Trump se enfrenta a cinco investigaciones independientes

(CNN) — Cinco investigadores elegidos de forma independiente han centrado su atención en el expresidente Donald Trump, una señal de que sus problemas legales van en aumento, puesto que ya no disfruta de las protecciones que una vez le otorgó la Oficina Oval.

Trump ahora enfrenta investigaciones dirigidas por funcionarios electos desde Georgia hasta Nueva York y Washington, y solo les deben responder a sus electores. La mayoría son demócratas, pero un republicano de Georgia inició una investigación clave que ha enfrentado fuertes críticas de Trump desde las elecciones.

Y las acciones del expresidente al salir de su cargo, incluidos sus intentos de anular los resultados de las elecciones de 2020 y de incitar a sus partidarios con afirmaciones infundadas de fraude hasta que irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos en un desgarrador día de enero, solo se han sumado a su problemas legales.

«Nunca ha sucedido en nuestra historia, pero todos y cada uno de estos fiscales tienen una predicación más que suficiente para investigar lo que están investigando», dijo Daniel R. Alonso, quien fue uno de los asistentes principales del fiscal del distrito de Manhattan Cyrus Vance, de 2010 a 2014.

Hay indicios de que las investigaciones están avanzando. En Nueva York, los investigadores recientemente tuvieron en sus manos las declaraciones de impuestos de Trump y han reforzado su equipo con un fiscal que se especializa en casos financieros complejos. En Georgia, otro fiscal planea comenzar a solicitar citaciones de un jurado investigador a partir de esta semana.

«El mundo ha cambiado para Donald Trump, legalmente, ahora que ya no es presidente», dijo Elie Honig, exfiscal federal y estatal y analista legal de CNN. «Donald Trump trató de retrasar las demandas civiles en su contra, trató de retrasar las citaciones en su contra mientras era presidente. Todo eso ya no existe, así que ahora estamos viendo a varios investigadores, federales y estatales, indagando y tomando una decisión de mirar con atención a Donald Trump».

LEE: ANÁLISIS | Trump desata una nueva amenaza contra la democracia estadounidense

Todos los ojos puestos en el Empire State

En Manhattan, todos los ojos están puestos en Vance, quien ha estado investigando las finanzas de Trump durante dos años y no se espera que se presente a la reelección.

El demócrata tiene 10 meses para el final de su mandato, poniendo el reloj, dijeron algunos, para alcanzar a concluir su investigación.

«Es probable que el caso, si es acusado, sea acusado antes de que Vance deje el cargo», dijo Anne Milgram, exfiscal general de Nueva Jersey y exfiscal federal.

«Eso se debe a que faltan 10 meses, que es mucho tiempo en una investigación criminal, y porque la fiscalía del distrito había señalado anteriormente que había  estatutos de limitaciones de tiempo», dijo.

Los fiscales ya han entrevistado a testigos, citado documentos de prestamistas, un corredor de seguros y otros, y el mes pasado reclutaron a un exfiscal federal con experiencia en complejas investigaciones financieras para reforzar su equipo.

La semana pasada, los investigadores también recibieron una gran cantidad de registros, que incluyen declaraciones de impuestos, estados financieros y comunicaciones entre la Organización Trump y Mazars, el contable de Trump desde hace tiempo, después de que la Corte Suprema denegó la última oferta de Trump para impedir que Vance acceda a esos registros.

«Creo que el objetivo será actuar rápidamente y, si creen que se ha cometido un delito, pasarán a presentar el caso al jurado investigador en meses, no años», dijo Milgram.

Vance, hijo de un exsecretario de Estado de EE.UU. y conocedor de Washington, pasó la mayor parte de su carrera legal como abogado defensor penal de cuello blanco. Se postuló para fiscal de distrito y asumió el cargo en 2010 después de más de 30 años de que estuviera al frente su predecesor, Robert Morgenthau.

Ha sido innovador en cómo ha llevado algunos casos y en 2019, la oficina de Vance obtuvo la primera condena por cargos estatales de terrorismo interno.

Pero algunas de sus victorias se han visto teñidas de controversia.

Cuando Vance presentó cargos penales contra el magnate de Hollywood Harvey Weinstein por agresión sexual tras el auge del movimiento #MeToo, la condena de Weinstein fue aclamada como una «nueva era de justicia» por Time’s Up, un grupo de defensa de las mujeres. Pero se produjo solo después de una decisión anterior en 2015 de negarse a procesar a Weinstein después de que una modelo italiana lo acusó de manosearla y grabó a Weinstein en una cinta diciendo: «No lo volveré a hacer».

LEE: Condenan a Harvey Weinstein a 23 años de prisión

Vance también fue criticado por no enjuiciar a Donald Trump Jr. e Ivanka Trump, quienes fueron investigados en 2012 por presuntamente engañar a compradores potenciales de unidades en el Trump SoHo, una propiedad hotelera de Nueva York. En ambos casos, los abogados de las personas habían donado a la campaña de Vance.

Vance se defendió y dijo a los periodistas en 2017 que las donaciones no tuvieron ningún impacto en su decisión. Su oficina dijo que las acusaciones contra Weinstein eran «horribles», pero no había pruebas suficientes para acusarlo.

«Al final del día, operamos en la sala de audiencias de la ley, no en la sala de audiencias de la opinión pública», dijo Vance.

Alonso, el ex asistente de Vance, ha dicho anteriormente que a veces un fiscal de distrito tiene éxito al decidir no presentar cargos.

Sobre la investigación de Trump, dijo, Vance no será político.

«Él sabe que el trabajo no es lamerse el dedo y sostenerlo contra el viento y decidir en qué dirección sopla el viento antes de tomar una decisión», dijo Alonso. «Mirará la evidencia y decidirá quién cree que es culpable y si puede probarlo».

Otra investigación de Nueva York

Una de las mayores espinas en el costado de Trump ha sido la fiscal general de Nueva York, Letitia James.

Cuando James se postuló para el cargo en 2018, hizo campaña con el compromiso de investigar todo, desde las políticas de Trump hasta sus finanzas.

«Me postulo para fiscal general porque nunca tendré miedo de desafiar a este presidente ilegítimo cuando nuestros derechos fundamentales están en juego», dijo James en ese momento.

Su historial desde entonces ha demostrado que lo decía en serio: desafió la adición de una pregunta sobre la ciudadanía por parte de la administración de Trump al censo de EE.UU., presionó para que la legislatura de Nueva York aprobara una ley para cerrar una laguna del indulto presidencial y concluyó una demanda presentada por su predecesor que llevó a la disolución de la Fundación Trump.

Ahora su oficina está investigando las finanzas personales y comerciales de Trump, explorando si los activos se valuaron incorrectamente y si los bancos o las autoridades fiscales fueron defraudados. James ganó victorias en la corte con un juez que obligó a Eric Trump, quien codirige las operaciones diarias de la Organización Trump, a presentarse a una deposición y ordenó al abogado de impuestos de Trump que entregue montones de documentos.

James ha sido pionera, convirtiéndose en la primera mujer negra en ocupar un cargo en toda la ciudad cuando fue elegida defensora pública de la ciudad de Nueva York en 2013 y luego la primera mujer elegida para servir como fiscal general de Nueva York y la primera mujer negra en ocupar un cargo estatal. Sus ambiciones políticas no se limitan a la Fiscalía General. Ella ha reflexionado sobre postularse para la alcaldía y algunos han especulado que podría postularse para gobernadora si Andrew Cuomo no se postula nuevamente para el cargo.

Cuomo respaldó a James en su candidatura a fiscal general, pero sus vínculos han sido puestos a prueba recientemente. James emitió un informe mordaz en enero que encontró que el Departamento de Salud de Nueva York subestimó las muertes por covid-19 entre los residentes de hogares de ancianos en aproximadamente un 50%, lo que desencadenó una crisis política para Cuomo.

LEE: La controversia del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, por las muertes en hogares de ancianos por covid-19

Durante el fin de semana, ella rechazó públicamente los planes de Cuomo de investigar las denuncias de acoso sexual presentadas contra él. Cuomo inicialmente dijo que nombraría a un juez federal retirado para investigar las denuncias de dos mujeres. Cuando esa medida fue recibida con duras críticas, dijo que le pediría a James y al juez principal de Nueva York que nombraran a un investigador independiente. Al final, cedió terreno a James, quien será el único que seleccionará un bufete de abogados independiente para investigar las acusaciones contra el gobernador.

Cuomo dice que nunca tocó o le hizo propuestas a nadie de manera inapropiada, pero se disculpó con cualquiera que haya malinterpretado sus comentarios en el lugar de trabajo como un coqueteo no deseado.

«Ella ha sido una voz fuerte e independiente a lo largo de su carrera», dijo Robert Abrams, fiscal general de Nueva York de 1978 a 1994 y miembro del equipo de transición de James. «Todo esto demuestra que ha mostrado coraje y tenacidad por lo que cree que es correcto, cuál es su deber y responsabilidad».

Trump ha aprovechado los comentarios anteriores de James, diciendo que sus acciones contra él tienen motivaciones políticas. En una presentación judicial que impugnaba la citación de Vance para sus declaraciones de impuestos, los abogados de Trump citaron a James nueve veces, incluso cuando ella dijo: «Estaré iluminando con una luz brillante cada rincón oscuro de sus negocios inmobiliarios».

James dijo que Trump se equivoca con ella.

«No soy parcial. Represento al estado, a todos los individuos, a todos los ciudadanos del estado de Nueva York, ya sean republicanos o demócratas», le dijo James a Marie Claire en enero. «Ese es mi deber y esa es la misión».

Investigador republicano de Georgia

La oficina del secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, también está investigando a Trump por sus intentos de anular los resultados electorales del estado.

Cuando Trump perdió las elecciones presidenciales, ningún funcionario estatal estaba en su punto de mira más que Raffensperger, un republicano veterano. Incluso cuando la tensión y la presión de Trump estaban en exhibición pública, el principal funcionario electoral de Georgia dijo que había apoyado a Trump y declaró públicamente varias veces que deseaba que Trump hubiera ganado.

Pero aunque dijo que estaba personalmente decepcionado con los resultados como republicano conservador, Raffensperger se negó rotundamente a dar crédito a una letanía de teorías de conspiración reforzadas por el entonces presidente que alegaba fraude electoral en Georgia.

Desde los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero, Raffensperger ha ofrecido una visión más crítica de las acciones de Trump.

«Muchas de las acciones que ha tomado desde entonces no son las que cabría esperar de un presidente», dijo Raffensperger a CNN en enero. «He dicho desde el primer día que tenemos que estar muy atentos a nuestro discurso porque no podemos hacer que la gente se ponga nerviosa y hacer que llegue a un frenesí emocional».

La de Raffensperger es la rara investigación dirigida por republicanos, agravada por el hecho de que Raffensperger fue testigo directo de los intentos de Trump de influir en el resultado de las elecciones.

LEE: Lee la transcripción de la llamada de Trump con el secretario de Estado de Georgia

Una fuente familiarizada con la investigación del secretario de Estado de Georgia confirmó que los funcionarios están viendo dos llamadas. Una es la llamada telefónica de enero, de la cual CNN obtuvo el audio. En él, Trump presionó a Raffensperger para que «encontrara» votos para anular los resultados electorales después de su derrota ante Biden.

La otra involucra una llamada que Trump hizo el 23 de diciembre a un investigador electoral de Georgia en la oficina del secretario de Estado que lideraba una investigación sobre acusaciones de fraude electoral en el condado de Cobb. Se escucha a Trump pidiéndole al investigador jefe de la oficina de Raffensperger que «encuentre el fraude», diciendo que el funcionario sería un «héroe nacional», según una fuente con conocimiento de la llamada.

El asesor principal de Trump Jason Miller dijo en un comunicado el mes pasado que no había nada «inapropiado o desagradable» en la llamada entre Trump y Raffensperger.

«Y la única razón por la que la llamada se hizo pública fue porque el Sr. Raffensperger la filtró en un intento de ganar puntos políticos», dijo el comunicado de Miller.

La oficina de Raffensperger se negó a comentar, diciendo que no comentan sobre investigaciones activas.

Veinte investigadores trabajan en la oficina de Raffensperger en todo el estado y el equipo tiene mucho en su plato. Actualmente están trabajando en 252 casos de 2020 que están abiertos o pendientes de presentación a la junta electoral estatal, confirmó a CNN una fuente familiarizada con las investigaciones del secretario de Estado de Georgia.

La oficina investiga todas las denuncias que recibe y describió las investigaciones como «de carácter administrativo y de determinación de hechos», según un comunicado del 8 de febrero, día en que abrió una investigación sobre las llamadas.

Una vez que la oficina de Raffensperger complete su investigación, los hallazgos se informarán a la junta electoral estatal, la cual puede decidir que la causa probable fundamenta la existencia de una violación, y que el caso debe remitirse a la fiscal de distrito del condado de Fulton, Fani Willis, o, adicionalmente, al fiscal general de Georgia para una mayor investigación, según dos personas familiarizadas con el proceso.

Georgia profundiza en la intromisión electoral

Además de la investigación de la oficina de Raffensperger, Willis está investigando la llamada de Trump al secretario de Estado de Georgia, buscando influir en los resultados electorales de Georgia a su favor.

Cuando esa llamada tuvo lugar el 2 de enero, Willis solo había estado en el cargo un día. A principios de febrero, su oficina comenzó a enviar cartas a los funcionarios de Georgia pidiéndoles que conservaran los documentos relacionados con los intentos de influir en las elecciones del estado mientras investiga posibles delitos, incluida la solicitud de fraude electoral, conspiración y extorsión. Según las cartas, ninguno de los funcionarios de Georgia es objeto de la investigación.

La investigación elevó instantáneamente el perfil nacional de la fiscal recién elegida. Pero también molestó a algunos residentes de Georgia que creen que el enfoque en Trump desviará la atención y los recursos de los problemas locales en el condado de Fulton, que incluye gran parte de la ciudad de Atlanta.

Aquellos que conocen a Willis, sin embargo, no se sorprendieron al verla seguir adelante.

«Hay algunas pruebas que indican que se podría haber violado una ley. Es posible que se haya hecho en su jurisdicción, ella lo va a investigar», dijo Charlie Bailey, quien anteriormente trabajó de cerca con Willis en la fiscalía del distrito y se postula para fiscal general del estado en 2022. «Sé que es diferente porque es un expresidente. Me doy cuenta de eso, y sé que ella también se da cuenta, pero se lo toma muy en serio».

Willis, demócrata y fiscal desde hace tiempo, derrocó a su exjefe para convertirse en la primera mujer fiscal de distrito del condado en enero. Ella y su personal han estado haciendo malabarismos con una avalancha de interés sobre la investigación de Trump con una fiscalía que ya estaba colapsando bajo su carga de casos, según una fuente familiarizada con la investigación.

Una de sus primeras medidas fue pedirle al fiscal general del estado que reasignara dos casos de alto perfil contra agentes de policía de Atlanta por presunto uso de fuerza excesiva, incluso en la muerte a tiros de Rayshard Brooks. Sus críticos creen que es una señal de que sus prioridades están en otra parte.

«Si la fiscalía del distrito tiene el tiempo y los recursos y todo el tiempo y la mano de obra para hacer eso, de ir a por Trump por este asunto de las elecciones o lo que sea, solo que se asegure de que los casos de derechos civiles que están en su condado sean tratados por igual y tienen el mismo tipo de prioridad», dijo Chris Stewart, abogado de la familia Brooks.

«¿Qué hacemos ahora?», preguntó Stewart. «Las familias están atrapadas en el medio».

MIRA: Así vivió Atlanta el Juneteenth con el caso Rayshard Brooks resonando en las protestas

Mientras tanto, Willis ha dicho que su investigación sobre Trump se extenderá más allá de la llamada de Trump con Raffensperger para incluir cualquier esfuerzo para influir en las elecciones en Georgia.

Ella ha dicho en entrevistas que puede comenzar a solicitar citaciones de un jurado investigador a partir de marzo. Y ese jurado investigador se basará en un grupo de electores en el condado de Fulton que probablemente no simpatizarán con Trump: el presidente Joe Biden ganó el condado con casi el 73% de los votos en noviembre.

«No tengo idea de lo que voy a encontrar», le dijo Willis a WSB, afiliada de CNN, el mes pasado. «Un buen agente de la ley, un buen fiscal, entra con la mente abierta».

Willis es quizás más conocida en Georgia por su papel en el enjuiciamiento de 2014 de una docena de educadores acusados de estar involucrados en un escándalo de trampas. Once fueron condenados por delitos de crimen organizado.

Sus excolegas dijeron que es poco probable que se sienta intimidada al enfrentarse al expresidente. Pero ha reconocido haber duplicado su seguridad en medio de amenazas.

«Curiosamente, los comentarios siempre son racistas. Y en realidad es solo una pérdida de tiempo y una tontería», le dijo Willis a Rachel Maddow de MSNBC el mes pasado. «No me impedirá hacer mi trabajo, y no creo que sea un insulto recordarme que soy una mujer negra».

Otro golpe para Trump en Washington

Para Karl Racine, tal vez haya pocas desventajas en seguir otro caso contra Trump.

Racine, quien se convirtió en el primer fiscal general electo de Washington cuando asumió el cargo en 2015, sirve a un electorado que favorece abrumadoramente a los demócratas. En 2020, el 92% de Washington votó por Biden.

Racine se enfrentó previamente a Trump en una demanda alegando conflictos entre los intereses comerciales del entonces presidente y su juramento en el cargo. La demanda se volvió discutible cuando Trump dejó el cargo.

La última prosecución de Racine parece ser un juego de espera mientras los fiscales investigan si el presunto papel del expresidente en la insurrección violó la ley de incitación a la violencia de la ciudad y determinan si es mejor asociarse con el secretario de Justicia.

«No quieren presentar cargos sin la cooperación del gobierno federal», dijo el exfiscal general de Washington Bob Spagnoletti. «No van a arriesgarse aquí».

La oficina de Racine solo hace cumplir los códigos locales de la ciudad, mientras que el enjuiciamiento de delitos mayores y federales es competencia del Departamento de Justicia.

Racine ha dicho que está enfocado en el cargo de incitación a la violencia disponible para él según el código de Washington, pero el cargo solo conlleva un máximo de seis meses de prisión, y los expertos legales señalan que Racine no tendría la autoridad para obligar a Trump a regresar a Washington para comparecer ante el tribunal.

Spagnoletti señala que sería muy ventajoso para Racine trabajar en relación con el secretario de Justicia en Washington, especialmente porque solo esa oficina tiene el poder de convocar un jurado investigador.

«Debido a que Karl Racine no tiene uno, necesita poder trabajar con el fiscal federal para reunir pruebas rápidamente y no detenerlas, que es lo que sucederá sin una estrategia coordinada», dijo Spagnoletti.

El secretario de Justicia interino Michael Sherwin ha dicho que su oficina sopesará la posibilidad de acusar a todos los actores involucrados en la insurrección, pero se ha negado a dar detalles sobre si eso también incluye a Trump. No está claro si Sherwin permanecerá en su puesto si Merrick Garland es confirmado como secretario de Justicia.

Racine reveló en enero que su oficina estaba «colaborando a un alto nivel con los fiscales federales».

Donald Trump