ANÁLISIS | Biden busca trazar un camino para salir de la pandemia en un discurso en horario de máxima audiencia

(CNN) — El presidente Joe Biden puede informar en su primer discurso en horario estelar el jueves que una campaña de vacunación que ahora llega a 2 millones de personas al día ha acercado mucho más a Estados Unidos a salir de la pandemia que cuando asumió el cargo hace 50 días.

Con las nuevas infecciones y las muertes muy por debajo de sus picos de un invierno horrible, Biden puede permitirse evocar la esperanza de que días mejores sean inminentes y hablará a la nación desde una posición de fuerza política. También está armado con un paquete de rescate de covid-19 de US$ 1,9 billones recientemente aprobado, su primer gran legado, que representa un intento ambicioso de reconstruir la economía de EE.UU. para ayudar a los menos favorecidos.

«Este proyecto de ley representa una victoria histórica, histórica para el pueblo estadounidense», dijo Biden el miércoles, promocionando su plan de rescate que finalmente aprobó el Congreso el miércoles y diciendo que informaría al país lo que «viene después» en el esfuerzo para prevalecer sobre el coronavirus.

Una clara mayoría de estadounidenses –60%– aprueba el manejo de la pandemia del nuevo presidente en una nueva encuesta de CNN. Ha reintroducido a la nación a un liderazgo tranquilo, funcional y con enfoque científico a la crisis de salud pública, y ha puesto fin a la corriente de vitriolo que brotó de la Oficina Oval durante cuatro años.

Sin embargo, en una crisis nacional tan profunda y en un país tan polarizado a menos de dos meses de la insurrección del expresidente Donald Trump, nada es ni remotamente normal. Si bien la campaña honrada de Biden promete tomar el virus en serio, asegurar fondos para que los niños regresen a la escuela y ayudar a los estadounidenses golpeados por la crisis económica, su Casa Blanca está abrumada por severos desafíos.

El virus está lejos de ser purgado. Las variantes de covid-19 pueden desencadenar una nueva oleada primaveral de infecciones antes de que las campañas de vacunación puedan controlarlas. Los gobernadores republicanos que compiten por abrir sus estados con casos aún en un altiplano también podrían causar una nueva ola de muertes innecesarias.

Será una tarea enorme garantizar un desembolso rápido y sin problemas de la generosidad del Plan Estadounidense de Rescate y obtener dinero rápidamente para campañas de vacunación, por ejemplo, de manera que se acelere el final de la pandemia. Cualquier corrupción o fallas burocráticas solo avivará las afirmaciones de los republicanos de que el plan es una donación liberal masiva.

Una crisis en la frontera sur de rápida construcción amenaza con convertirse en la primera gran emergencia no relacionada con covid-19 de esta presidencia, y Biden aún no ha logrado controlar el aumento de niños migrantes indocumentados a través de la frontera. El tema es peligroso para él porque es un área donde un Partido Republicano tambaleante puede ganar terreno en uno de sus temas clave. Biden obtuvo una de sus calificaciones más bajas en la encuesta de CNN, solo un 43% de aprobación, sobre inmigración.

LEE: Exclusivo CNN: Niños migrantes no acompañados permanecieron más de 100 horas en instalaciones de la Patrulla Fronteriza, revelan registros internos

La Casa Blanca espera reparar la reputación de Biden de compromiso bipartidista, golpeada por la oposición unánime del Partido Republicano al plan de rescate de covid-19, con un paquete de infraestructura. Pero cuando el presidente se adentre en áreas legislativas más controvertidas, como un vasto proyecto de ley de derecho al voto que ya ha sido aprobado en la Cámara y un proyecto de ley sobre medio ambiente, su popularidad se verá sometida a presión. Tendrá que considerar una opción nuclear de buscar abolir o al menos enmendar las reglas obstruccionistas del Senado que permiten a los republicanos eliminar fácilmente la legislación.

Las controvertidas tácticas de política exterior, como un intento de convencer a Irán de que vuelva a un acuerdo nuclear, también expondrán a Biden a ataques en casa.

Un comienzo históricamente rápido

El éxito de Biden, junto con los líderes demócratas, en la puesta a prueba de una legislación masiva en el Congreso a pesar de la mayoría apretada en las primeras semanas de su presidencia es un logro histórico que se ubica en el más rápido de los inicios de presidentes modernos. La nueva ley cumple su promesa de enviar pagos de estímulo por valor de US$ 1.400 a millones de estadounidenses.

Si Biden logra que una serie de créditos fiscales para niños, subsidios de seguro médico y medidas de asistencia nutricional sean permanentes, se merecerá un lugar en el panteón detrás de los presidentes demócratas reformadores como Lyndon Johnson y Franklin Roosevelt, quienes usaron un vasto poder federal para ayudar a los estadounidenses a salir de la pobreza.

En un memorando de la Casa Blanca obtenido por CNN el miércoles, los funcionarios prometieron vender al pueblo estadounidense los beneficios de la legislación y obtener efectivo inmediatamente. «La implementación del Plan de Rescate será un esfuerzo de manos a la obra en toda la administración», escribió en el memorándum la subsecretaria de la Casa Blanca, Jen O’Malley Dillon.

Lo que era cierto al comienzo de la administración Biden sigue siendo cierto ahora: el presidente será juzgado por su capacidad de sacar al país de la pandemia. Si logra llevar a Estados Unidos de regreso a la normalidad este año, su lugar en la historia estará asegurado, pase lo que pase en su mandato. La oposición generalizada de los republicanos al proyecto de ley de covid-19 también puede parecer una mala apuesta.

Desde que asumió el cargo, Biden ha liderado la nación en el duelo por los 525.000 ciudadanos fallecidos y ha logrado un aumento constante de las vacunas, que ahora promedian 2 millones por día. Está en camino de superar su objetivo de 100 millones de vacunas en brazos en sus primeros 100 días. Si bien su equipo no ha estado dispuesto a dar crédito al trabajo de la administración anterior por ayudar a desarrollar la vacuna, ha implementado mejoras tangibles en lo que fue un esfuerzo de implementación raído.

El reacondicionamiento de la estrategia contra la pandemia de EE.UU. después de la negación y la mala gestión de Trump y el éxito de Biden al aprobar el plan de rescate de covid-19 dejan la impresión de que el nuevo presidente está manejando efectivamente las herramientas de su oficina, después de un aprendizaje de toda una vida en Washington.

El acuerdo que negoció para que Merck fabricara una vacuna de covid-19 desarrollada por su rival Johnson & Johnson, por ejemplo, parecía ser un uso mucho más efectivo de los poderes de guerra en la Ley de Producción de Defensa que lo que manejó la administración de Trump. Y la intervención de Biden ayudó a convencer al senador demócrata moderado Joe Manchin de Virginia Occidental a que aceptara la ley de rescate, un intrépido proyecto de ley liberal.

MIRA: Merck ayudará a Johnson & Johnson para producir más vacunas de covid-19

El impacto de Biden también se siente en la forma en que ha restaurado las expectativas tradicionales del comportamiento presidencial y ha proyectado la decencia humana desde la Casa Blanca, por ejemplo, cuando visitó a un viejo amigo, el exlíder republicano de la mayoría del Senado Bob Dole, después de su reciente diagnóstico de cáncer.

El presidente de Estados Unidos ya no pasa su tiempo atacando la democracia estadounidense, librando disputas personales en Twitter o creando compromisos políticos minuciosamente negociados en el Congreso.

Al igual que en la campaña, cuando su recogimiento en su casa de Delaware forzado por la pandemia lo convirtió en un objetivo político esquivo, las apariciones públicas racionadas de Biden han dificultado que los republicanos y los medios conservadores lo abandonen.

Los periodistas de Washington se quejan de que el nuevo presidente aún no ha realizado una conferencia de prensa formal. Pero la estrategia parece estar funcionando. Quizá porque es un hombre viejo y blanco, Biden no es el tipo de pararrayos para los radicales de derecha que el expresidente Barack Obama fue al principio. Los expertos a favor de Trump han pasado gran parte de las últimas semanas tratando de provocar una tormenta sobre cuestiones de guerra cultural como la supuesta «cancelación» del autor infantil Dr. Seuss. La Casa Blanca se ha negado a morder el anzuelo.

Pruebas difíciles por delante

Las victorias tempranas no garantizan presidencias exitosas o, en última instancia, populares. El trabajo es enorme y los desafíos, desde amenazas a la seguridad nacional hasta una crisis repentina de política exterior, pueden ser graves e inesperados. La pandemia, que destruyó la economía que Trump esperaba llevar a la reelección, es prueba de ello.

Si Biden no logra controlar la crisis de inmigración, el éxito de aprobar el plan de rescate puede olvidarse rápidamente. La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, se negó incluso a calificar la situación de «crisis» el miércoles.

El presidente también está bajo extrema presión sobre el tema de que los niños regresen a las clases presenciales ahora que ha asegurado miles de millones de dólares para arreglos, incluida una mejor ventilación en los edificios escolares, por ejemplo. Si bien la educación es en gran medida una responsabilidad estatal y local, los problemas más difíciles llegan al presidente, quien tiene la culpa si no puede solucionarlos.

Uno de los aspectos más reveladores del esfuerzo por aprobar el plan de rescate fue cómo figuras liberales poderosas como el senador de Vermont Bernie Sanders abrazaron el proyecto de ley como una reforma liberal monumental. Pero los progresistas se sintieron decepcionados porque se eliminó en el Senado un aumento en el salario mínimo federal a US$ 15 la hora, y las tensiones entre las alas rivales del partido seguramente resurgirán.

LEE: Biden y su proyecto de ley de subsidios por covid-19 son populares, según una nueva encuesta de CNN

Un tema crucial eclipsado por la carrera para vacunar a los estadounidenses y ponerlos de nuevo a trabajar es la amenaza no resuelta a la democracia estadounidense. Los legisladores estatales republicanos de todo el país se apresuran a suprimir votos potenciales en las elecciones intermedias de 2022 y las elecciones presidenciales de 2024 con nuevas leyes que a menudo discriminan directamente a los votantes minoritarios y demócratas.

La Ley Para el Pueblo que ahora está pendiente de atención en el Senado está destinada a abordar ese comportamiento y podría ser un momento decisivo para el sistema político de Estados Unidos.

Dadas tales pruebas, el comienzo objetivamente fuerte de Biden a su presidencia solo revela la altura de la montaña política que se avecina.

Joe Biden