Reino Unido señala a Rusia como su mayor amenaza de seguridad y emite advertencia sobre China

(CNN) — Rusia es la mayor amenaza de seguridad que enfrenta Reino Unido, afirmó este martes el primer ministro Boris Johnson, durante una amplia revisión de la política militar y exterior del Reino Unido. Y no solo eso: el mandatario aseguró que el país fabricará más armas nucleares, además de ampliar su presencia en los campos de alta tecnología del espacio y el ciberespacio.

Para lograr sus objetivos, el gobierno británico pretende aumentar el gasto de defensa en 24.000 millones de libras esterlinas (unos US$ 33.300 millones) durante los próximos cuatro años. Lo que representa un gran incremento sobre los 42.200 millones de libras esterlinas que gastó en 2019-2020.

El gobierno también prometió miles de millones de libras esterlinas para inversiones en otras áreas. Entre ellos 15.000 millones de libras para investigación y desarrollo de ciencia y tecnología. También más de 17.000 millones de libras esterlinas para combatir el cambio climático y promover la biodiversidad. Y 13.000 millones en la lucha contra el coronavirus.

El documento reafirma las sociedades de defensa y económica del Reino Unido con EE.UU. como las más importantes del mundo. Además de hacer un fuerte compromiso con la alianza de la OTAN. Sin embargo, también se compromete a expandir el papel de Gran Bretaña en todo el mundo. Y reconoce un enfoque algo centrado hacia el Indo-Pacífico en la próxima década.

China, un factor significativo para Reino Unido

Desde esa región, destacó los desafíos que plantea China.

«Es probable que el creciente poder y la asertividad internacional de China sean el factor geopolítico más significativo de la década de 2020», señaló la revisión. En ese sentido describió a Beijing como «la mayor amenaza estatal para la seguridad económica del Reino Unido».

Tras la publicación del informe, Johnson criticó a China por la detención masiva de personas uigures en la provincia de Xinjiang y por el trato a activistas de la democracia en Hong Kong. Sus comentarios ocurrieron durante una intervención en el Parlamento. Aunque, el mandatario también sostuvo que Londres debe trabajar con Beijing para resolver problemas globales.

«No hay duda de que China representará un gran desafío para una sociedad abierta como la nuestra. Pero también trabajamos con China en lo que es consistente con nuestros valores e intereses. Incluida la construcción de una relación económica sólida y positiva y el hecho de enfrentar el cambio climático», destacó Johnson.

Las mayores críticas son para Rusia, » la amenaza directa»

Ahora bien, el informe de 116 páginas, titulado «Gran Bretaña global en una era competitiva», reservó sus críticas más feroces para Rusia.

«Rusia seguirá siendo la amenaza directa más aguda para el Reino Unido», aseveró en un punto.

«Rusia es la amenaza más aguda en la región y trabajaremos con los aliados de la OTAN para asegurar una respuesta occidental unida, combinando esfuerzos militares, de inteligencia y diplomáticos», señaló en otro momento. También se comprometió a trabajar dentro de la alianza para «disuadir las amenazas nucleares, convencionales e híbridas contra nuestra seguridad, especialmente de Rusia».

Como parte de su estrategia de disuasión, el Reino Unido aumentará su cantidad de ojivas nucleares a 260. Justamente, un incremento sustancial en comparación al objetivo anunciado previamente de 180.

gran bretaña rusia

El HMS Vanguard, embarcación líder en los submarinos británicos de misiles balísticos actuales, será reemplazado en la década de 2030.

La Marina Real de Gran Bretaña mantendrá cuatro submarinos de misiles balísticos con propulsión nuclear desde los cuales podrá lanzar las ojivas. Lo que asegura que al menos un submarino esté en servicio en todo momento, según el informe.

La flota de submarinos recibirá nuevos buques a principios de la década de 2030, cuando se entregue el primero de la clase Dreadnaught. Así, serán sustituidos los submarinos de la clase Vanguard que han estado en servicio desde principios de la década de 1990, de acuerdo al informe.

Reino Unido reafirma compromiso con la OTAN

El documento también reafirma el compromiso nuclear de Gran Bretaña con la OTAN. En ese sentido señala que la fuerza podría comprometerse a defender a sus aliados europeos, así como al propio Reino Unido.

«La Gran Bretaña global no es un reflejo de viejas obligaciones, y mucho menos un gesto glorioso, sino una necesidad para la seguridad y prosperidad del pueblo británico en las próximas décadas. Y estoy decidido a que el Reino Unido se una a nuestros amigos para garantizar que las sociedades libres prosperen después de la pandemia, compartiendo los riesgos y las cargas de enfrentar los problemas más difíciles del mundo», sostuvo Johnson.

Reino Unido seguirá comprometido inquebrantablemente con la OTAN y preservando la paz y la seguridad en Europa. Desde esta base segura buscaremos amigos y socios dondequiera que se encuentren, construyendo una coalición de apertura e innovación. Y comprometiéndonos más profundamente en el Indo-Pacífico», completó el mandatario.

En la misma línea de la «Gran Bretaña global», se desplegarán tropas británicas adicionales en el extranjero con más frecuencia, sostuvo el informe. El documento también destacó el despliegue a finales de este año del grupo de ataque del portaaviones HMS Queen Elizabeth en el Mediterráneo, el Océano Índico y las aguas de Asia-Pacífico.

El despliegue del grupo de ataque del portaaviones, en un viaje de 32.186 kilómetros, y los ejercicios que realizará con aliados y socios en el camino, muestra el compromiso del Reino Unido con la libertad de los mares, agregó Johnson.

Enfoque en el campo espacial

Gran Bretaña también renovará sus instalaciones militares en el extranjero en lugares como Singapur, Omán, Kenia y Gibraltar.

El informe además promete un compromiso extendido con las operaciones del Reino Unido en el espacio exterior. El ejército británico formará un Comando Espacial, para asegurar «que las fuerzas armadas tengan capacidades de última tecnología para promover los intereses del Reino Unido en la Tierra y en el espacio» este verano.

Para el próximo año, Reino Unido planea tener la capacidad de lanzar satélites comerciales al espacio desde Escocia.

En el ámbito cibernético, el informe indicó que el Reino Unido es la tercera potencia cibernética más fuerte del mundo. En ese sentido, intentará aprovechar ese poder en una nueva Fuerza Cibernética Nacional, que se integrará con las fuerzas antiterroristas y militares.

«Al fortalecer nuestras fuerzas armadas, ampliaremos la influencia británica y al mismo tiempo crearemos puestos de trabajo en todo el Reino Unido. Lo que reforzará la unión y maximizará nuestra ventaja en ciencia y tecnología», dijo Johnson.

gran bretaña rusia

El comandante Justin Codd, a la izquierda, conversa con el primer ministro de Gran Bretaña Boris Johnson a bordo del submarino de clase Vanguard HMS Victorious durante una visita a la base naval de Faslane al norte de Glasgow, Escocia, el 29 de julio de 2019.

«Con la inversión adicional y las nuevas capacidades de la revisión integrada, creo que el Reino Unido puede prosperar en un mundo cada vez más competitivo y cumplir con nuestra misión histórica de ser una fuerza para el bien», concluyó Johnson.

Críticas al documento

La oposición se lanzó sobre lo que calificó eran lagunas en el documento. Entre ellas que no se mencionaron los posibles recortes a las fuerzas armadas británicas que se han reportado en medios durante los últimos días.

«Esta revisión se construyó sobre cimientos que se han debilitado durante la última década», dijo el líder laborista Kier Starmer. «Nuestras fuerzas armadas, nuestro número se ha reducido en 45.000. Y todavía hay un agujero negro de 17 millones en el plan de equipo de defensa», agregó.

«El primer ministro no puede evitar la pregunta que todos los miembros de nuestras fuerzas armadas y sus familias se harán hoy: ¿habrá más recortes en la fuerza de nuestro ejército y nuestras fuerzas armadas?», comentó.

La línea dura del documento sobre Rusia y China desmiente las acciones gubernamentales recientes frente a esos países, insistió.

«Hace 18 meses, la revisión sobre Rusia concluyó que la amenaza era urgente e inmediata. Entonces, ¿por qué no se ha implementado ninguna de sus recomendaciones?», señaló Starmer.

Y con respecto a China, dijo que la nueva dureza llegó una década demasiado tarde.

«Los gobiernos conservadores han pasado 10 años haciendo la vista gorda ante los abusos de los derechos humanos, mientras invitan a China a ayudar a construir nuestra infraestructura. Ahora esa inconsistencia básica los está alcanzando», comentó Starmer.

Christopher Johnson, de CNN, contribuyó a este informe.

Boris Johnson
Rusia