¿Qué sigue para el proyecto de ley de ayuda por covid (y cuándo podría llegarte otro cheque de estímulo)?

(CNN) — La aprobación en el Senado, el sábado, del proyecto de ley de alivio de covid-19 de US$ 1,9 billones del presidente Joe Biden, que incluye un tercer cheque de estímulo, dejó a la propuesta muy cerca de convertirse en ley.

Pero primero, el proyecto tiene que volver al otro lado del Capitolio, donde la Cámara de Representantes, que ya aprobó su propia versión del proyecto de ley, tiene previsto votar el martes para aprobar los cambios realizados en el Senado. Se espera que esa votación tenga éxito en una línea partidista, como sucedió en el Senado, con una estrecha mayoría demócrata.

Solo después de que la Cámara apruebe la versión del Senado, llegaría al escritorio de Biden.

Después de eso, el tiempo de aplicación –cuando pasará de ser una propuesta de ley de más de 600 páginas a convertirse en dinero en los bolsillos de las personas– podría pasar relativamente rápido. La gente podría comenzar a ver los pagos de estímulo de US$ 1.400 en sus cuentas bancarias a los pocos días de que Biden firme el proyecto de ley, lo que se espera que suceda poco después de que la Cámara vote el martes.

Para el proyecto de ley de estímulo pandémico anterior, el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés) comenzó a enviar la segunda ronda de pagos, de hasta US$ 600, tres días después de que el entonces presidente Donald Trump firmó esa propuesta a finales de diciembre. Pero es posible que la temporada de presentación de impuestos, actualmente en marcha, pueda ralentizar el proceso esta vez.

Los pagos no se realizan todos a la vez. Aquellos cuya información bancaria está archivada en el IRS probablemente obtendrían el dinero primero porque se depositaría directamente en sus cuentas. Otros pueden recibir cheques en papel o tarjetas de débito prepagadas por correo.

Aún así, millones de personas podrían correr el riesgo de quedarse fuera porque el IRS no sabe cómo comunicarse con ellos. Se estima que 8 millones de personas elegibles no recibieron el primer pago de estímulo, de hasta US$ 1.200, que se aprobó el año pasado y se entregó durante la primavera y el verano. Si bien la mayoría de las personas recibió el dinero automáticamente, las personas de muy bajos ingresos que normalmente no presentan declaraciones de impuestos pueden tener que dar un paso adicional para registrarse en línea o presentar una declaración de impuestos de 2020.

Esta vez, las personas que ganan menos de US$ 75.000 y las parejas que ganan menos de US$ 150.000 recibirían el pago completo de US$ 1.400, más US$ 1.400 adicionales por dependiente. Pero la elegibilidad en la tercera ronda de cheques se reduciría progresivamente de forma más rápida que los pagos anteriores, al eliminar por completo a las personas que ganan más de US$ 80.000 al año y las parejas casadas que ganan más de US$ 160.000, independientemente de cuántos hijos tengan. Los pagos llegarían a alrededor del 90% de las familias, según una estimación del modelo presupuestario de Penn Wharton.

Beneficios por desempleo

En cuanto a los beneficios por desempleo, los proyectos de ley del Senado y la Cámara de Representantes difieren en las disposiciones.

Si la Cámara aprueba los cambios del Senado y Biden firma el proyecto de ley en los próximos días, es posible que los desempleados vean poca o ninguna interrupción en los pagos. Pero depende del estado en el que vivan.

El proyecto de ley del Senado continuaría el actual apoyo federal semanal de US$ 300 y dos programas clave de desempleo pandémico hasta el 6 de septiembre. El proyecto de ley de la Cámara proporcionaría una ayuda semanal de US$ 400 y continuaría con los dos programas pandémicos hasta el 29 de agosto.

El programa de Asistencia por desempleo pandémico proporciona beneficios para autónomos, trabajadores de conciertos, contratistas independientes y ciertas personas afectadas por la pandemia, mientras que el programa de Compensación por desempleo de emergencia pandémica aumenta la duración de los pagos para aquellos en el sistema de desempleo estatal tradicional.

A diferencia del paquete de ayuda que el Congreso aprobó en diciembre, esta legislación debe firmarse antes de que los trabajadores despedidos se queden sin beneficios, y hay muchos menos cambios que en el proyecto de ley anterior, dijo Andrew Stettner, investigador principal de The Century Foundation. Aún así, algunos estados esperarán hasta que el Departamento de Trabajo de EE.UU. publique todas las pautas necesarias para reprogramar sus sistemas.

La mayoría de los estados deberían comenzar a enviar los beneficios por desempleo en menos de tres semanas, dijo.

Sin una extensión de los programas, se estima que 11,4 millones comenzarían a ver que sus beneficios empiezan a caducar después del próximo fin de semana y se eliminarían gradualmente durante el próximo mes, según The Century Foundation. La ayuda de US$ 300 también finalizará el próximo fin de semana.

Cuando el Congreso aprobó el último proyecto de ley de ayuda que amplía los programas de desempleo, algunos de los desempleados ya habían comenzado a agotar sus beneficios pandémicos, que fueron creados en marzo pasado.

Además, los legisladores agregaron la mejora semanal de US$ 300 e hicieron cambios a los programas pandémicos. Y Trump esperó para firmar el proyecto de ley hasta después de que hubieran caducado los beneficios para millones más de estadounidenses desempleados.

Algunos estados pudieron promulgar las nuevas disposiciones rápidamente, pero otros tardaron más de un mes. Las demoras dejaron a los desempleados esperando US$ 17.600 millones en beneficios en enero, según un análisis separado de The Century Foundation.

Crédito tributario por hijos

Sin embargo, otras medidas del paquete son nuevas o implican cambios más importantes en los programas existentes, incluidas mejoras temporales al crédito tributario por hijos y subsidios de primas federales para los planes de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, así como para las pólizas COBRA para trabajadores dados de baja que quieren mantener la cobertura de seguro médico de su empleador.

Las agencias federales tardarían más en implementarlos, por lo que podrían pasar varias semanas, o incluso meses, antes de que los estadounidenses los reciban.

Por ejemplo, es posible que las familias no vean el aumento en el crédito tributario por hijos hasta el verano.

Los proyectos de ley de la Cámara y el Senado exigen aumentar el crédito a US$ 3.600 por cada niño menor de 6 años y a US$ 3.000 por cada niño entre 6 y 17 en 2021. Actualmente es un crédito de US$ 2.000 para niños entre las edades de 6 y 16 años.

El crédito también sería totalmente reembolsable durante el año y podría pagarse mensualmente, en lugar de una suma global en el momento de los impuestos.

Las familias podrían recibir la mitad de su crédito total como pago periódico a partir de julio y hasta el resto del año, de acuerdo con la legislación. Luego, podrían reclamar la mitad restante en sus declaraciones de impuestos de 2021.

Subsidios del seguro de salud

Los estadounidenses que calificarían para los subsidios federales más importantes del paquete de ayuda para las pólizas de la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio tendrían que esperar hasta que se programen las nuevas regulaciones en los intercambios de Obamacare, lo que podría demorar algunas semanas.

Los afiliados no pagarían más del 8,5% de sus ingresos para la cobertura, en comparación con casi el 10% actual. Además, aquellos que ganen más del límite actual del 400% del nivel federal de pobreza, alrededor de US$ 51.000 para una persona y US$ 104.800 para una familia de cuatro en 2021, serían elegibles para recibir ayuda. La disposición, que es retroactiva a enero, tendría una duración de dos años.

A los afiliados de bajos ingresos se les podrían eliminar las primas por completo durante el mismo período, y a los que perciben beneficios por desempleo se les podría solicitar cobertura sin primas en 2021.

Los ajustes a los programas de subsidios existentes podrían hacerse con bastante rapidez, pero la provisión para los desempleados pueden tardar más en implementarlo, ya que es nuevo, dijo Larry Levitt, vicepresidente ejecutivo de políticas de salud de la Kaiser Family Foundation.

Una vez que se actualicen los sistemas, aquellos que ya tienen pólizas de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio podrían regresar al intercambio para ver si ahora califican para asistencia o subsidios mayores. Además, las personas sin seguro tienen hasta el 15 de mayo para inscribirse en la cobertura de 2021 en el intercambio federal, Healthcare.gov, y tienen períodos de inscripción extendidos en la mayoría de los estados que tienen sus propios mercados. Biden ordenó la reapertura del intercambio federal a través de un decreto presidencial a finales de enero.

Además, la legislación del Senado proporciona un subsidio de prima completo hasta finales de septiembre a los trabajadores despedidos que desean permanecer en los planes de seguro médico de su empleador a través de COBRA. El proyecto de ley de la Cámara les exigiría pagar el 15% de la prima, lo que aún podría resultar costoso.

Esta disposición podría tardar más en implementarse ya que es un beneficio completamente nuevo.

Mientras tanto, los beneficiarios de cupones de alimentos continuarían obteniendo un aumento del 15% en los beneficios, pero el impulso duraría hasta septiembre, en lugar de expirar a finales de junio, según los proyectos de ley aprobados tanto por el Senado como por la Cámara de Representantes.

Estímulo económico