Jared Kushner desaparece de la manada política de Trump, tras años de ser omnipresente

(CNN) –– Mientras Donald Trump preparaba su intervención en la Conferencia de Acción Política Conservadora la semana pasada ––y un plan más amplio y sólido para regresar a la política como un elemento de disrupción omnipresente–– la ausencia de una persona se impuso.

Notablemente, Jared Kushner, el yerno de Trump, no estuvo en la lista de asesores que trabajaron con el expresidente. Se trata de una figura que antes se desempeñó como asesor principal y microgestor con responsabilidades de gran alcance. Kushner incluso tenía una carta blanca virtual. Pero ahora se alejado, según dicen varias personas que trabajaron de cerca con él en la Casa Blanca o que están familiarizadas con su pensamiento y que hablaron con CNN bajo reserva para mantener las relaciones.

«En este momento, él acaba de salir de la política», sostuvo una persona. Lo que hace eco de la mentalidad de la esposa de Kushner, Ivanka Trump, quien está tan cansada de la burbuja política que recientemente ha dicho a sus amigos y colegas que no digan nada relacionado con Washington.

Tras la derrota electoral de Trump y su posición actual fuera del poder, la ausencia de Kushner sigue un patrón. El cual los críticos han señalado anteriormente: estar presente para las victorias y desaparecer para las derrotas. Una persona con estrechos vínculos con Kushner le dijo a CNN que el yerno de Trump está disfrutando «de un tiempo muy necesario con su familia». Y añadió que su retiro no está relacionado con los altibajos de la popularidad del expresidente.

Durante el gobierno de Trump, Kushner estuvo más que dispuesto a hablar en nombre de los momentos que resultaron buenos para la Casa Blanca. Pero, también, a omitir convenientemente las partes de los líos políticos.

Servicio Secreto de Ivanka Trump paga para ir al baño 0:37

Ya en 2017, cuando el plan de salud de Trump tuvo problemas y fracasó, Kushner y su familia estaban en las laderas de Aspen, Colorado. En 2018, se encontraban de vacaciones en Florida en medio del cierre del gobierno. A pesar incluso de que la Casa Blanca insistió en que Kushner lideraba activamente las negociaciones. Y en 2019, cuando Trump fue criticado por múltiples problemas, desde verificaciones de antecedentes hasta comentarios sobre judíos y demócratas, la pareja pasaba un tiempo de inactividad en Wyoming. Algo que incluso destacó Trump en un tuit con una foto de ellos en su descanso. «Dos personas increíbles . ¡No puedo creer que no estén trabajando (pocos trabajan más duro)!», escribió en el mensaje.

Una portavoz de Trump no dio una respuesta oficial a la solicitud de comentarios de CNN.

Sin embargo, no está claro quién está instigando esta ruptura, al menos por ahora. Algunos que han estado en contacto con Kushner dicen que se cansó de las payasadas de su suegro. Fuentes más cercanas a Trump señalan que él está enojado con su yerno por la derrota electoral.

Los mismos de Trump, menos uno: Jared Kushner

El hecho de que a Kushner le disguste el apetito político de su suegro es cuestionable por el momento en que ocurre. Un indicio de que Kushner nuevamente está poniendo distancia entre su imagen y la de Trump. Lo que también sucede después del flujo delirante de falsedades que siguió al día de las elecciones. Y a la insurrección mortal incitada por Trump en el Capitolio el 6 de enero.

Sin embargo, varias personas dijeron a CNN que Kushner realmente, en esta ocasión, está efectivamente cansado de la retórica de Trump.

Kushner e Ivanka Trump salieron de su elegante casa de alquiler en Washington poco después del 20 de enero. Y los últimos camiones de mudanza que se dirigían a su nuevo rascacielos junto a la playa en Miami partieron 24 horas después de la toma de posesión del presidente Joe Biden. Otra persona familiarizada con el nuevo capítulo de Kushner dice que él quiere un cierre y un nuevo comienzo. Uno que no incluya asesorar a su suegro todos los días.

Sin embargo, otras dos personas que hablaron con CNN indicaron que el cisma lo instigó Trump. Incluso, el expresidente ha dicho a sus círculos íntimos que está enojado con Kushner.

A finales de la semana pasada, Trump convocó lo que cree es su grupo de expertos más fuertes para una reunión. El objetivo era discutir su futuro político, pero no incluyó a Kushner. El grupo analizó las elecciones de medio término de 2022 y, más probablemente, una carrera presidencial en 2024, dicen personas que han hablado con el expresidente últimamente.

Los asistentes se acomodaron en las dependencias privadas de Trump en Mar-a-Lago, su club/sede posterior a la Casa Blanca/hogar en Palm Beach. Entre los asesores estuvieron el exdirector de campaña Bill Stepien, el asesor Jason Miller y el exdirector de redes de la Casa Blanca Dan Scavino. También el hijo de Trump, Donald Trump Jr., y otro exgerente de campaña, Brad Parscale. Justamente, a este último Kushner lo despidió a pedido de Trump el verano pasado y lo reemplazó con Stepien.

Sobre la mesa estuvo crear un gran comité de acción política (PAC, por sus siglas en inglés) para recaudar dinero. También una discusión más amplia sobre quién haría qué mientras Trump determina dónde, cuándo y a quién repartir su enorme influencia dentro de un partido republicano fracturado.

Trump reaparece y promete represalias 0:41

Que Kushner no esté presente en una mesa redonda estratégica sorprendió a muchos que saben de su profunda participación en todos los aspectos del mensaje político de Trump, y es extraño.

«Eso es lo más parecido a un giro de 180 grados que podría hacer», sostuvo una tercera persona, que trabajaba dentro de la Casa Blanca de Trump con Kushner. «Este era un tipo que durante cuatro años hizo todo en nombre del presidente Trump. Vivía por ese trabajo», añadió.

Otro excolega de la Casa Blanca expresó su sorpresa por la decisión de Kushner de retirarse. En ese sentido, señaló que no había nada en los asuntos la administración en lo que Kushner no «se entrometiera».

Desde la política nacional, la política exterior, la dotación de personal, la redacción de discursos, la seguridad nacional, la reforma de la justicia penal, el presupuesto, el covid-19: Kushner participaba en todo.

«Era un ‘experto’ en todo», dijo el excolega. Y destacó que el hecho de que Kushner pasara de un tema a otro era a menudo la pesadilla de algunos altos funcionarios del Ala Oeste.

Una relación que se distanció

Pero la capacidad de Kushner, como de Ivanka Trump, para maniobrar dentro y fuera de los asuntos, día tras día, se debió en parte a que pertenecían a la familia.

«No es como si Trump pudiera despedir a su yerno, o darle un apodo y atacarlo en Twitter», dijo la persona que trabajó dentro de la Casa Blanca de Trump.

Como tal, Kushner pudo ser un estratega en jefe y una voz influyente para el entonces presidente.

Pero no lo es tanto ahora.

Dos de las personas que hablaron con CNN dicen que la relación de Kushner con Trump, sea su yerno o no, se fracturó desde la derrota de la reelección.

Trump, dicen, ha expresado a sus allegados en algunas ocasiones durante las últimas semanas que culpa a Kushner por perder.

Una persona que habla con Kushner frecuentemente niega enérgicamente cualquier disputa entre los dos hombres. Además, señaló que Kushner y Trump se reunieron para almorzar este miércoles en Florida en la propiedad de Trump en Doral.

Sin embargo, Kushner sería un sustituto plausible. Justamente, fue él quien orquestó gran parte de la respuesta de la administración a, esencialmente, la mayoría de las cosas. Desde la economía hasta la reforma inmigratoria. Incluso, en última instancia, el coronavirus. Además, ¿quién puede olvidar la promesa de Kushner en abril pasado durante una entrevista acerca de que Estados Unidos estaría «realmente ‘rockeando’ de nuevo» en julio?

«Sabemos que el jefe no se va a culpar a sí mismo» (por perder las elecciones), dijo una fuente sobre la naturaleza de su relación. En ese sentido destacó la costumbre de Trump de evitar la responsabilidad personal.

Sin embargo, si es Trump quien mantiene a Kushner a distancia, o viceversa, hay algo claro para quienes han hablado con Kushner en las últimas semanas: «Quiere un descanso», dijo una persona familiarizada con su pensamiento. Pero la fuente anticipó que después de un período de reflexión, y si Trump decide lanzar una campaña en 2024, es probable que Kushner vuelva al redil como asesor.

Pero, por ahora, Kushner está más que dispuesto a ver a Trump Jr. o incluso a Parscale asumir el papel de susurrador y figura leal a Trump. Aunque el colaborador cercano a Kushner dijo que vigila a Stepien, Parscale y Miller, y habla con ellos con frecuencia.

Varias de las personas que hablaron con CNN señalaron que los intereses periféricos de Kushner aún incluyen un enfoque continuo en el Medio Oriente. Específicamente, en la negociación de acuerdos de paz y en la ayuda a garantizar que se afiancen.

También le gustaría ser parte del avance de la reforma de la justicia penal, como revivir la libertad condicional en el sistema penitenciario federal. Algo que fue eliminado en 1984 y Kushner cree que merece un nuevo examen.

«Está tratando de ser alguien a quien acudir del lado republicano para lograr un acuerdo», dijo la persona familiarizada con la posible trayectoria profesional de Kushner.

Sin embargo, en el futuro cercano, no esperes ver a Kushner entre los exasesores presidenciales que se ofrecen voluntariamente para una segunda ronda.

«El drama de la política lo agotó. Eventualmente, Trump desgasta a todos», dijo la persona.

Ivanka Trump
Jared Kushner