Un año de pandemia: es hora de hacer un balance de nuestra salud mental

Nota del editor: El psicólogo John Duffy, autor de «Crianza de los nuevos adolescentes en la era de la ansiedad», ejerce en Chicago. Se especializa en el trabajo con adolescentes, padres, parejas y familias.

(CNN) — Pasé la semana del 9 de marzo de 2020 en la oficina, sentado frente a mis pacientes, uno tras otro, en mi oficina.

Hablamos sobre problemas de relación, depresión y ansiedad, y otros factores estresantes de la vida cotidiana. Sin distancia, sin cubrebocas.

Había esta vaga idea de una pandemia inminente. Pero sentimos que si algo surgía de esta amenaza, probablemente sería un inconveniente para nuestras vidas durante una semana o dos, y luego se deslizaría hacia la historia que pronto sería olvidada.

De hecho, el nuevo coronavirus apenas apareció en mis sesiones esa semana.

Eso ocurrió en lo que yo llamo los tiempos anteriores. Las siguientes semanas fueron desorientadoras y aterradoras, a diferencia de lo que la mayoría de nosotros habíamos experimentado en nuestra vida. En una sesión de Zoom la semana siguiente, la primera semana que escuché sobre Zoom, descargándolo para mi trabajo, comparé la cuarentena con el 11 de septiembre al hablar con uno de mis pacientes adolescentes. Ella señaló rápidamente una diferencia muy importante.

En 2001 reaccionamos. Al final de ese día aterrador, el daño estaba hecho. En marzo de 2020, como ella lo dijo, «fue la primera escena de la película más aterradora. Sabemos que hay un monstruo debajo de la cama que va a matar gente y causar estragos. Simplemente no sabemos cuán mal se pondrá».

Durante los primeros meses de la crisis, estábamos colectivamente en alerta máxima. Las sesiones de terapia se convirtieron instantáneamente en discusiones sobre cómo manejar el miedo y la ansiedad de la vida pandémica, para mis pacientes y sus familias, y para mí también. Con todos los cambios repentinos, incluidas las aulas remotas, el establecimiento de protocolos de trabajo desde casa y la creación de nuevas normas sociales, todos estábamos fuera de nuestro elemento, fuera de nuestro contexto habitual y fuera de lugar.

El abrazo más emotivo tras un año sin verse 0:46

Hemos perdido tanto en este año de devastación, muchos de los indicadores normales de la vida que normalmente damos por sentados. Nos hemos perdido graduaciones, vacaciones, temporadas deportivas, obras de teatro, bodas, funerales, abrazos, espontaneidad y simplemente conectarnos cara a cara con amigos y familiares. Muchos de nosotros hemos perdido a personas que amamos.

Mientras tanto, la negatividad y el juicio son altos, y la mayoría de los temas se politizan, hasta el uso de mascarillas. Como resultado, las personas se sienten desconectadas y aisladas. Muchos de mis pacientes informan haber experimentado una mayor sensación de duda que nunca. Muchos de nosotros sentimos un grado de desesperanza y desesperación que no podríamos haber imaginado hace un año.

En esta semana de aniversario, muchos de nosotros sentimos que nos quedan muy pocos de los elementos buenos de nuestras vidas.

Qué enorme diferencia que hace un año. ¿Qué sigue?

Con las vacunas distribuyéndose ampliamente y una nueva normalidad aparentemente se acerca a trompicones durante el próximo año, ¿qué podemos hacer para manejar mejor las emociones e incluso prosperar?

Podemos hacer un reinicio completo

La mayoría de nosotros hemos experimentado algunas revelaciones de nuestras vidas durante el transcurso de la pandemia.

Quizás nos damos cuenta de que hemos pasado demasiadas horas en la oficina, innecesariamente. Para aquellos con distanciamiento físico en el hogar, tal vez hayamos aprendido que realmente nos beneficiamos de mucho más tiempo juntos como familia, y que las cuentas bancarias emocionales que compartimos entre nosotros disfrutan de saldos más grandes que, quizás, nunca antes.

A través de la unión forzada, tal vez, sin darnos cuenta, hemos descubierto que necesitamos más tiempo a solas, leyendo, escuchando música, meditando o simplemente sentados en silencio.

Te recomiendo encarecidamente que hagas un balance de las lecciones que has aprendido durante el transcurso de la pandemia y las implementes, en la medida de lo posible, en tu nueva vida normal.

Pasa de la inercia al movimiento

Todos sabemos que el movimiento es un componente crítico para nuestro bienestar físico, pero también refuerza nuestra salud emocional.

A medida que la pandemia arranca al segundo año, muchos de nosotros nos hemos vuelto cada vez más inertes, permitiendo que nuestra energía ansiosa se asiente en nuestros cuerpos. Es fundamental ponerse en movimiento, ya sea que camines, corras, o montes esa bicicleta estática que acumula polvo en el sótano.

Sal al aire libre y muévete todos los días.

No es necesario ser un atleta olímpico, pero te beneficiarás del movimiento todos los días. Digamos un paseo alrededor de la cuadra. Luego dos. Haz una promesa contigo mismo.

Encuentra significado y toma acción

Muchos de mis pacientes me dicen que han chocado no solo con un muro pandémico de fatiga y ansiedad, sino con una crisis existencial con respecto al significado de sus vidas. La oportunidad aquí es aprender de lo que te ha atraído durante el transcurso del año pasado y de lo que te has perdido. Haz un inventario de estos indicadores para ayudarte a impulsar tu toma de decisiones durante el próximo año. Y una vez que hayas echado un vistazo al interior, haz un plan y actúa.

Tengo una paciente que está cambiando de una carrera en la banca a ser consejera, y decidió que le gustaría que el trabajo de su vida incluyera ayudar a otros. Otro paciente se dio cuenta de que siempre se había arrepentido de no haber aprendido a tocar un instrumento. Está tomando lecciones de violín, virtualmente por ahora, y realmente disfruta y encuentra significado en el proceso. Y finalmente, estoy trabajando con una pareja que estuvo al borde del divorcio hace un año. Han decidido reinvertir en su relación y están tratando diligentemente de que funcione.

Busca ayuda

El príncipe Harry culpa a la prensa sobre su salud mental 0:39

Hemos sido testigos de un movimiento para eliminar el estigma de las enfermedades mentales durante los últimos años.

Las celebridades han salido a decir que sufren de depresión, ansiedad, un trastorno alimentario o alguna otra enfermedad emocional. Los grupos de apoyo de facto han ido creciendo en todas las plataformas de redes sociales. La pandemia ha amplificado estas voces. Y la mayoría de los terapeutas que conozco informaron prácticas completas durante el año pasado, una indicación de que más personas, de todas las edades, están abiertas a la terapia durante un momento difícil.

Si tienes dificultades o tienes la sensación de que hay algo que te gustaría abordar, te animo a que busques terapia, para ti y posiblemente para tus hijos con regularidad.

Trata la salud mental como la salud física y trabaja no solo para tratar las enfermedades emocionales, sino también para mantener el bienestar emocional. Espero que dentro de un año, encontremos que esta tendencia de comenzar a tratar la salud mental es un cambio que persiste.

¿Cómo obtener ayuda por depresión y sucidio?

Mira aquí las líneas de atención y prevención del suicidio en América Latina y España.

Llama al 1-800-273-8255 en Estados Unidos para comunicarte con la Línea Nacional de Prevención del Suicidio. Brinda asistencia gratuita y confidencial las 24 horas del día, los siete días de la semana, para personas en crisis suicidas o angustiadas. Puedes obtener más información sobre sus servicios aquí, incluida su guía sobre qué hacer si se identifican señales suicidas en las redes sociales. También puedes llamar al 1-800-273-8255 para hablar con alguien sobre cómo puedes ayudar a una persona en crisis. Llama al 1-866-488-7386 para TrevorLifeline, un servicio de asesoramiento para la prevención de suicidios para la comunidad LGBTQ. 

Para obtener asistencia fuera de EE.UU., la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio proporciona un directorio mundial de recursos y líneas directas internacionales. También puedes recurrir a Befrienders Worldwide.

coronavirus
Covid-19
Pandemia