ANÁLISIS | Trump desata una nueva amenaza contra la democracia estadounidense

(CNN) — Donald Trump no tiene ningún remordimiento por la violencia mortal que incitó con sus mentiras sobre una elección robada en su insurrección contra el Congreso de Estados Unidos.

Esto quedó claro cuando el expresidente notificó al Partido Republicano el domingo que tiene la intención de usar su control en sus bases para tratar de suprimir la votación de cara a las elecciones presidenciales de 2024, en las que insinuó que podría postularse. En sus primeros comentarios públicos desde que dejó la Casa Blanca, también arremetió peligrosamente contra los jueces de la Corte Suprema por no intervenir para entregarle las elecciones que claramente perdió ante el presidente Joe Biden.

«Deberían avergonzarse de sí mismos por lo que le han hecho a nuestro país… la Corte Suprema no tuvo las agallas ni el coraje para hacer nada al respecto», se encarnizó Trump en un discurso autoritario en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), en Orlando, Florida, refiriéndose a reclamos falsos de fraude que fueron rechazados por múltiples jueces.

Visto por última vez al salir de Washington en desgracia, el vagabundeo egoísta del expresidente a través de viejas luchas políticas enfatizó su obsesión por la venganza en un momento en que la atención de la mayoría de la nación que no está en su bando se concentra en preocupaciones más inmediatas.

MIRA: Trump arremete contra Biden y deja entrever que quizás se postule para las próximas elecciones presidenciales

La distribución de una tercera vacuna de covid-19, fabricada por Johnson & Johnson, está generando nuevas esperanzas de que una versión de la normalidad se pueda restaurar para el verano. Dependiendo de cómo progrese en el Senado, la aprobación de la Cámara del plan de rescate de covid de US$ 1,9 billones de Biden el sábado temprano también podría acelerar el final de una pandemia que el expresidente ignoró por completo en sus últimas semanas en el cargo.

El amargado excomandante en jefe, sin embargo, estaba encerrado en su falsa pero dañina realidad alternativa, a la que suscriben millones de seguidores, de que fue víctima de un fraude electoral masivo.

La última vez que Trump usó públicamente el tipo de lenguaje que soltó el domingo fue cuando el Congreso certificaba la victoria de Biden en las elecciones y su turba invadió el Capitolio de Estados Unidos, pidiendo la ejecución del entonces vicepresidente Mike Pence, quien se negó a violar la ley para mantener a Trump en el poder.

Sus últimos comentarios sugieren que la lucha por salvaguardar las instituciones democráticas estadounidenses y las elecciones libres no terminó cuando dejó la Casa Blanca, pero será una lucha clave en el período previo a las próximas elecciones presidenciales.

A medida que los republicanos locales y estatales buscan restringir el acceso a las urnas, Trump, quien trató de obligar a los funcionarios de Georgia a robar para él las elecciones, pidió al Partido Republicano que proscriba la votación por correo y la votación anticipada para garantizar «elecciones honestas» e hizo insinuaciones por motivos raciales sobre irregularidades en Detroit y Filadelfia. Exigió pruebas ciudadanas para el acceso a las papeletas, dijo que la votación solo debería tener lugar el día de las elecciones y pidió que los jueces independientes no puedan resolver las disputas electorales.

«Los republicanos tienen que hacer algo al respecto. Es mejor que hagan algo al respecto», dijo

La advertencia del expresidente podría ser tan dañina porque efectivamente está haciendo que su apoyo a los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de 2022 dependa de que respalden sus falsas afirmaciones de una elección corrupta en 2020. Y a corto plazo, está sembrando aún más sospechas sobre su salida de la Casa Blanca entre los votantes conservadores, al tiempo que proporciona más motivación potencial para los grupos extremistas que lo apoyan.

De tal manera, la influencia corruptora de Trump podría dañar la fe en la imparcialidad de las elecciones estadounidenses, la base de la democracia estadounidense durante meses o años en el futuro.

LEE: Informe del Pentágono revela detalles inquietantes sobre supremacistas blancos en las filas militares

Nombra a sus enemigos

En otra movida incendiaria, Trump también llamó por su nombre a los legisladores republicanos que votaron para impugnarlo en la Cámara y condenarlo en el Senado por su asalto a la Constitución, incluidos los representantes Liz Cheney de Wyoming y Adam Kinzinger de Illinois y los senadores Ben Sasse de Nebraska y Mitt Romney de Utah. El hecho de que los haya singularizado demuestra su intención de vengarse en las próximas primarias y podría dejarlos vulnerables al acoso mientras viajan por el país.

El discurso de Trump, aparentemente destinado a radicalizar aún más a los seguidores que ya han demostrado que están dispuestos a abrazar la violencia, fue transmitido en vivo por Fox News y otros medios conservadores en una corriente de falsedades sin filtro.

Trump recibió su mayor aplauso cuando refrescó la mentira de que ganó en noviembre y luego se embarcó en múltiples afirmaciones flagrantemente falsas de fraude. Su furia puso un marcador de que cualquier republicano que quiera su respaldo y prosperar con la base del partido debe ahora apoyar sus peligrosas mentiras sobre el robo de las últimas elecciones.

«Incluso puedo decidir vencerlos por tercera vez», dijo el expresidente de un solo período que nunca ganó el voto popular y no logró alcanzar el 50% en las encuestas de aprobación presidencial mientras estaba en el cargo. Varias veces, Trump dio a entender a su multitud encantada que podría terminar de nuevo en la Oficina Oval.

«Con su ayuda, recuperaremos la Cámara. Ganaremos el Senado. Y luego un presidente republicano hará un regreso triunfal a la Casa Blanca», dijo Trump.

«Y me pregunto quién será».

La conducta desquiciada de Trump y los ataques a su sucesor tan pronto después de dejar el cargo representaron una aberración histórica. Sin embargo, tal es el soplete que Trump entrenó en las tradiciones de la presidencia que no fue una sorpresa. De hecho, una muestra de moderación habría sido más notable por parte de un expresidente que a menudo anteponía los agravios personales al interés nacional.

LEE: «No fue antifa», dicen simpatizantes de Trump que asaltaron el Capitolio

Peregrinaje de los aspirantes a 2024

Para empezar, el gran discurso de regreso de Trump fue una elegía de baja energía por su propia presidencia y un prolongado lamento sobre las primeras políticas de Biden. Su discurso careció del entusiasmo y las chispas de humor que hicieron que sus discursos fueran convincentes en el teatro político a principios de su campaña de 2016.

Pero el peregrinaje de políticos republicanos de alto rango que hicieron el viaje a Florida, incluidos candidatos potenciales para 2024 como los senadores Ted Cruz de Texas y Josh Hawley de Missouri, demostró el control inquebrantable de Trump sobre las bases republicanas.

El lenguaje incendiario de Trump y el nuevo impulso para desmantelar la infraestructura de las elecciones probablemente signifiquen más frustración para los líderes republicanos en Washington que están tratando de generar oposición al paquete de rescate de covid del actual presidente en el Senado, pero que ahora serán atacados por preguntas sobre la nueva retórica insurreccional de Trump contra la Corte Suprema.

Los comentarios del expresidente se produjeron con el Capitolio y el edificio de la Corte Suprema aún detrás de una enorme valla de acero, en medio de temores persistentes de ataques de extremistas alimentados por la retórica sediciosa de Trump.

No había dudas sobre el deseo del expresidente de seguir siendo la figura dominante en el Partido Republicano. La pregunta es si actuaciones como la del domingo mantendrán la resonancia meses después o si el inevitable tiempo de Trump fuera del centro de atención atenuará su aura incluso entre sus devotos fanáticos.

Los líderes republicanos de Washington como el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, parecen estar esperando este último escenario. Uno de los senadores que votó a favor de condenar a Trump en su juicio político en el Senado, Bill Cassidy de Louisiana, sugirió el domingo en el «State of the Union» de CNN que el control del expresidente sobre el partido eventualmente se desvanecería. «Si idolatramos a una persona, perderemos. Y eso está bastante claro desde las últimas elecciones», le dijo Cassidy a Dana Bash.

Trump acusó a Biden de tener el peor comienzo de una nueva presidencia en la historia, a pesar de que los índices de aprobación del demócrata están en niveles que su predecesor nunca alcanzó. Exigió que los niños debían regresar a la escuela ahora, jugando con la frustración de los padres, pero ignorando su propia negligencia en la lucha contra la pandemia que significó que el aprendizaje en persona ha estado en suspenso durante un año en muchas partes de la nación.

Trump ofreció una receta política de comercio a la «Estados Unidos primero», aplicación draconiana de la ley en la frontera, exploración expandida de petróleo y gas, oposición al control de armas y una cruzada contra lo que los presentadores de cable conservadores llaman cultura de cancelación.

LEE: El presidente ejecutivo de Goya Foods dice falsamente que Trump es «el real, legítimo y todavía presidente actual de EE.UU.»

«En sólo un mes hemos pasado de Estados Unidos primero a Estados Unidos al final», afirmó Trump. Pero sus comentarios airados sobre la inmigración, aunque reflejaban su retórica inicial en la campaña de 2016, representaron una repetición de la retórica nativista que alienó a muchos votantes suburbanos y puede haberlo ayudado a perder la presidencia y los republicanos en la Cámara y el Senado.

La aparición de Trump a menudo careció de la frescura de giros de sus protegidos, como el gobernador de Florida Ron DeSantis y la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, hasta que alcanzó la retórica incendiaria de su ataque a la Corte Suprema y las afirmaciones de una elección robada.

La encuesta presidencial de CPAC no es un barómetro científico de la opinión republicana. Pero la victoria de Trump con solo el 55% de los votos parecía baja en un evento de tres días organizado como un homenaje interminable al expresidente.

Donald Trump

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver