Estados Unidos considera enviar algunas dosis de la vacuna de AstraZeneca a México y Canadá

Washington (CNN) — La administración de Joe Biden está considerando enviar a México y Canadá algunas dosis de la vacuna contra el covid-19 de AstraZeneca almacenadas y que esperan la aprobación oficial de uso en EE.UU., confirmó un alto funcionario estadounidense.

Se están llevando a cabo intensas discusiones a raíz de una solicitud de dosis de ambos países y, al menos para México, se podría anunciar un acuerdo a partir del viernes, según el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

«Yo diría que hemos avanzado mucho, pero los detalles, las cifras y las disposiciones no se conocerán hasta el viernes», dijo a la prensa Ebrard, el martes por la mañana, según Reuters. «Solicitamos tantas (dosis de AstraZeneca) como sea posible».

La administración de Biden se ha comprometido a tener suficientes vacunas para todos los estadounidenses antes de compartir las dosis, y si este acuerdo se concreta, sería la primera vez que Estados Unidos comparte vacunas directamente con otro país. También es probable que dé un gran impulso a los esfuerzos de vacunación en Canadá y México, que están luchando con el proceso de vacunación en comparación con lo que ocurre en EE.UU.

El miércoles, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, confirmó que se habían recibido solicitudes tanto de México como de Canadá y dijo que están siendo consideradas cuidadosamente. No proporcionó detalles sobre cuándo se tomaría una decisión.

LEE: ¿Han cometido los países europeos un error al suspender la vacuna de AstraZeneca? Esto es lo que dicen expertos en salud

El funcionario de la administración que habló con CNN dijo que una opción que se está considerando es un intercambio con los dos países: un acuerdo para compartir las dosis de AstraZeneca ahora con la condición de que México y Canadá compartan el exceso de vacunas con Estados Unidos en el futuro.

Hay decenas de millones de dosis de AstraZeneca almacenadas en EE.UU. y la compañía cree que tendrá aproximadamente 50 millones de dosis de vacunas contra el covid-19 disponibles para el gobierno estadounidense a finales de abril. Ninguna de esas dosis está disponible para los estadounidenses ahora porque AstraZeneca no ha solicitado a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) una autorización de uso de emergencia, y la vacuna aún se encuentra en ensayos clínicos en EE.UU.

La vacuna de AstraZeneca ha sido aprobada para su uso tanto en Canadá como en México. La propia empresa ha pedido a la administración de Biden que considere las solicitudes para donar parte del inventario a otras naciones.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció el lunes que estaba cerca de llegar a dos acuerdos sobre vacunas, pero no especificó qué países las enviarían. Otro alto funcionario de México pidió públicamente a Estados Unidos que compartiera las vacunas de AstraZeneca a principios de esta semana.

Un portavoz de la embajada canadiense dijo que ha habido «grandes compromisos» con la administración de Biden sobre el covid-19 y agregó que «hay conversaciones en curso» cuando se trata de vacunar a más canadienses. El portavoz no comentó sobre el posible acuerdo de canje.

Estas conversaciones se producen cuando los líderes políticos de México y Canadá están bajo una presión cada vez mayor para asegurar las vacunas en medio de una lucha mundial por las dosis.

Estados Unidos está ahora por delante de casi todos los demás países del mundo en lo que respecta a vacunar a su población y contratos con los productores de vacunas. Biden dijo la semana pasada que para el 1 de mayo todos los adultos en el país podrán ser vacunados.

Estados Unidos ha contribuido con US$ 2.000 millones en total a una iniciativa global de vacunas contra el coronavirus llamada COVAX, y se ha comprometido a liberar US$ 2.000 millones adicionales «mientras trabajamos con otros donantes para elevar los compromisos». Ha establecido acuerdos bilaterales con ciertos países para los esfuerzos de almacenamiento de vacunas y está trabajando junto con los aliados en la región de Asia y el Pacífico para aumentar la producción en la India.

La administración de Biden eventualmente compartirá el exceso de vacunas, más allá de las dosis de AstraZeneca, y no ve que los esfuerzos conjuntos junto con los aliados de EE.UU. le impidan donar vacunas unilateralmente a otros países en el futuro, según el alto funcionario de la administración.

«Daremos US$ 4.000 millones a COVAX. Pero también sabemos que una vez que vacunemos a nuestro propio país, ya que hemos sufrido más que prácticamente cualquier país además de Brasil – nosotros estamos muy arriba con más de 530.000 muertes – entonces pondremos el superávit de vacuna a disposición de los países que no tienen los recursos para poder fabricarlas ellos mismos», dijo el miércoles el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, en una audiencia del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes.

Biden se comprometió a lo mismo la semana pasada.

«Si tenemos un superávit, lo compartiremos con el resto del mundo», dijo Biden. «Vamos a empezar asegurándonos de que se atienda primero a los estadounidenses».

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, también dijo la semana pasada que «hasta que todos en el mundo estén vacunados, nadie estará realmente a salvo».

La decisión de la administración de Biden de enfocarse internamente en cuanto a las vacunas, particularmente dada la extrema necesidad a nivel mundial y la máxima prioridad de reafirmar el liderazgo global de EE.UU., está colocando a la administración en una posición algo incómoda en comparación con sus rivales globales.

China ha adoptado un enfoque diferente al de EE.UU. y está exportando las vacunas en grandes cantidades antes incluso de que estén completamente disponibles en el país. Rusia y la India también están compartiendo vacunas, pero no en la misma escala que Beijing. El Ministerio de Relaciones Exteriores de China anunció el 3 de marzo que está proporcionando vacunas gratuitas a 69 países y exportándolas comercialmente a 28 más.

MIRA: La vacuna rusa Sputnik V amplía su alcance en América Latina

Algunos aliados y socios de EE.UU. están preocupados de que el esfuerzo global de China para aumentar las exportaciones y la rápida producción de vacunas dificulte que EE.UU. se ponga al día, dijeron diplomáticos a CNN.

México ha recibido inyecciones de AstraZeneca de la India y también es el foco de la diplomacia de vacunas de China. Medios mexicanos informaron el 9 de marzo que el país recibirá 22 millones de dosis de las vacunas Sinovac y Sinopharm de China.

Funcionarios estadounidenses han caracterizado el impulso de Beijing para exportar vacunas agresivamente como un intento de extender la influencia y el poder blando de China.

Cuando se le preguntó el miércoles si Estados Unidos podrá superar los esfuerzos de China en la diplomacia de las vacunas después de cumplir con el compromiso de vacunar a los estadounidenses, la portavoz adjunta del Departamento de Estado, Jalina Porter, no respondió a la pregunta.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo que si bien Biden ha dejado en claro la prioridad de vacunar a los estadounidenses, también está «profundamente concentrado en el tema de la expansión mundial de la vacunación, la fabricación y la entrega, que serán fundamentales para poner fin a la pandemia».

Nicole Gaouette y Jennifer Hansler de CNN contribuyeron a este informe.

Vacuna contra el coronavirus

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver