Diputados de México aprueban reforma de Ley de la Industria Eléctrica

El órgano del Poder Legislativo anunció que después de la aprobación en general, comenzará la discusión en lo particular de los artículos reservados.Ese procedimiento de la legislación mexicana augura un prolongado debate acerca de disposiciones específicas de la nueva legislación para culminar con la media sanción, antes de ser enviada a la Cámara de Senadores para proseguir el procedimiento.El proyecto de reforma fue enviado al Congreso por el presidente Andrés Manuel López Obrador el 1° de febrero pasado, durante su periodo de convalecencia de su contagio de COVID-19.La polarizada discusión será muy prolongada y podría llegar hasta horas de la madrugada del miércoles por las reservas a la ley general o propuestas de modificación al dictamen general aprobado, que suman más de 400.Después de la votación se registraron por lo menos 130 oradores, la mayoría de los partidos opositores.Libre competenciaLa bancada oficialista del Movimiento de Regeneración (Morena) argumenta que «el fondo de la iniciativa es recuperar la función rectora y de planeación del Estado, en un área estratégica como la industria eléctrica, para garantizar la seguridad energética y la seguridad nacional».Durante el año pasado, los generadores privados de energía tuvieron una participación en sistema eléctrico nacional de 60,6%, generado sobre todo de las llamadas energías verdes o limpias, eólica y fotovoltáica.El objetivo, según los defensores del dictamen aprobado, es «construir un piso parejo para todas las empresas generadoras (incluida la estatal CFE), garantizando la libre concurrencia y la libre competencia».Un artículo transitorio del dictamen establece que los permisos de autoabastecimiento «obtenidos en fraude a la ley», deberán ser revocados por la Comisión Reguladora de Energía, aunque los afectados podrán tramitar un nuevo permiso de generación, conforme a la nueva LIE.El Partido Acción Nacional (PAN, centroderecha), principal fuerza opositora, planteó que la «impone la sinrazón sobre la razón y el oscurantismo ideológico sobre los argumentos técnicos y económicos».Según organizaciones ecologistas y cámaras empresariales, el dictamen aprobado erosionaría la confiabilidad en el sistema eléctrico por la menor generación de energías limpias, aumentaría el uso de fuentes contaminantes como el combustóleo (fueloil), encarecería el servicio al eliminar la competencia y multiplicaría los apagones.La discusión atrajo la asistencia presencial y remota de los legisladores más alta en la actual legislatura, con la asistencia de 492 diputados de los 500 representantes totales, aunque en la votación las ausencias crecieron ligeramente a 13.
[Con información de Sputnik News]