OPINIÓN | Pronto habrá un exceso de vacunas en Estados Unidos: ¿quién debería recibirla primero?

Nota del editor: Michael C. Camuñez, director ejecutivo de Monarch Global Strategies, es exsecretario adjunto de Comercio de Estados Unidos para Comercio Internacional y presidente de la Iniciativa México del Pacific Council on International Policy. Las opiniones expresadas aquí son suyas. Lee más columnas en cnne.com/opinion.

(CNN) — Estados Unidos pronto tendrá más vacunas contra el covid-19 de las que necesita para inocular a su población. El excedente debería ir a los países en desarrollo. Y, para darle la vuelta a una consigna, la prioridad debe ser México Primero.

Es difícil imaginar un excedente de vacunas. La narrativa dominante de la pandemia ha sido la de escasez. Desde los equipos de protección personal hasta los ventiladores y las pruebas de covid-19 hasta el lanzamiento de la vacuna en sí, parece que nunca tenemos suficiente.

Sin embargo, con respecto a las vacunas, es probable que pasemos de tener muy pocas a tener demasiadas, y muy pronto.

De hecho, el presidente Joe Biden anunció recientemente que Estados Unidos está en camino de tener suficientes vacunas para todos los adultos a finales de mayo.

Con la vacuna de dosis única de Johnson & Johnson, EE. UU. ha asegurado una cantidad suficiente de las tres vacunas aprobadas por la FDA para ofrecer 800 millones de dosis en Estados Unidos. Esto es suficiente para vacunar al menos a 500 millones de personas, casi el doble de la población objetivo. Suma a eso más de 500 millones de dosis opcionales de las vacunas Pfizer y Moderna, y los 200 millones de dosis de las vacunas francesa Sanofi y estadounidense Novavax que actualmente esperan la aprobación de la FDA.
MIRA: Preocupa a la EMA la posible pérdida de confianza en la vacuna de AstraZeneca

Luego, ten en cuenta que la producción de vacunas pronto superará la demanda en muchos estados y el hecho de que al menos una cuarta parte de los estadounidenses no están dispuestos a vacunarse, hace muy probable que, para el verano, Estados Unidos se enfrente a un exceso de vacunas que no puede usar.

Por lo tanto, debemos tener un plan sobre qué hacer a continuación. No podemos dejar que un excedente que salve vidas se desperdicie.

El coronavirus no se detuvo en las fronteras internacionales, y tampoco debería hacerlo la vacuna. Necesitamos compartir la salud.

¿Por qué México debería ser el primero en la fila? Hay varias razones, desde las económicas hasta las geopolíticas

Primero, México está rezagado en el despliegue de vacunas. Actualmente, no se espera que la fuerza laboral en México esté completamente inmunizada hasta al menos marzo de 2022. Eso es ocho meses después de Estados Unidos, un retraso que es peligroso tanto para México como para su vecino.

Además, México es uno de nuestros socios comerciales más importantes. Como resultado del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, Estados Unidos y México (junto con Canadá) construyeron una economía manufacturera integrada. No solo comerciamos con México. Juntos hacemos cosas que exportamos al resto del mundo.

MIRA: Preocupación por la escasez de vacunas contra el covid-19 en Argentina

Luego, como nos enseñó la crisis de covid-19, estamos intrincadamente conectados. La industria estadounidense en sectores clave como la automoción, la electrónica y la maquinaria no se recuperará por completo mientras un socio clave siga afectado por el virus.

Los problemas de la economía mexicana también deprimirán la demanda de más de US$ 250.000 millones de exportaciones estadounidenses enviadas a nuestro mayor mercado de exportación. Es de nuestro interés económico que México se recupere lo antes posible.

Luego están los problemas de salud pública. Compartimos una frontera permeable de más de 3.000 kilómetros con nuestro vecino del sur, con un estimado de 350 millones de cruces fronterizos legales al año. Millones de mexicanos y estadounidenses cruzan la frontera a diario para visitar, trabajar y comprar. Cuanto más tiempo pase México sin que la mayoría de su población esté vacunada, mayor será el riesgo de que surja una nueva mutación o cepa del virus e infecte a los estadounidenses.

Y no olvidemos que México es también el principal país de tránsito de miles de refugiados centroamericanos que buscan refugio en Estados Unidos. Los sólidos programas de vacunación en México garantizarán que los migrantes que finalmente lleguen y crucen la frontera entre Estados Unidos y México estén completamente vacunados.

Dar vacunas a México también ayudará a contrarrestar la «diplomacia enmascarada» china y rusa en México. Ambos países se han ofrecido agresivamente a proporcionar tanto equipo de protección personal como sus propias vacunas, sin duda en parte para avergonzar a los EE. UU. En nuestro propio patio trasero.

MIRA: La vacuna rusa Sputnik V amplía su alcance en América Latina

Por último, pero no menos importante, la administración Biden necesita formas de fortalecer su relación con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. AMLO ha pedido vacunas a Biden directamente, un tema que volvió a mencionarse en su primera reunión oficial (virtual) el 1 de marzo. Hasta la fecha, la administración de Biden ha rechazado públicamente la solicitud de ayuda. Eso es un error.

La metáfora dice: «Cuando Estados Unidos estornuda, México se resfría». En la era de las pandemias globales, ocurre lo contrario: la salud de México es literalmente una preocupación vital para Estados Unidos.

A veces, hacer lo correcto es en realidad hacer lo inteligente. Esperemos que nuestros líderes en Washington se den cuenta de eso.

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver