ANÁLISIS | Nuevo informe de inteligencia de EE.UU. muestra que Rusia, Trump y los acólitos republicanos tienen los mismos objetivos

(CNN) — Un nuevo informe de inteligencia que encontró que Rusia interfirió en las elecciones de 2020 para ayudar a Donald Trump y afectar a Joe Biden también subraya una verdad fundamental: la amenaza más grave para la democracia de EE.UU. viene de adentro.

El informe, publicado por la directora de Inteligencia Nacional, Avril Haines, encuentra que Moscú trató de inyectar información engañosa sobre Biden en la campaña a través de funcionarios y otras personas cercanas a Trump.

La verdadera bomba que contiene no es la confianza de las agencias de espionaje en que Rusia esperaba subvertir la democracia estadounidense. Es que los expertos en inteligencia de EE.UU. confirmaron efectivamente que, por segunda elección consecutiva, los acólitos de Trump utilizaron repetidamente, a sabiendas o no, información errónea producida por los espías de uno de los adversarios extranjeros más juramentados de EE.UU. para intentar ganar una elección estadounidense.

Y dada la ventaja de la retrospectiva, la última evaluación de inteligencia no es solo un ejemplo aislado de evidencia incriminatoria contra Rusia y sus esfuerzos por crear caos y discordia dentro de Estados Unidos.

A pesar de todo el rancio debate en EE.UU. sobre si Trump y sus ayudantes «coludieron» con Rusia, ahora hay múltiples informes, evaluaciones de inteligencia y otros detalles conocidos para exponer una realidad condenatoria: Moscú con su intromisión electoral, los acólitos de Trump presionando falsas afirmaciones de fraude electoral y sus partidarios republicanos en los estados que ahora aprueban leyes de supresión de votantes comparten el mismo objetivo –la denigración del sistema democrático estadounidense.

La disposición de los hombres del expresidente a utilizar la información errónea rusa en 2020, aunque negaron la colusión en 2016, fue solo una de las puntas del ataque a la integridad de las elecciones estadounidenses. Después de todo, se produjo cuando Trump estaba desafiando las costumbres democráticas que forman la base de las libertades estadounidenses.

Pasó meses buscando desacreditar la imparcialidad del voto, el núcleo sagrado de la democracia estadounidense, para protegerse contra su eventual derrota. Más tarde negó su derrota justa y equitativa, incitó a la letal insurrección en el Capitolio de EE.UU., que buscaba interrumpir la transición de Biden al poder, y está usando su influencia sobre su partido para obligar a los futuros candidatos republicanos a afirmar su gran mentira de fraude electoral generalizado.

Por lo tanto, el candidato a quien Moscú ayudó a ganar las elecciones de 2016 se había convertido cuatro años después en la principal fuerza destructiva dirigida a la democracia estadounidense.

Debería ser preocupante que los sentimientos de muchos republicanos que condenan falsamente la equidad del actual sistema electoral estadounidense parezcan coincidir con los del presidente de Rusia, Vladimir Putin.

En última instancia, la implicación más alarmante de la publicación del informe del martes es que puede que no sea necesario que Rusia interfiera en las elecciones presidenciales de 2024 de la misma manera que en 2016 y 2020.

Desde las mentiras de Trump sobre un segundo mandato robado hasta reclamos de algunos gobernadores republicanos que dicen que hacer más difícil votar hace que las elecciones sean más democráticas, algunos estadounidenses ya están haciendo mucho más por dañar el sistema estadounidense que Moscú.

LEE: Kamala Harris usa su discurso en la ONU para defender el papel de las mujeres en la democracia

Las afirmaciones de Trump sobre China desacreditadas

El informe encuentra que Irán también trató de interferir en las elecciones, pero que ninguna potencia extranjera, ni siquiera Rusia, buscó cambiar los totales de votos o atacar la infraestructura electoral. Las agencias de inteligencia estadounidenses también evaluaron que China consideró intentar influir en el resultado pero no lo hizo, socavando en gran medida las falsas afirmaciones de Trump en sentido contrario, que su administración sabía que eran falsas pero que aún realizó en los días previos a la victoria de Biden.

Si bien los intentos de influir en las opiniones de los votantes estadounidenses son serios, y probablemente generarán sanciones en EE.UU., según los funcionarios de la Casa Blanca, finalmente no tuvieron éxito. Biden se impuso en las elecciones y Moscú no llegó tan lejos como lo hizo para dañar a la anterior candidata demócrata, Hillary Clinton, cuatro años antes con su esquema de hackeo.

Pero el informe viene con nuevas evaluaciones preocupantes de cómo Moscú una vez más pudo utilizar a quienes estaban alrededor de Trump, a menudo a la vista, en un esfuerzo por desacreditar una elección estadounidense e intentar influir en el resultado.

Encuentra, por ejemplo, que Putin tenía «control» sobre las actividades de Andrii Derkach, un legislador ucraniano que, según Estados Unidos, es un agente ruso activo. Derkach colaboró con el abogado de Trump, Rudy Giuliani, para difundir desinformación durante el primer juicio político de Trump. Ese drama fue causado por el propio esfuerzo del expresidente para convencer a Kiev de que investigara a Biden por acusaciones falsas perpetradas por personas cercanas a Moscú.

El informe de inteligencia no mencionó a Giuliani por su nombre.

Pero dijo: «Un elemento clave de la estrategia de Moscú en este ciclo electoral fue el uso de personas vinculadas a la inteligencia rusa para lavar narrativas de influencia, incluidas acusaciones engañosas o infundadas contra el presidente Biden, a través de organizaciones de medios estadounidenses, funcionarios estadounidenses y prominentes individuos estadounidenses, algunos de los cuales eran cercanos al expresidente Trump y su administración».

LEE: OPINIÓN | Trump para rato

El senador demócrata Mark Warner de Virginia, presidente de la Comisión de Inteligencia del Senado, dijo el martes que el informe no dejaba mucho a la imaginación.

«No se necesita mucho análisis sofisticado para descubrir quiénes de esos individuos, con suerte, sin saberlo, son quienes fueron manipulados por los rusos», dijo Warner en el Capitolio.

De alguna manera, la información publicada es paralela al hallazgo del informe del fiscal especial Robert Mueller, que mostró que quienes estaban alrededor de Trump usaron información evocada por los rusos en 2016, incluidos correos electrónicos robados de servidores demócratas que afectaron a Clinton.

Mueller escribió que aunque no pudo probar que los ayudantes de Trump «conspiraron o coordinaron» con Rusia, la campaña «esperaba que se beneficiaría electoralmente de la información robada y divulgada a través de los esfuerzos rusos».

Hay otro patrón aquí. O los ayudantes crédulos de Trump ignoraban ser manipulados por agentes extranjeros, o no estaban dispuestos a investigar de dónde provenía la información errónea. Y esas alternativas dan el mejor giro posible a su comportamiento.

Desinformación rusa

El nuevo informe también encontró que el esfuerzo principal de Rusia en 2020 se formó en torno a una narrativa de que Biden y su familia tenían vínculos corruptos con Ucrania. No ha habido pruebas de actividad delictiva por parte del actual presidente ni de su hijo Hunter, que trabajaba en el directorio de una empresa de energía ucraniana.

Pero, increíblemente, esta desinformación sobre Rusia terminó siendo la pieza central de la campaña de Trump contra Biden en los últimos días de las elecciones. El informe no lo dice, pero este material fue utilizado personalmente por Trump en muchas apariciones de campaña, un indicador extraordinario de éxito para una operación de inteligencia tramada por una potencia extranjera.

El informe también deja en claro que Derkach y otro agente de influencia ruso, Konstantin Kilimnik, utilizaron redes de medios conservadores dispuestos en Estados Unidos para blanquear sus engaños e información falsa sobre Biden.

Putin, un exagente de la KGB que consideró el fin de la Unión Soviética como uno de los peores desastres de la historia, ha buscado durante mucho tiempo hacerle daño a Occidente explotando sus propias divisiones políticas y sociales. La evaluación de la inteligencia estadounidense de enero de 2017 sobre la intromisión en las elecciones anteriores encontró, por ejemplo, que los rusos querían «socavar el orden liberal internacional liderado por Estados Unidos». Y Mueller dijo que Putin estaba motivado por el deseo de «provocar y amplificar la discordia política en Estados Unidos».

La naturaleza de tales campañas de desinformación, que se desarrollan en el mundo del humo y los espejos donde se encuentran el espionaje, las noticias falsas y la desinformación, es que continúan funcionando durante meses y años después por una inversión muy modesta.

Por ejemplo, las inevitables protestas de Trump de que una vez más está siendo blanco de un nuevo «engaño sobre Rusia» envenenarán aún más la reputación de las agencias de inteligencia estadounidenses, los rivales jurados de los servicios de espionaje de Rusia, entre los partidarios del expresidente.

MIRA: EE.UU. tiene mucho que arreglar en inmigración por el «desmadre» que hizo Trump, dice abogado

La propaganda de Trump también puede servir para fomentar aún más la desconfianza entre sus partidarios hacia el propio sistema político de Estados Unidos, un sentimiento que están explotando los legisladores estatales republicanos en todo Estados Unidos para justificar las leyes de supresión de votantes supuestamente diseñadas para restaurar la «integridad» en las elecciones estadounidenses.

De Georgia a Arizona y de Texas a Iowa, los aliados de Trump están intentando acortar las horas de votación anticipada, limitar la votación dominical, utilizada de manera desproporcionada por los votantes negros, y revertir la votación por correo, lo que facilitó que más estadounidenses votaran en 2020 en un récord de participación en el voto popular.

Donald Trump
Rusia

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver