Las vacunas de Pfizer y AstraZeneca contra el coronavirus tiene alta efectividad para prevenir casos severos, según dos estudios

(CNN Español) – Las vacunas de Pfizer y AstraZeneca contra el coronavirus tienen altos niveles de efectividad para prevenir la enfermedad sintomática grave en pacientes de riesgo. Esa es la conclusión de dos estudios, uno en Israel y otro en Reino Unido.

En este episodio, el doctor Elmer Huerta desmenuza los resultados de ambas investigaciones y explica por qué son importantes.

Puedes escuchar este episodio en Spotify o tu plataforma de podcast predilecta o leer la transcripción a continuación.


Hola. Soy el Dr. Elmer Huerta y esta es su diaria dosis de información sobre el nuevo coronavirus, información que esperamos sea de utilidad para cuidar de su salud y la de su familia.

Hoy veremos qué dicen los nuevos estudios que evalúan la efectividad de las vacunas contra covid-19.

En primer lugar y como lo escuchamos en el episodio del 16 de febrero, debemos distinguir entre dos términos que se usan de manera indistinta en la conversación diaria, e incluso en los medios de comunicación: eficacia y efectividad de las vacunas.

¿Qué es la eficacia de las vacunas?

Primero veamos en qué consiste la eficacia de una vacuna.

Para entender eficacia, debemos recordar que los estudios de fase 3 de las vacunas se hacen en decenas de miles de personas, y son estudios muy controlados en los que los investigadores prácticamente escogen quiénes serán los participantes.

En otras palabras, para facilitar la comparación de los resultados, los participantes de los estudios de fase 3 son personas seleccionadas, y se excluye a mujeres embarazadas, niños, personas muy ancianas o con ciertas enfermedades prexistentes.

Al concluir el estudio de fase 3, se calcula la eficacia de la vacuna comparando el número de casos que se presentó en el grupo que recibió la vacuna y el número de casos que se presentó en el grupo que recibió el placebo.

Esta es la eficacia de algunas vacunas:

Obviamente, si como se espera, el número de casos de enfermedad en el grupo que recibió la vacuna es mucho menor que en el grupo que recibió el placebo, se dice que la vacuna es eficaz.

Así, se ha calculado que para las vacunas de:

  • Pfizer/BioNTech, su eficacia es de 95%,
  • Para la de Moderna 94,5%,
  • Para la de AstraZeneca 82,4%,

Y para la de Johnson & Johnson:

  • 72% en Estados Unidos,
  • 66% en América Latina
  • y 57% en Sudáfrica.

Pero entonces ¿qué es efectividad?

A diferencia de la eficacia, los estudios de efectividad no provienen de vacunaciones en experimentos controlados en el que se comparan vacunas contra placebos. Provienen de realizar campañas de vacunación en la vida real, en las cuales se compara poblaciones vacunadas con las no vacunadas.

Israel y el Reino Unido son, entre otros, los países que más datos nos están brindando sobre la efectividad de las vacunas. Allá no solo están vacunando a las personas, sino que han diseñado -en paralelo- estudios que permiten medir la efectividad de los programas de vacunación.

En ese sentido, una prepublicación israelí demostró que la efectividad de la vacuna de Pfizer/BioNTech es de:

  • 94% para evitar la infección sintomática
  • Y 92% para evitar la enfermedad severa.

Por su parte, un estudio británico, aún no publicado y realizado por la fundación AVONCap (financiada por Pfizer) ha encontrado que una sola dosis de las vacunas de Pfizer/BioNTech o de AstraZeneca fue muy eficaz para prevenir enfermedades sintomáticas graves que hubieran llevado al hospital a pacientes mayores de 80 años con múltiples enfermedades.

Una sola dosis de la inyección de Pfizer/BioNTech, que comenzó a administrarse en el Reino Unido el 8 de diciembre, tuvo una efectividad del 71,4%, 14 días después de la inyección, en prevenir la hospitalización de pacientes con una edad promedio de 87 años.

Del mismo modo, una sola dosis de la vacuna AstraZeneca, que empezó a administrarse en el Reino Unido a partir del 4 de enero, fue 80,4% efectiva al prevenir la hospitalización en pacientes con una edad promedio de 88 años.

Sin duda que estos datos de efectividad de las vacunas, calculados en tiempo real, son muy alentadores, puesto que muestran que ambas vacunas pueden prevenir los casos severos en personas de alto riesgo de complicación, casos que pueden llevarlos a la hospitalización y la muerte, un objetivo en el que toda persona vacunada pone su esperanza.

Envíeme sus preguntas por Twitter, intentaremos responderlas en nuestros próximos episodios. Puede encontrarme en @DrHuerta.

Si cree que este podcast es útil, ayude a otros a encontrarlo, calificándolo en su aplicación de podcast favorita. Volveremos mañana, así que asegúrese de suscribirse para obtener el último episodio en su cuenta.

Y para obtener la información más actualizada, siempre puede dirigirse a CNNEspanol.com. Gracias por su atención.

Si tienes alguna pregunta puedes enviarla al doctor Elmer Huerta a través de Twitter. También puedes dirigirte a CNNE.com/coronaviruspodcast para todos los episodios de nuestro podcast «Coronavirus: Realidad vs. ficción».

coronavirus
Covid-19
Vacuna contra el coronavirus