ANÁLISIS | «Los necesito», Biden les pide a los estadounidenses que hagan su parte para ayudar al país a salir de la pandemia de covid-19

(CNN) — La luz al final del túnel pueden ser los fuegos artificiales que estallen en el aire el próximo 4 de julio.

Este jueves, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ofreció a los estadounidenses la tentadora esperanza de regresar a una olvidada normalidad prepandémica en unos meses, intensificando la «base de guerra» en la que ha puesto al país para vencer al virus que ha causado la peor crisis interna en generaciones.

En su primer discurso en horario de máxima audiencia, Biden asumió la teatralidad, la responsabilidad y la naturaleza pastoral de la presidencia como nunca antes, planteando un desafío personal a todos los ciudadanos de una nación profundamente polarizada y afligida para que se pongan a trabajar en conjunto para luchar contra el virus y se vacunen tan pronto como sea su turno.

El discurso representó otra ruptura radical con el histrionismo, la jactancia y las mentiras de su predecesor, el expresidente Donald Trump. La evocación de Biden de una apertura del país se basó en la ciencia, una estrategia profunda que tiene sus raíces en expectativas razonables de resultados alcanzables en lugar de las predicciones ilusorias y políticamente motivadas que Trump solía hacer.

Biden firma el paquete de estímulo 5:01

Biden prometió hacer su parte como presidente para restaurar la confianza en el Gobierno, reconociendo que la fe en las instituciones federales había sido destruida por la desastrosa respuesta a la pandemia de la administración anterior. Como parte de su esfuerzo por ayudar a la nación a volver a la vida normal, Biden anunció que estaba dirigiendo a todos los estados, tribus y territorios para que todos los adultos mayores de 18 años fueran elegibles para ser vacunados antes del 1 de mayo, afirmando que su administración construiría la infraestructura de clínicas, dosis de vacunas y personal médico para hacer realidad esa perspectiva. Pero también le pidió al pueblo estadounidense que hiciera su parte.

«No cederé hasta que derrotemos a este virus. Pero los necesito a ustedes, al pueblo estadounidense. Los necesito, necesito que todos los estadounidenses hagan su parte», dijo Biden. «Necesito que se vacunen cuando sea su turno y cuando puedan encontrar una oportunidad. Y que ayudan a su familia, sus amigos, sus vecinos a vacunarse también. Porque aquí está el punto, si hacemos todo esto, si hacemos nuestra parte, si hacemos esto juntos, para el 4 de julio, es muy probable que tú, tu familia y tus amigos puedan reunirse en el patio trasero o en su vecindario y hacer una comida al aire libre y una barbacoa y celebrar el Día de la Independencia… Después de este año largo y duro, eso hará de este Día de la Independencia algo verdaderamente especial».

Biden quiere que EE.UU. derrote la pandemia y regrese a la vida normal

La decisión de Biden de plantear la posibilidad de un regreso a la vida normal representó un intento de persuadir a millones de estadounidenses para que superen su escepticismo sobre las vacunas. También fue un reconocimiento implícito del agotamiento y la impaciencia por las limitaciones del distanciamiento físico, la interrupción de la vida familiar y la forma en que las medidas restrictivas han paralizado la economía de la nación.

Parece que Biden espera que el establecimiento de una fecha para la apertura del país (el 4 de julio) convenza a los ciudadanos de seguir con las restricciones y el comportamiento sensato por un poco más de tiempo, salvando potencialmente decenas de miles de vidas en el proceso. Pero al establecer una fecha límite, también está creando una barrera contra la cual se juzgará a su administración. La pandemia ha socavado repetidamente las predicciones de los principales funcionarios del Gobierno que quieren imponer su propio calendario a un virus pernicioso e impredecible, y reconoció esa incertidumbre en su discurso.

«Esta pelea está lejos de terminar», dijo Biden. «La meta es que el 4 de julio [estés] con tus seres queridos. Pero una meta pueden suceder muchas cosas, las condiciones pueden cambiar. Los científicos han dejado en claro que las cosas pueden volver a empeorar a medida que se propaguen las nuevas variantes del virus».

El discurso del presidente Biden fue una apuesta para construir su propio impulso político horas después de haber promulgado la ley de un paquete de ayuda contra el covid de US$ 1,9 billones que representa el esfuerzo gubernamental más focalizado para luchar contra la pobreza en décadas. Pero también buscó mostrar la humanidad destilada de una vida de pérdidas personales mencionando la pérdida de vidas por la pandemia. Sacó una tarjeta de su bolsillo que contaba las vidas perdidas de estadounidenses, que dijo lleva consigo todos los días. También intentó transmitir a los estadounidenses que él comprende el trauma experimentado por quienes sobrevivieron o no se enfermaron, haciendo referencia a los sueños aplastados de quienes perdieron sus trabajos, hogares, esperanzas, bodas, graduaciones y primeras citas y reuniones familiares.

«Todos perdimos algo, un sufrimiento colectivo, un sacrificio colectivo, un año lleno de pérdida de vidas y la pérdida de vidas para todos nosotros», dijo Biden, casi liderando un momento de catarsis nacional.

Luego trató de conseguir la determinación nacional surgida de la adversidad para crear un sentido de propósito nacional común y unificado, para finalmente sacar al país de la oscuridad de la pandemia a la luz de un futuro mejor.

La palabra clave del discurso de Joe Biden: Unidad 4:38

Biden planteó un desafío a todos los estadounidenses para que se unan contra la pandemia

Su discurso, en el salón este de la Casa Blanca, estuvo enmarcado en la tradición de los presidentes que utilizan el púlpito visible de la presidencia para galvanizar un esfuerzo nacional enorme y unido de un comandante en jefe que ha pasado décadas observando a sus predecesores en cuarteles cercanos.

Su desafío individual a cada estadounidense recordó la confianza y el optimismo estimulantes del presidente Franklin Roosevelt, quien asumió el cargo en un momento peligroso de la Gran Depresión. El incentivo de una fecha en la que todos los estadounidenses adultos pueden ser elegibles para la vacuna se produce cuando 1 de cada 10 ciudadanos está completamente vacunado. Pero a medida que más personas reciben sus dosis, aumenta la impaciencia entre aquellos que todavía esperan y quieren que los vacunen.

Biden no solo estaba planteando un desafío a los estados, sino también a su propio gobierno, que ahora debe proporcionar los componentes básicos a los estados para que cumplan sus órdenes. Su discurso se produjo a la mitad de sus simbólicos primeros 100 días en el cargo y exactamente un año desde que el país comenzó con las órdenes de cierre y confinamiento, que un juego de la NBA fue cancelado tras una prueba positiva y que el actor Tom Hanks anunciara que tenía el virus.

El discurso de Biden a la nación también se desarrolló en el contexto de una serie de órdenes de gobernadores, en su mayoría republicanos, para eliminar todas sus restricciones en bares, restaurantes y gimnasios, mientras que los expertos en salud pública advierten que esos lugares podrían acelerar la transmisión de las peligrosas variantes del covid-19, que son más infecciosos y menos susceptibles a las vacunas.

El cuidadoso equilibrio en el tono de Biden

El desafío de Biden en este primer discurso en horario estelar fue lograr un tono que fuera a la vez esperanzador y cauteloso, ya que muchos estadounidenses creen que la amenaza del nuevo coronavirus está disminuyendo. Un año después de la pandemia, más de las tres cuartas partes de los estadounidenses dijeron en una nueva encuesta de CNN que lo peor de la pandemia ha quedado atrás, a pesar de que casi 2.000 personas siguen muriendo cada día y Estados Unidos ya ha superado las 530.000 muertes por covid-19.

La encuesta mostró que el 67% de los estadounidenses dice que tienen algo de confianza o mucha en Biden para sacar al país de la pandemia, pero los asesores del presidente enfatizaron el jueves que el discurso no pretendía ser una «vuelta de victoria».

Parte del desafío de Biden en el futuro será mantener a los estadounidenses atentos a medida que disminuyan el número de casos, se vacunen más personas y circulen nuevas variantes. Un gran riesgo si los estadounidenses bajan la guardia es que aún no está claro cuán efectivas serán las vacunas para prevenir la transmisión a medida que el virus muta.

Como parte del esfuerzo de Biden para acelerar las vacunas y frenar la propagación del virus, la administración anunció el jueves que entregará vacunas a 700 centros de salud comunitarios adicionales que atienden a poblaciones desatendidas y que duplicará el número de farmacias que participan en el plan y la cantidad de centros de vacunación administrados por el Gobierno federal, que han sido operados por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), el Ejército de Estados Unidos y otras agencias federales. Un adicional de 4.000 soldados en servicio activo participarán en el esfuerzo de vacunación, para un total de 6.000. El equipo de Biden también está ampliando el grupo de vacunadores elegibles para incluir dentistas, algunos técnicos de emergencias médicas, paramédicos, optometristas, asistentes médicos, podólogos y veterinarios, así como estudiantes de Medicina y de Enfermería.

Al abordar la principal preocupación de muchos padres, el presidente enfatizó el enfoque de la administración en la reapertura de las escuelas. Aproximadamente US$ 130.000 millones en su Plan de Rescate Estadounidense se dedicarán a esa tarea al permitir que las escuelas contraten más personal y evitar el despido de trabajadores, mientras se realizan ajustes que permitirán clases más pequeñas y brindarán servicios adicionales, para ayudar a los niños que se han retrasado académicamente o socialmente, o puedan necesitar ayuda emocional adicional después de haber estado fuera de la escuela durante el último año. El Gobierno también planea destinar US$ 650 millones a las pruebas de detección de covid-19 de los grados kínder a octavo para ayudar a facilitar la transición de regreso a la instrucción en las  aulas.

Experta da consejos para el regreso a clases presenciales 4:23

Identificar nuevas variantes y aumentar la vacunación diaria contra el covid-19

Con las variantes del virus creando obstáculos potenciales para el objetivo de lograr la inmunidad colectiva, el gobierno de Biden también está enfatizando la inversión de US$ 1.750 millones del Plan de Rescate Estadounidense para expandir la secuenciación genómica, lo que ayudará al Gobierno federal a identificar, rastrear y mitigar mejor las nuevas variantes.

Las súplicas de Biden de precaución y prudencia frente a esas amenazas se verán atenuadas por los datos optimistas que están llevando a muchos funcionarios estatales a revertir sus restricciones. Los nuevos casos de coronavirus se encuentran en el nivel más bajo desde octubre y las hospitalizaciones se han reducido a un promedio de 45.225 en los últimos siete días. Estados Unidos ahora promedia más de 2 millones de vacunas al día y se acerca al objetivo inicial de Biden de 100 millones de vacunas en sus primeros 100 días de gobierno.

«Esta noche, puedo decir que no solo vamos a alcanzar ese objetivo, vamos a superar ese objetivo», dijo el presidente.

Alentados por esas estadísticas, los estados desde Oklahoma hasta Maryland han comenzado a reducir las restricciones de coronavirus.

El gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, un republicano, dijo a los residentes el jueves que el estado estaba en camino de «recuperar nuestro verano» cuando anunció que estaba firmando un nuevo decreto que dejaba en claro que «no habrá restricciones en todo el estado sobre los eventos o los habitantes de Oklahoma». El gobernador de Oklahoma había exigido anteriormente a los empleados estatales que usaran mascarillas mientras se encontraban en los edificios estatales, pero no tenía un mandato para el uso de mascarilla en todo el estado.

«El estándar para casos normales no puede ser cero casos», dijo Stitt. «En Oklahoma, el estándar de lo normal es la libertad».

En el extremo más extremo del espectro, el fiscal general de Texas, Ken Paxon, está demandando a la ciudad de Austin y al circundante condado de Travis por mantener su mandato para el uso de mascarillas después de que el gobernador republicano Greg Abbott levantó el mandato estatal, el miércoles. El estado reportó 3.032 nuevos casos de covid-19 y 231 muertes por la enfermedad el jueves.

«La ciencia y los datos son muy claros en cuanto a que lo más importante que todos podemos hacer en este momento es usar mascarillas», dijo el jueves el alcalde de Austin, Steve Adler, en el programa New Day, de CNN, mientras argumentaba en contra de la lógica de la demanda contra su ciudad. «Estamos tan cerca. No es el momento de correr riesgos».

Biden se hizo eco de ese tema en su discurso cuando pidió a los estadounidenses que siguieran haciendo las cosas que tendrán el mayor impacto para detener la propagación del virus.

«Necesitamos que todos se vacunen. Necesitamos que todos sigan lavándose las manos, manteniéndose distanciados físicamente, que sigan usando mascarillas», dijo el presidente, el jueves por la noche.

«Hemos avanzado mucho. Este no es el momento de ceder».

Covid-19
Joe Biden