¿Qué sucedió cuando una empresa cambió a una semana laboral de cuatro días?

(CNN) — Los fines de semana permanentes de tres días pueden parecer un sueño, pero son una realidad para los trabajadores de Elephant Ventures.

La empresa de software e ingeniería de datos, con sede en la ciudad de Nueva York, comenzó a probar una semana laboral de cuatro días, en agosto, para ayudar a prevenir el agotamiento de los empleados y mantener el equilibrio entre la vida laboral y personal durante la pandemia.

La compañía se volvió completamente remota en marzo de 2020 y probablemente seguirá así en el futuro previsible.

El plan era probar jornadas de 10 horas de lunes a jueves durante dos meses. Para ver qué pensaban los trabajadores del nuevo horario, la empresa encuestó a los empleados sobre el turno antes, durante y al final de ese período de prueba.

«Tienes que concentrarte realmente en empoderar al equipo y tomar la decisión juntos porque todos tienen que hacer modificaciones en su vida», dijo Art Shectman, fundador y presidente de la compañía.

Empleados de esta compañía tendrán los viernes libres 0:57

Los empleados tardaron entre tres y cuatro semanas en adaptarse, dijo. Después del primer fin de semana de tres días, los trabajadores regresaron descansados y emocionados, pero al final de esa semana sintieron el precio de los días más largos y el reajuste a sus rutinas normales.

«Para la tercera semana, era más una rutina. La gente realmente estaba empezando a tener aventuras y a planificar con anticipación para aprovechar el fin de semana de tres días».

Al final, la semana laboral comprimida fue bien recibida, tanto que la empresa adoptó el horario de forma permanente.

Más flexibilidad, mayor satisfacción de los trabajadores

Si bien la mayoría de los empleados ahora comienza sus días a las 7 a.m. y se desconectan a las 6 p.m. con una pausa para el almuerzo de una hora, los horarios son algo flexibles. Por un lado, comenzar tan temprano no es posible para todos los empleados todo el tiempo, incluido Shectman.

«Soy el papá divertido de la mañana, lo que significa que levanto a los niños y les doy el desayuno […] Hago la rutina de la mañana. Desde las 7:45 hasta las 9:00 salgo para el trabajo familiar, así que trato de comience temprano o extienda un poco más tarde».

Los empleados pueden recuperar horas los viernes o los fines de semana si no pueden hacerlo en cuatro días. «Confiamos en que las personas llenen los vacíos si faltan horas», dijo Shectman.

El gerente de Productos y Proyectos, Jonathan Cook, ha estado en la empresa durante casi cuatro años. Dijo que al principio estaba un poco escéptico sobre el cambio de horario, pero intrigado.

Él y su esposa trabajan a tiempo completo y tienen dos hijos, de 4 y 7 años. Su día también comienza un poco más tarde debido al deber escolar, por lo que tiende a trabajar dos horas más después de que los niños se van a la cama.

El día extra le permite hacer sus compromisos personales y hacer mandados, y pasar más tiempo de calidad con sus hijos. «Es espacio para respirar […] donde puedo sentarme y mantener nuestra vida en orden», dijo.

Una semana laboral de cuatro días: productiva y exitosa 0:31

Menos reuniones, más espacio de trabajo

Junto con el cambio de horario, la empresa apuntó a hacer las reuniones más eficientes y tratar de no programar reuniones antes de las 9 a.m. Tener esas dos primeras horas del día abiertas para un trabajo profundo ha sido una bendición para la productividad, dijo Shectman.

«El efecto halo de esa productividad temprana y el trabajo profundo genera más productividad durante el resto del día», dijo.

La empresa también trata de evitar tener reuniones de 1 y las 3 p.m.

«Obtienes ese doble golpe de tiempo de trabajo con la cabeza hacia abajo en un solo día, lo que no siempre sucedía en la jornada laboral de ocho horas», dijo Cook.

Los días de trabajo más largos también han mejorado la eficiencia, ya que los proyectos no se prolongan durante varios días.

«El tiempo para hacer las cosas fue más corto, los proyectos se mueven más rápido, no es necesario dejarlo y retomarlo», dijo Shectman.

Haciendo el cambio a una semana laboral diferente

La compañía también ha crecido desde que hizo el cambio, agregando 13 empleados desde el comienzo del año para un total de 54 empleados de tiempo completo. Abrió una oficina en Nueva Zelandia la semana pasada.

«[Semanas de trabajo más cortas] absolutamente nos ayuda a ganar las batallas de reclutamiento en las que, usted, participa para ganar a los mejores talentos y es absolutamente un beneficio de retención», dijo Shectman. «Una vez que se ha adaptado, es difícil cambiar de horario».

Pero Shectman dijo que los líderes de la empresa deben fomentar las conversaciones abiertas para que el nuevo horario funcione bien.

«Si eres una organización de gestión de arriba hacia abajo y estás acostumbrado a emitir órdenes, no va a funcionar», dijo. «Los empleados definitivamente no quieren que su lugar de trabajo dicte cómo debe organizarse su vida personal y, por lo tanto, para nosotros, fue una decisión de todos».

Empleo