ANÁLISIS | El proyecto de ley de ayuda por covid de Biden es enorme, ambicioso y está a punto de ser aprobado

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, planea utilizar el proyecto de ley de ayuda por covid-19 de US$ 1,9 billones, que se espera sea aprobado por el Congreso el miércoles, como una plataforma para una transformación generacional de la economía para beneficiar a los estadounidenses menos acomodados y aliviar la pobreza.

La aprobación de un proyecto de ley de esta escala y ambición dos meses después del inicio del mandato de cualquier nuevo presidente representaría una victoria que afirme su poder. La recompensa política para Biden por su primer logro para dejar un legado puede ser aún mayor. Tuvo que llevar la medida mediante delgadas mayorías en el Congreso y un grupo demócrata dividido ideológicamente. Y en medio de la peor crisis interna desde la Segunda Guerra Mundial.

Biden se postuló para las elecciones prometiendo enviar pagos de estímulo a millones de estadounidenses y asegurar el dinero suficiente para financiar el regreso de los niños a la escuela, mientras acelera el ritmo de la vacunación. El jueves, cuando ofrezca su primer discurso en horario estelar a los estadounidenses, podrá argumentar que cumplió su palabra mientras lucha por poner fin a una pandemia que ha matado a más de 525.000 estadounidenses.

«El liderazgo importa. Las vacunas aumentaron, las infecciones bajaron, los cheques de supervivencia de US$ 1.400 están en camino, y eso es solo el comienzo», dijo el martes el representante Hakeem Jeffries de Nueva York, presidente del grupo demócrata de la Cámara de Representantes.

Con sus créditos fiscales para niños y trabajadores de bajos ingresos, una extensión de los subsidios de seguro médico y asistencia nutricional y para el alquiler, el Plan de Rescate Estadounidense tiene la intención de hacer mucho más que simplemente estimular la economía. El campeón liberal, el senador Bernie Sanders de Vermont, lo elogió como una gran victoria para el movimiento progresista y el mayor alivio para los trabajadores estadounidenses en muchos años. Si bien muchas de las disposiciones del proyecto de ley son a corto plazo, Kevin Liptak de CNN informó el martes que el presidente tiene la intención de lanzar un esfuerzo para hacerlas permanentes.

Los primeros éxitos son cruciales para los presidentes, ya que deben aprovechar su poder cuando se encuentra en su cúspide al principio de sus mandatos. El músculo político se construye para luchas legislativas posteriores mediante la promulgación de prioridades y la unión de las facciones partidistas detrás de una causa común. Los presidentes que batallan para lograr que se aprueben las prioridades iniciales no están necesariamente condenados. Pero corren el riesgo de crear una impresión de desorden que puede perjudicarlos en sus primeras elecciones intermedias, como fue el caso del fracaso del esfuerzo del presidente Bill Clinton para reformar la atención médica estadounidense.

Intervención presidencial

El gran proyecto de ley inicial de Biden fue aprobado por el Senado el fin de semana pasado solo después de una dramática negociación para asegurar el voto crucial del demócrata moderado Joe Manchin. El presidente intervino personalmente para que el de Virgina Occidental diera el paso, utilizando su experiencia en el Senado, la cual, había dicho a los votantes, ayudaría a aliviar las divisiones de Washington. En muchos sentidos, su gestión de la medida, principalmente en segundo plano, aunque interviniendo cuando era necesario, marca un regreso a la persuasión presidencial tradicional después de los vehementes tuits de su predecesor, quien frecuentemente cambiaba su posición sobre las leyes y dejaba a sus propios legisladores políticamente expuestos.

Si bien Manchin obtuvo concesiones en el cronograma para beneficios de desempleo extendidos, eventualmente pudo votar por lo que es esencialmente un proyecto de ley liberal a pesar de provenir de un estado que el expresidente Donald Trump ganó dos veces con importantes mayorías. Y los progresistas consternados por la eliminación de un aumento en el salario mínimo federal a US$ 15 la hora eligieron valorar lo ganado, respaldando el esfuerzo y prometiendo luchar otro día.

Pero Biden no pudo mantener otra de sus promesas de campaña: asegurar el apoyo republicano para iniciativas importantes. El presidente consideró que los US$ 600.000 millones de un paquete alternativo ofrecido por 10 senadores republicanos era insuficiente para la escala de la crisis. En las votaciones hasta ahora en la Cámara de Representantes y el Senado, el proyecto de ley no ha atraído a un solo republicano, pues los rivales de Biden ponen sus opciones para las elecciones de mitad de período sobre la base de una base de activistas pro Trump que están dispuestos a negar al nuevo presidente una victoria temprana.

El proyecto de ley de rescate es inusualmente popular para una medida tan enorme y políticamente trascendente. Varias encuestas muestran que más del 60% del público lo apoya, lo que significa que algunos votantes republicanos e independientes están de acuerdo.

No obstante, si un proyecto de ley tan costoso no tiene éxito, Biden quedará expuesto, dada la falta de apoyo republicano. Los legisladores republicanos clave califican su prioridad número uno como un obsequio liberal gigantesco y sin objetivos. Mientras tanto, algunos economistas temen que pueda desencadenar un pico inflacionario en una economía que ya parece estar en recuperación y podría recalentarse si hay una salida demasiado rápida de la pandemia.

La presidenta de la conferencia de la Cámara de Representantes Republicana, Liz Cheney, advirtió el martes que habría una consecuencia inevitable de la escala del proyecto de ley, a pesar de que el Partido Republicano estaba muy feliz de gastar dinero cuando Trump era presidente.

«Es una verdadera tragedia cuando se mira ese paquete. Sabemos que el resultado de ese paquete serán aumentos de impuestos para la clase media», dijo la republicana de Wyoming.

Un gobierno federal expansivo

Algunos expertos ya han descrito el proyecto de ley como el impulso más fundamental para el estado de bienestar desde las medidas de la Gran Sociedad del presidente Lyndon Johnson. Si bien las ambiciones de Biden parecen estar en el mismo nivel que las de Johnson y el presidente del New Deal, Franklin Roosevelt, es posible que la Ley de Rescate no merezca tales comparaciones.

Muchas de sus disposiciones clave, incluidos los subsidios de seguro médico, un crédito tributario adicional por hijos y cupones de alimentos, vencen en meses o como máximo en dos años. Pero los activistas progresistas ven el proyecto de ley como un adelanto de los beneficios federales que los políticos encontrarán políticamente difíciles de eliminar, al menos bajo las mayorías demócratas. El proyecto de ley seguramente será un punto de apoyo de la campaña electoral demócrata para las elecciones intermedias el próximo año.

Después de su discurso del jueves, se espera que Biden celebre su primera conferencia de prensa presidencial, hable en una sesión conjunta del Congreso y suba al Air Force One en el tipo de bombardeo a nivel nacional que se ha postergado hasta ahora debido a la pandemia.

Biden ha dicho que el presidente Barack Obama fue demasiado modesto al promocionar el éxito de la Ley de Recuperación de US$ 800.000 millones en 2009, y parece dispuesto a evitar el mismo error.

En ese caso, sin embargo, la recuperación siempre sería lenta después de la Gran Recesión. Para el momento de las elecciones intermedias en 2010, muchos estadounidenses todavía estaban sufriendo y hubiera parecido grosero dar una vuelta de la victoria.

Pero si se mantiene el ritmo actual de vacunación y el final de la pandemia no se descarrila por una ola de enfermedad y muerte causada por las variantes del covid-19, Biden puede esperar un repunte económico mucho más rápido y robusto.

División ideológica

El proyecto de ley es casi lo contrario del único gran triunfo legislativo de Trump fuera de una remodelación conservadora del poder judicial: un masivo recorte de impuestos por US$ 1,5 billones que estaba dirigido principalmente a las corporaciones y los estadounidenses más acomodados.

La comparación muestra la enorme división ideológica entre los dos partidos, incluso cuando algunos republicanos pro-Trump aprovechan los problemas de la guerra cultural para presentar a su partido como la verdadera voz de la clase trabajadora de Estados Unidos.

Los legisladores republicanos, sin embargo, también tienen pocos incentivos para romper con la línea del partido a pesar de la popularidad del proyecto de ley de Biden, ya que en una era de distribución de escaños y divisiones partidistas endurecidas, la mayor amenaza para sus empleos proviene de los desafíos en las elecciones primarias.

Si bien la Casa Blanca se prepara para hacer vibrar lo que considera un éxito enorme, el proceso de aprobación del Plan de Rescate de Estados Unidos también incluyó señales de advertencia para Biden mientras pone la mira en el resto de su ambiciosa agenda, que incluye revisiones a las leyes de inmigración y legislaciones sobre cambio climático, gasto en infraestructura y control de armas.

Su solicitud inicial de US$ 1,9 billones, que representa casi la mitad del presupuesto federal anual de Estados Unidos, alimenta las afirmaciones republicanas de que su administración se basará en un socialismo descontrolado. El ataque se toma libertades sustanciales con el término, pero pareció resonar en sectores del electorado en las elecciones de noviembre pasado, cuando los republicanos en la Cámara de Representantes lograron reducir la mayoría demócrata.

La ardua tarea de lograr que senadores demócratas moderados como Manchin y Kyrsten Sinema de Arizona estén en línea con sus colegas sugiere que podría haber discusiones difíciles por delante si los demócratas buscan obstaculizar la industria de los combustibles fósiles. Y ocho senadores demócratas votaron en contra de una propuesta de Sanders para insertar el aumento del salario mínimo en el proyecto de ley del Senado. La táctica del independiente de Vermont fue simbólica en muchos sentidos, pero subrayó una de las líneas divisorias del Partido Demócrata en el Capitolio.

La naturaleza partidista de los votos sobre el paquete de recuperación de Biden también hace que algunos demócratas se pregunten si deben buscar abolir las reglas obstruccionistas que obligan a que la mayoría de las leyes importantes tengan una mayoría de 60 votos para aprobarse. La gigantesca criatura de US$ 1,9 billones logró avanzar mediante un proceso conocido como reconciliación, que se aplica solo a cuestiones presupuestarias y se puede usar solo con moderación.

La Casa Blanca dice que Biden, un tradicionalista del Senado, espera evitar tal medida, que probablemente sería dar un paso demasiado lejos para Manchin y Sinema. Pero parece igualmente cierto que las prioridades demócratas como el derecho al voto morirán en un Senado empatado 50-50.

Estímulo económico

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver