¿Por qué tardó tanto Japón en comenzar a vacunar contra el covid-19, incluso con los Juegos Olímpicos que se avecinan?

Tokio (CNN) — Los Juegos Olímpicos que comenzarán en Tokio en julio. Por eso, Japón tenía todas las razones para actuar rápidamente para aprobar una vacuna contra el covid-19 y comenzar las inoculaciones.

Pero el país solo comenzó a vacunar a su población de 126 millones de personas con inyecciones de Pfizer-BioNTech la semana pasada, más de dos meses después de que la vacuna se lanzó en otros países importantes, incluidos Estados Unidos y Reino Unido.

Estados Unidos ha administrado más de 68 millones de dosis desde que comenzó su programa de vacunación en diciembre, según la Universidad Johns Hopkins.

En Japón, solo se han administrado unas 18.000 dosis, según el gobierno japonés.

MIRA: Japón nombra a su primer ministro de la Soledad para combatir el aumento de la tasa de suicidios durante la pandemia

La carga de casos de Japón no es tan alta como la de EE.UU. o el Reino Unido, pero en los últimos meses su sistema de salud se ha visto abrumado por la peor ola de infecciones desde que comenzó la pandemia el año pasado, con cientos de casos nuevos que aún se reportan cada día. Y el primer ministro Yoshihide Suga está bajo presión para reducir las infecciones antes de que Japón dé la bienvenida al mundo a los Juegos Olímpicos de Verano.

Al igual que EE. UU., Japón está utilizando la vacuna Pfizer-BioNTech como parte de su programa. Sin embargo, los reguladores japoneses tardaron dos meses más en aprobar su uso.

El gobierno dice que ha sido deliberadamente cauteloso. Después de una serie de escándalos de vacunas que se remontan a 50 años atrás, Japón tiene una de las tasas más bajas de confianza en las vacunas del mundo, por lo que ganarse a un público escéptico es crucial.

Sin embargo, la decisión de actuar con lentitud ha sido criticada por algunos profesionales médicos, entre ellos el Dr. Kenji Shibuya, profesor del King’s College de Londres, quien dice que el retraso en la implementación de las vacunas en Japón y su falta de estrategia de vacunación finalmente costará vidas.

Juegos Olímpicos, en riesgo por rebrote de covid-19 1:59

Japón tiene un proceso de aprobación de vacunas muy cauteloso

Pfizer-BioNTech realizó extensos ensayos clínicos de fase 3 de su vacuna durante varios meses a fines del año pasado en aproximadamente 150 sitios de ensayos clínicos en EE.UU., Alemania, Turquía, Sudáfrica, Brasil y Argentina.

El 19 de noviembre, las empresas anunciaron que la vacuna mostró una eficacia del 95% para prevenir las infecciones por covid-19. Dos semanas después, el Reino Unido se convirtió en el primer país occidental en aprobar la vacuna para uso de emergencia, seguido por EE.UU. el 11 de diciembre.

El 31 de diciembre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también aprobó la vacuna Pfizer-BioNTech para uso de emergencia.

MIRA: La efectividad de vacunas contra covid-19: ¿cuál es la vacuna más efectiva?

La aprobación de Japón se produjo seis semanas después, el 14 de febrero, después de que una prueba más pequeña en el país de 160 participantes mostrara resultados consistentes con las pruebas internacionales. Según los estándares japoneses, la aprobación llegó rápidamente; normalmente, el proceso puede durar entre uno y dos años. Pero los críticos dicen que la demora le costó al gobierno un tiempo valioso.

«Con un tamaño de muestra de 160 personas, no proporciona ninguna evidencia científica sobre la efectividad o seguridad (de una vacuna)», dijo Shibuya, de King’s College.

Taro Kono, el ministro a cargo del lanzamiento de la vacuna contra el coronavirus en Japón, dijo que el ensayo clínico del país se realizó para generar confianza pública en el programa.

«Creo que es más importante que el gobierno japonés muestre a los japoneses que hemos hecho todo lo posible para demostrar la eficacia y seguridad de la vacuna, para alentar a los japoneses a que se vacunen», dijo Kono. «Al final del día, podríamos haber comenzado más lento, pero pensamos que sería más efectivo».

Escándalo y escepticismo: una historia de las vacunas en Japón

Según un estudio publicado en la revista médica The Lancet que mapeó la confianza de las vacunas en 149 países entre 2015 y 2019, menos del 30% de las personas en Japón estuvieron de acuerdo en que las vacunas eran seguras, importantes y efectivas, en comparación con el 50% en EE.UU.

La resistencia de Japón a la vacuna se remonta a la década de 1970, cuando dos bebés murieron dentro de las 24 horas posteriores a la vacunación combinada contra la difteria, el tétanos y la tos ferina. La vacuna se suspendió temporalmente, pero la confianza ya se había alterado. Durante varios años, las tasas de vacunación infantil disminuyeron, lo que provocó un aumento de los casos de tos ferina.

MIRA: Uruguay es de los últimos países en la región en recibir vacunas contra el covid-19

A fines de la década de 1980, hubo otro susto con la introducción de una vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) producida en Japón. Las primeras versiones de la vacuna se relacionaron con meningitis aséptica o inflamación de las membranas alrededor del cerebro y la médula espinal. El problema se remonta al componente de paperas de la vacuna MMR, que llevó a una acción judicial y a un considerable pago de daños.

El Instituto Nacional de Ciencias de la Salud suspendió la inyección combinada en 1993 y la reemplazó con vacunas individuales.

Después del escándalo de MMR, Shibuya dice que el gobierno japonés se volvió «consciente de los riesgos» y su programa nacional de vacunación se volvió voluntario.

El Dr. Yuho Horikoshi, experto en enfermedades infecciosas, dice que las demandas llevaron a una «brecha de vacunación», en la que no se aprobaron vacunas en Japón durante unos 15 años.

vacuna japón covid-19

El caso de la vacuna VPH en Japón

Más recientemente, en 2013, Japón agregó la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) al calendario nacional para proteger a las niñas contra el virus de transmisión sexual, que se sabe que causa cáncer de cuello uterino. Sin embargo, los videos de niñas que supuestamente sufrían reacciones adversas comenzaron a circular en YouTube, lo que llevó al gobierno a eliminarla de la programación nacional.

MIRA: Así va la vacunación contra covid-19 en Latinoamérica

El Comité de Revisión de Reacciones Adversas a las Vacunas investigó los incidentes y no encontró evidencia que sugiera una relación causal entre los eventos adversos y la vacuna contra el VPH. Pero los informes y la retirada de la vacuna del programa del gobierno japonés provocaron una fuerte caída en el número de niñas vacunadas, de más del 70% en 2010 a menos del 1% ahora.

Esa baja tasa podría resultar en casi 11.000 muertes evitables por cáncer de cuello uterino en Japón durante los próximos 50 años, según un estudio de The Lancet.

La OMS recomienda administrar la vacuna a niñas de entre nueve y 14 años para prevenir el cáncer de cuello uterino, que mata a 311.000 mujeres en todo el mundo cada año. Según un estudio publicado en el Journal of Infectious Diseases, las tasas de cáncer de cuello uterino en Inglaterra están cayendo debido a la vacuna. Y Australia está en camino de eliminar el cáncer de cuello uterino para 2028, según otro estudio reciente, también debido a la vacuna.

El profesor Shoji Tsuchida, experto en psicología social de la Universidad de Kansai, dice que a pesar de la resistencia de Japón a las vacunas, no existe un movimiento «antivacunas» generalizado en el país.

«La mayoría de las personas que no quieren vacunarse temen los posibles efectos secundarios y no creen en (lo que consideran) ciencia ‘falsa’», dijo Tsuchida. «Los casos de vacunación con efectos secundarios pasados ​​de Japón, especialmente el caso del VPH, están afectando principalmente la mente de estas personas».