Cuatro gigantes de EEUU defenderán ante el Senado su posición sobre el supuesto espionaje ruso

Los cuatro podrían argumentar a favor de conseguir una mayor transparencia en el ámbito o incluso abogar por obligar a las empresas a responder a nivel nacional contra el ciberespionaje. Durante mucho tiempo su respuesta se ha visto obstaculizada por el secretismo y la reticencia generalizada a identificarse públicamente como víctimas de la piratería informática, informa Reuters.De acuerdo con la agencia británica, SolarWinds, Microsoft, FireEye y CrowdStrike son actores clave de EEUU que luchan contra un conjunto de intrusiones que han permitido a presuntos espías rusos navegar por las redes estadounidenses, comprometiendo un total de nueve agencias federales y 100 empresas del sector privado. El presidente de Microsoft, Brad Smith, calificó estas infracciones a la seguridad cibernética del «mayor y más sofisticado ataque que el mundo ha visto jamás».Estas y otras compañías han insinuado que el verdadero alcance de las filtraciones es mucho más amplio de lo que se conoce públicamente, en parte porque los ejecutivos avergonzados intentan mantener en secreto su papel en la campaña de ciberespionaje.Según un testimonio hecho público con antelación, se espera que Smith reporte que «demasiadas víctimas de ciberataques se guardan la información para sí mismas» y que «es imperativo para la nación» fomentar, e incluso exigir, «un mejor intercambio de información sobre los ciberataques.»Por su parte, es posible que Sudhakar Ramakrishna, de SolarWinds, cuyo software fue secuestrado por espías para entrar en una serie de otras organizaciones, pida a los legisladores que proporcionen a las empresas «incentivos adecuados y protecciones de responsabilidad». El principal objetivo es conseguir que compartan «más información sobre los intentos o las infracciones» cometidos contra el Gobierno, cita Reuters algunos comentarios preparados por el empresario.¿Es más fácil acusar que operar para Washington?Distintos funcionarios y medios estadounidenses han acusado a Rusia en repetidas ocasiones de estar detrás de ataques a instituciones federales, incluido el Departamento del Tesoro y el del Comercio.Según varios investigadores del sector privado, los ataques a la empresa de ciberseguridad FireEye condujeron a una búsqueda más avanzada para descubrir dónde más podrían haberse infiltrado los supuestos hackers rusos. FireEye proporcionó algunas piezas clave de código informático a la Agencia de Seguridad Nacional y al gigante Microsoft que salieron a la caza de ataques similares en sistemas federales. Mientras tanto, la Embajada rusa en Washington niega que Moscú haya participado en algún tipo de piratería informática contra el Gobierno de Estados Unidos. Rusia «no realiza operaciones ofensivas en el ámbito cibernético», señala un comunicado publicado por la misión diplomática el 13 de diciembre.El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, recordó aquel mismo mes que fue el presidente Vladímir Putin quien propuso a Washington concluir acuerdos con Rusia sobre ciberseguridad y afirmó que la parte estadounidense no ha respondido a la oferta.
[Con información de Sputnik News]