Rusia presume nueva fábrica de vacunas de covid-19 incluso cuando su gente vacila en recibir la Sputnik V

Volginsky, Rusia (CNN) — Hace décadas, científicos soviéticos investigaron armas biológicas en un sitio en Volginsky, a unos 110 kms al este de Moscú. Ahora, ese sitio se está utilizando para producir en masa una vacuna destinada a proteger a las personas de todo el mundo del coronavirus.

CNN obtuvo acceso exclusivo a la instalación, ahora hogar de Generium Pharmaceutical, que ha sido contratada para aumentar la producción de la vacuna rusa contra el covid-19, Sputnik V.

El vasto complejo de alta tecnología es uno de los siete nuevos centros de producción en todo el país.

Cada paso en el proceso de producción tuvo que diseñarse y calibrarse cuidadosamente, incluidos vastos sistemas de filtración de agua, para producir en masa la nueva vacuna.

Rusia presume nueva fábrica de vacunas de covid-19 incluso cuando su gente hesita en recibir la vacuna

Los viales de vacuna se envasan en la planta de Generium Pharmaceutical, que está preparando la producción de Sputnik V.

«En principio, el proceso de fabricación se conocía a pequeña escala de laboratorio, pero hacerlo a gran escala industrial es otro universo», dijo a CNN Dmitry Poteryaev, director científico de Generium.

«No se puede simplemente pasar de un litro de biorreactor a 100 litros o 1.000 o 1 tonelada de biorreactor. Cada proceso es diferente, la oxigenación es diferente, el balance de masa es diferente», explicó.

Dijo que esos problemas se habían superado hace varios meses y que la fábrica ahora estaba lista para aumentar aún más la producción.

«Ahora, estamos produciendo varios millones de dosis cada mes y esperamos obtener una cantidad aún mayor, tal vez como 10 o 20 millones por mes», dijo Poteryaev.

Rusia presume nueva fábrica de vacunas de covid-19 incluso cuando su gente hesita en recibir la vacuna

Las cajas de Sputnik V se almacenan en frío antes del envío.

En frigoríficos cavernosos, con temperaturas incluso más frías que el helado invierno ruso, los viales de Sputnik V están empaquetados en cajas, esperando su distribución. Cada vial tiene su propio código QR único, nos dicen, por lo que se puede rastrear hasta pacientes individuales sin importar en qué parte del mundo se encuentren.

La vacuna se ha convertido en una de las más reservadas del mundo, con al menos 30 países, desde Argentina hasta Filipinas, firmando contratos por casi 2.500 millones de dosis hasta ahora, según cifras del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), responsable para la producción y distribución mundial de la vacuna.

MIRA: «Hubo una campaña para decirles a los argentinos que la Sputnik era veneno», dice Fernández

Vacilación en casa

Pero la demanda entre los rusos por el Sputnik V hasta ahora ha demostrado ser mucho menos entusiasta.

Este es un país con una de las cifras más altas de infecciones por covid-19 en el mundo: más de 4,1 millones de casos y contando. Pero también tiene una de las tasas más altas de dudas ante las vacunas del mundo. Una encuesta de opinión reciente, publicada por el independiente Levada Center, indicó que solo el 38% de los rusos están dispuestos a vacunarse.

A principios de este mes, uno de los científicos clave detrás del desarrollo de la vacuna dijo que alrededor de 2,2 millones de personas, menos del 2% de la población rusa, habían recibido al menos la dosis inicial del régimen de dos inyecciones.

Rusia presume nueva fábrica de vacunas de covid-19 incluso cuando su gente hesita en recibir la vacuna

Ya se están produciendo millones de dosis de Sputnik V cada mes en la planta de Generium Pharmaceutical.

Sputnik V fue la primera vacuna contra el covid-19 aprobada para su uso en cualquier parte del mundo en agosto pasado, incluso antes de que se completaran los ensayos en humanos a gran escala.

Hubo un gran escepticismo temprano sobre la Sputnik V, que tomó su nombre del primer satélite mundial lanzado por la Unión Soviética en 1957, iniciando la carrera espacial con Estados Unidos. Los críticos dicen que la «vacuna de Putin» fue diseñada para ser otra primicia en una carrera global, para proyectar el poder del Kremlin, sin importar cuán efectiva o segura fuera.

Pero los resultados de ensayos en humanos a gran escala, publicados y revisados por pares en la prestigiosa revista médica Lancet a principios de este mes, mostraron una impresionante eficacia del 91,6% para la vacuna.

LEE: La vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus tiene efectos secundarios mínimos, según estudio de fase 3 publicado en The Lancet

Aún así, las teorías de conspiración contra las vacunas se están volviendo locas en Internet y son vistas por millones en Rusia, según grupos de monitoreo. Alexander Arkhipova, antropólogo social de una universidad estatal conocida como RANEPA, le dijo a CNN que muchos rusos tienen una tendencia cultural a desconfiar del establecimiento médico, que es visto como un brazo controlador del Gobierno, que se entromete en la vida privada de las personas.

Otra razón para la duda puede ser que, si bien el presidente Vladimir Putin dijo que su hija estaba vacunada, aún no se ha puesto la vacuna.

El Kremlin ha ignorado las preguntas sobre por qué, diciendo que Putin tiene una vacuna programada y que cuando finalmente se vacune, se informará a la nación.

Pero en un país donde mucha gente busca en el hombre fuerte del Kremlin su liderazgo, su abstinencia en el frente de la Sputnik V es notable y desalentadora.

Incentivos de helados

Todos los adultos sin problemas de salud subyacentes en Rusia ahora son elegibles para una vacuna gratuita. Pero el progreso en Moscú, por ejemplo, es dolorosamente lento. En una ciudad de más de 12 millones de personas, hasta ahora se han vacunado menos de 600.000, según el alcalde Sergey Sobyanin.

Por lo tanto, se está presionando para aumentar los números.

El Instituto Gamaleya, financiado por el estado, donde se desarrolló la vacuna, se complació en invitar al equipo de CNN a tener la inoculación, por así decirlo, de la fuente.

People line up to receive a shot of Sputnik V at a clinic in the GUM mall in Moscow.

Gente hace fila para recibir una dosis de la Sputnik V en una clínica en el centro comercial GUM de Moscú.

Y en Moscú, el epicentro de la pandemia de coronavirus en Rusia, se están estableciendo clínicas emergentes.

Hay una en el exclusivo centro comercial GUM, a un corto paseo de la nevada Plaza Roja, donde los moscovitas pueden examinar la última moda en boutiques caras, antes de subir por la Sputnik V. Incluso obtienen helado gratis con cada vacuna: vainilla cubierta de chocolate.

Patrons at the GUM department store enjoy a free ice cream after their vaccination.

Los clientes de los grandes almacenes GUM disfrutan de un helado gratis después de la vacunación.

El personal le dijo a CNN que estaban vacunando a unas 200 personas cada día. Hay capacidad para cientos más.

Se ha establecido otra clínica en un moderno salón de comidas, Depo Moscow, para fomentar la vacunación después de un almuerzo de comida callejera o una cena de sushi.

Para los amantes de la música clásica, incluso hay uno dentro de Helikon, una prestigiosa casa de ópera de Moscú, donde tonos austeros de tenores grabados braman a través de los parlantes mientras la gente espera su vacuna.

LEE: Rusia vacuna a Latinoamérica contra el coronavirus: así fue cómo la vacuna Sputnik V se extendió por la región

Algunas personas están entendiendo el mensaje de que la vacuna es su mejor oportunidad de sobrevivir a la pandemia.

Vadim Svistunov, 84, got both his initial vaccine shot and the booster at an opera house.

Vadim Svistunov, de 84 años, recibió la vacuna en un teatro de ópera.

Vadim Svistunov, 84, y su esposa, Nonna, de 86 años, fueron al teatro de la ópera para recibir la vacuna inicial y la dosis de refuerzo tres semanas después.

«No queremos ir allí todavía», le dijo Svistunov a CNN, mientras hace un gesto hacia el cielo. «No tenemos prisa», dijo.

sputnik V