudes oficiales en dicho sentido a la Corona Española, al Estado Vaticano o al pedir al gobierno de Austria la devolución del penacho del emperador Moctezuma.

Lo curioso es que el mandatario, tan amante de las leyes, no haya recurrido a las instancias diplomáticas competentes, sino que encomendó tan delicada misión ni más ni menos que a su señora esposa Beatriz Gutiérrez Müeller de López Obrador (quien así se presentó en dicho periplo). Ni los embajadores ni el prestigiado Servicio Exterior fueron requeridos para estas tareas. Para eso pudo recurrir a los servicios de su culta consorte, quien hasta el cansancio ha repetido que no es Primera Dama y que no debe explicación de sus actos porque no es funcionaria. ¿Consultar a alguien sobre éste tipo de iniciativas? ¿Para qué?

Resulta poco afortunado que un gobierno invoque a la soberanía nacional en un momento en que la ciudadanía padece, en muchos puntos del territorio , de restricciones a su libertad de tránsito. Cuando no existen garantías para la integridad patrimonial de pequeños empresarios y comerciantes que se ven obligados a pagar “cuota” a los extorsionadores. O cuando existen miles de familias afectadas por casos de feminicidios o extracción de menores. Nada de eso importa: tenemos soberanía.

Por cierto, llama la atención el hecho de que, contrario a su costumbre, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la  Secretaría de Hacienda Santiago Nieto Castillo no haya salido a presumir el congelamiento de cuentas del general Cienfuegos, familiares y allegados. Tal como ha hecho en otros casos controversiales aún antes de la emisión de fallo judicial alguno. A ver si el sabueso favorito de la 4T no sale con que le pagará una indemnización al recién exonerado general con recursos del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (sic)…

Ahora bien, considerando la magnífica relación del Presidente López Obrador con el aún mandatario norteamericano Donald Trump, ¿por qué no se les ha ocurrido exigir una disculpa al gobierno de los Estados Unidos por los agravios cometidos durante la guerra de intervención de 1847? ¿Por qué no aprovechar para que se reintegre a México el territorio arrebatado mediante el infame tratado de Guadalupe-Hidalgo? ¿O la memoria de la reivindicación histórica nacional todavía no llega a esos episodios?

Así que la siguiente ocasión que considere usted incomodarse por algunas de las múltiples asignaturas pendientes en la agenda política nacional, no sea ingrato y recuerde: lo bueno es que tenemos Soberanía.

¡Larga vida a los Padrotes y Madrotas de la Patria!

Twitter: @miguelisidro 

SOUNDTRACK PARA LA LECTURA:

  • Óscar Chávez (México) – “Alta traición”
  • La Polla Records (España) – “Socios a la fuerza”
  • Café Tacvba (México) / “El fin de la infancia”
  • XTC (Inglaterra) / “Generals and Majors”

miguelaisidro

Periodista independiente radicado en EEUU. Más de 25 años de trayectoria en medios escritos, electrónicos; actividades académicas y servicio público. Busco transformar la Era de la Información en la Era de los Ciudadanos; toda ayuda para éste propósito siempre será bienvenida....