La familia real británica se hunde en una crisis tras las acusaciones de racismo en la entrevista de Harry y Meghan

(CNN) — La familia real británica enfrenta una crisis singular después de que el príncipe Harry y Meghan, duques de Sussex, sacudieran la institución de la corona con una serie de acusaciones devastadoras en su esperada entrevista con Oprah Winfrey.

En el transcurso del especial de dos horas, Meghan y Harry —que a pesar de su ruptura de las labores de la realeza todavía está a cinco parientes del trono— pintaron una imagen de una familia tan obstinadamente arraigada en sus costumbres que dejó a una joven pareja birracial sola para defenderse del abuso racista y su propia salud mental problemática, obligándolos a guardar silencio y, finalmente, dejándolos sin otra opción que huir de las garras del palacio.

Meghan dijo que estaba tan aislada y sola mientras trabajaba como miembro de la realeza que pensó en suicidarse y le dijo a Winfrey que «simplemente ya no quería estar viva». La pareja criticó intensamente la forma en que la institución los trató, y Meghan reveló una asombrosa acusación de racismo por parte de un miembro del clan que amenaza con poner en crisis su reputación.

Meghan rompe el silencio sobre la realeza británica 1:36

Mientras tanto, Harry admitió que sus relaciones con su padre y heredero al trono, el príncipe Carlos, y su hermano, el príncipe William, se han visto sometidas a una gran tensión en los últimos años, y sugirió que la institución puede haber plantado historias en los medios que los mostraron a él y a Meghan bajo una luz negativa.

‘Simplemente ya no quería estar viva’, dijo Meghan

El palacio enfrentó críticas en múltiples frentes al amanecer en Londres el lunes.

La entrevista había sido vista mostrada de forma implacable en los medios de comunicación durante los últimos días, haciendo comparaciones con una revelación real dada por la madre de Harry, la princesa Diana, en 1995, que arrojó luz sobre la ruptura de su matrimonio con Carlos.

Pero las revelaciones en el programa del domingo pueden haber empequeñecido incluso a aquellas en magnitud, ya que el confesionario de Harry y Meghan planteó un problema tras otro para el personal del palacio y la realeza de alto nivel.

Quizás el problema más notorio fue la acusación de Meghan de que un familiar anónimo le había preguntado sobre el color de la piel de Archie y «qué significaría o cómo se vería eso». Dijo que esas discusiones le fueron transmitidas por Harry.

Harry se negó a nombrar al miembro de la familia, pero dijo que estaba «un poco sorprendido» por la conversación. Winfrey dijo en CBS el lunes por la mañana que «no fueron su abuela ni su abuelo los que formaron parte de esas conversaciones». En Gran Bretaña, la secretaria alternativa de educación, Kate Green, dijo que el Palacio de Buckingham debería iniciar una investigación.

Los funcionarios del palacio también se esfuerzan por responder a las afirmaciones de los duques de que la institución ignoró sus súplicas de ayuda con su bienestar mental y seguridad.

Luchando por contener las lágrimas en un momento, Meghan dijo que sus pensamientos suicidas eran increíblemente difíciles de soportar y que se mostraba reticente a compartirlos con su esposo. «Pero sabía que si no lo decía, lo haría, y simplemente ya no quería estar viva», dijo.

Harry y Meghan hablan de su vida en el palacio, de las acusaciones de racismo y su salud mental

Harry, cuya madre Diana murió cuando él era un niño, dijo que estaba «aterrorizado» por la admisión de su esposa. El príncipe, que ocupa el sexto lugar en la línea de sucesión al trono, dijo que existe una cultura del sufrimiento en silencio en la familia real. Pero la raza de Meghan y el abuso que sufrió hicieron que la situación fuera aún más difícil para la pareja, y su falta de apoyo percibida finalmente llevó, sobre todos los demás factores, a su dramática decisión de renunciar como miembros de la realeza en enero de 2020.

Rodríguez Ichaso: Entrevista con Oprah daña a la realeza 3:26

Describieron con detalles emocionales los momentos más difíciles: Meghan le reveló sus pensamientos a Harry horas antes de que fueran a un evento; el príncipe llegaba a casa del trabajo todos los días para encontrar a su esposa llorando mientras amamantaba a su recién nacido, y dijo que «la falta de apoyo y la falta de comprensión» fueron las razones por las que decidieron alejarse.

Meghan dijo que la situación se vio agravada por los a menudo matices racistas y «coloniales anticuados» que aparecían repetidamente en la cobertura de la pareja en los tabloides notoriamente mordaces de Gran Bretaña. Ambos describieron una mezcla tóxica de intrusión de la prensa, amargura en las redes sociales y aislamiento de una estructura de apoyo.

Harry agregó que presionó el tema con la familia real. Le dijo a Winfrey que creía que había muchas oportunidades para que el palacio «mostrara algo de apoyo público» frente al continuo abuso racial en la prensa, «sin embargo, nadie de mi familia dijo nada. Eso duele».

«Lamento haberles creído cuando dijeron que estaría protegida», le dijo Meghan a Winfrey.

CNN se ha comunicado con la familia real para obtener comentarios.

Meghan y Harry son tendencia por su entrevista con Oprah 0:42

Harry revela serias rupturas en la familia

Si hubo la más leve sugerencia de que Harry y Meghan algún día podrían volver a unirse a la misión de la familia real, el programa del domingo con Oprah probablemente la extinguió para siempre. La entrevista puso al descubierto las profundidades de la división entre la pareja y el resto de la familia, un abismo que habría sido inimaginable cuando se casaron en Windsor hace solo tres años.

Le dijeron a Winfrey que la familia había bienvenido a Meghan al principio, y que cuando se casaron, estaban comprometidos con sus roles.

Pero las cosas cambiaron rápidamente. Harry le dijo a Winfrey que su relación con su padre Carlos llegó al punto en que el heredero al trono dejó de atender sus llamadas, tan enojado por la decisión de la pareja de irse como miembros de la realeza en 2020. «Hay mucho que trabajar allí», dijo Harry. «Me siento realmente decepcionado, porque él ha vivido algo similar, él sabe cómo se siente el dolor».

¿Qué deja la entrevista de Harry y Meghan con Oprah? 2:36

Sobre su hermano, William, con quien Harry creció y cuya infancia compartida fue seguida meticulosamente por los medios de comunicación, el príncipe dio a entender que la comunicación es prácticamente inexistente. «Estamos en caminos diferentes», dijo, y agregó que «la relación es un espacio en este momento» y que «el tiempo cura todas las cosas, con suerte».

Quizás el único lado positivo para la familia es que su lideresa sobrevivió a la entrevista relativamente ilesa. Harry y Meghan hablaron efusivamente de la reina Isabel II, describiéndola como cariñosa y amable desde el principio.

«Mi abuela y yo tenemos una relación realmente buena, y la comprendo y tengo un profundo respeto por ella», dijo Harry. Meghan dijo que ha hablado con ella con frecuencia durante el último año, incluido el día en que el príncipe Felipe ingresó en el hospital el mes pasado.

Meghan agregó que a pesar de la terrible experiencia, era importante diferenciar a la familia real de «las personas que dirigen la institución».

Habló de los rumores de una disputa con Catherine (Kate), duquesa de Cambridge. Meghan dijo que los informes de que hizo llorar a Kate por los vestidos de las niñas de las flores en su boda no eran ciertos y, de hecho, fue la duquesa de Sussex la que lloró. Pero «no hubo confrontación», dijo Meghan, y describió a su cuñada como una «buena persona».

Pero la dinámica familiar evidentemente tensa eclipsará los próximos compromisos de la realeza. Ninguno de sus equipos de comunicaciones ha emitido declaraciones a raíz de la entrevista.

Meghan y Harry (derecha) con la reina, el príncipe Carlos y otros miembros de la realeza en 2019. Durante su entrevista con Oprah, Harry detalló una ruptura en las relaciones con varios de sus parientes.

La reacción en Gran Bretaña a la entrevista

A medida que pasaban las horas y el polvo de la transmisión se asentaba el lunes, el Palacio de Buckingham permaneció en silencio. Pero los medios británicos se apresuraron a cubrir las consecuencias, y algunos periódicos publicaron ediciones tempranas adicionales de la noche a la mañana para presentar la entrevista en sus portadas.

Como ha sucedido tantas veces con la pareja, la cobertura varió desde lo mesurado hasta lo histérico. El Daily Mail publicó un titular que decía «Kate me hizo llorar» en su edición de las 2 a.m., antes de encabezar la acusación de racismo de Meghan más tarde en la mañana. El sitio web del tabloide también incluía un título prominente que decía: «QUERÍA MATARME».

The Sun presentó un nuevo apodo para Meghan en medio de su ruptura con la familia real: «Megxile», y el Daily Express describió la transmisión como «una charla televisiva egoísta con Oprah».

El lunes por la tarde, varios periodistas utilizaron la conferencia de prensa de Boris Johnson sobre el covid-19 para preguntarle qué pensaba sobre la entrevista de Oprah. El primer ministro se negó a intervenir, además de decir que siempre había tenido «la más alta admiración por la reina y el papel unificador que desempeña en nuestro país».

El tratamiento de los medios de comunicación a la pareja real formó una parte importante de la entrevista, y ambos apuntaron a secciones de la prensa.

Harry dijo que el palacio tiene «miedo» a la cobertura de los medios, lo que significa que tenían poca libertad mientras eran parte de la familia.

«Para simplificarlo, se trata de un caso en el que si usted, como miembro de la familia, está dispuesto a tomar un vino, cenar y dar acceso completo a estos reporteros, entonces obtendrá una mejor prensa», dijo Harry. «Hay un nivel de control por el miedo que ha existido durante generaciones».

La entrevista fue transmitida en Gran Bretaña a las 9 p.m. el lunes — ITV obtuvo los derechos—. Pero sus principales puntos de conversación ya estaban siendo analizados en detalle por los británicos y los medios de comunicación mucho antes de su emisión en el Reino Unido.

Charles Anson, exsecretario de prensa de la reina, dijo el lunes que la pareja planteó «cuestiones que deben ser analizadas con detenimiento», pero afirmó a la BBC que «no había ni una pizca de racismo» dentro de la casa real.

Pero Julie Montagu, vizcondesa Hinchingbrooke, le dijo a la BBC que las revelaciones eran «asombrosas» y que, como mujer estadounidense que se casó con la aristocracia británica, podía relacionarse con las descripciones de Meghan. «Realmente no lo sabes hasta que estás adentro, y creo que ella lo dejó muy claro anoche en su entrevista», dijo.

Cómo obtener ayuda: En EE.UU., Llama a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255. La Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio y Befrienders Worldwide también proporcionan información de contacto para centros de crisis de todo el mundo.

Familia real británica
Harry
Meghan

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver