Dardos / La columna política de El Post / La ley Cienfuegos enfurece a la DEA

La ley Cienfuegos enfurece a la DEA

Que la reforma a la ley de Seguridad Nacional que aprobó el Senado tiene enfurecidos a los agentes de la DEA en México, pues se limitarán sus actividades en el país y se controlarán sus operativos antinarcóticos.

Que la reforma ya fue bautizada como la ley Cienfuegos, ya que es una consecuencia del operativo de la DEA para detener y llevar a juicio al ex secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, el general de más alto rango en la historia acusado y procesado por vínculos con el narcotráfico.

Que las nuevas reglas del juego le atan las manos a los agentes de la DEA que tendrán que sortear los controles legales para mantener en su nómina a funcionarios de seguridad del gobierno mexicano, así como a policías estatales, comandantes municipales y militares que sirven como informantes de la agencia. 

La corrupción en Pemex continúa en la 4T

Que en Pemex el modus operandi de algunos funcionarios que reciben sobornos para beneficiar a empresas contratistas continúa en el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Que el nuevo escándalo que se cierne sobre la paraestatal por los sobornos de la empresa suiza Vitol, amenaza al director de Pemex, Octavio Romero, que no acaba de salir de una con los contratos de la prima del presidente, cuando entra en otra que lo puede arrastrar a un caso idéntico a lo ocurrido con Odebrecht.

Vitol es una empresa distribuidora de hidrocarburos que aceptó en el Departamento de Justicia de Estados Unidos haber sobornado a funcionarios de Pemex entre 2015 y 2020, un escándalo que ya llegó a la Corte de Nueva York e involucra a funcionarios de Pemex, Petrobras y Petroecuador.

Consienten en Gobernación a Cantón Zetina

Que el director general de Medios Impresos de la Secretaría de Gobernación, Carlos Avilés Allende, decidió consentir al empresario de medios Miguel Cantón Zetina y aceptar una certificación de circulación que no corresponde con el tiraje real de sus periódicos.

Que hay evidencias de que el dueño de los diarios Basta y Tabasco Hoy imprime sólo los ejemplares necesarios para justificar en las oficinas de prensa los “testigos” de la publicidad que le ha dado el gobierno federal, cuyo monto en 2019 superó los 50 millones de pesos y podría haberse triplicado en 2020. 

Que la “vigilancia constante de la normatividad en materia de medios impresos”, que incluye la correcta certificación de la circulación de los diarios en el país, a cargo de Carlos Avilés, ha quedado comprometida, y que ahora la certificación se la tendría que hacer Función Pública al permisivo funcionario.